Archivo de la etiqueta: pan de centeno

Pan y vacaciones

¡Qué vaina! menos mal que llegaron las vacaciones. Nominalmente desde el día treinta y uno pero, de verdad, desde esta mañana. Me merendé los primeros cinco días por mi mala cabeza y me temo que el quince estoy de vuelta a la mina… en fin, que por mi mala cabeza.

Estos días estoy retomando mis costumbres panaderas, no sea que se me vaya a olvidar la cosa, y haciendo algunas conservas de bonito ahora que va barato en MAD.

Llevaba tiempo queriendo hacer pan negro de ese que le dicen Pumpernickel, que mira que lo he intentado hacer veces y no me sale ni de coña. El blanco ahí tira ;) pero el negro no me salía nunca.

La verdad es que tiene una receta imposible con cocciones a baja temperatura de hasta veinticuatro horas. Hace años, cuando empecé con el cuento, hasta tuve que desmontar el horno para anularle la luz desde dentro –no hay manera de desenroscar la bombilla- y quitarle un ventilador que funciona día y noche si tienes el horno encendido. Lo cocí un día, medio, horas, en molde de silicona, de cristal, de hierro… tapado, destapado, dentro de una bolsa de horno –ahí me jodí el esmaltado del molde de hierro y se oxidaron, el molde y el pan :(

Pero me puse a ello y al final saqué algo parecido, tipo pan de Westfalia… bastante bueno; eso se guarda en la nevera envuelto y te dura quince días o más, después te cuento cómo lo hice.

No sé por qué pero cuando lo estaba haciendo me vino a la cabeza una peli de Helen Mirren –joer qué sesenta y tantos más bien llevados… su edad no me importa porque llevo enamorado de ella desde que tenía veinte –yo- y ella bastantes menos de sesenta y tantos :) y hacía de jefa de la policía en una serie inglesa que veía por entonces.

Pues me vino a la cabeza –a mi mala cabeza- Chicas de calendario que fue una de esas de despelotarse y fotografiarse para un calendario y ayudar a cualquier causa peregrina.

Ya no me acuerdo del infausto motivo por el que se desnudaban aquellas, pero sí me acuerdo de que un día que vuelve la señora Mirren a su pueblo desde, ponte, Londres y resulta que había un concurso de pasteles y como viene sin tiempo u olvidada de hacer el pastel, presenta uno que había comprado en Marks & Spencer y va y gana, después del concurso le hacen una entrevista para la prensa local –supongo que con gran vergüenza para ella- y viene a contestarle al periodista que ella siempre sigue las enseñanzas de su madre que se resumen en: cuando falla todo, siempre te queda Marks & Spencer!! Una peli entrañable.

Naturalmente la enganché al vuelo con The Full Monty aquella de los parados de Sheffield que hacen stritease para sacarse unos duros y me vinieron también a la cabeza –a mi mala cabeza- El jardín de la alegría, The Commitments e incluso Local hero, las fechas van del ochenta y tres, a dos mil tres. Veinte años. Todas inglesas, irlandesas o escocesas.

Al principio no sabía por qué –Chicas de calendario, sí sabía- me habían venido todas esa pelis a la cabeza –a mi mala cabeza- después les di una vuelta y me di cuenta de que todas van de optimismo y de unión –Local hero de otra forma- para sacar los problemas adelante ¿las recuerdas? ¿eh! que sí? ;)

Y la cosa es que vivimos en un país triste de depresivos. Cuando no hacemos pelis de la Guerra nos salen del tipo de Los lunes al sol y las declaraciones del Presidente del Gobierno, de éste y de ZP, te animan el inicio de las vacaciones que te cagas, así que entre unos y otros: ¡qué tropa, joder, qué tropa! diría Romanones.

Y además de depresión económica y moral tenemos un país de escasa memoria y nula hemeroteca porque lo que nos está pasando ahora a nosotros pasó, casi calcado, en Alemania hasta que digirieron recolocar a todos los alemanes del este… digestión que de una forma u otra vamos a terminar pagando nosotros.

Yo que sí que tengo –de momento- mucha memoria y, si mi madre no hubiera actuado, también tendría una caótica hemeroteca recuerdo los años de los gobiernos de Schröder y los primeros de Merkel. Estaban tan mal que tuvieron que llegar al acuerdo de gobernar –el SPD y la CDU- en comanditas ¿te imaginas eso en España?.

Me acuerdo mucho de un reportaje, tipo chanza, en El País sobre lo difícil que era encontrar a unos tíos en Berlín para que te montaran unos muebles de IKEA por lo vagos que eran los alemanes en comparación con los emigrantes. Mientras tanto nosotros crecíamos al no sé cuántos por ciento anual. Supongo que ahora el, o la, periodista que escribía aquello estará en el paro.

También me viene a la memoria, parcialmente, otro parecido sobre cómo afrontarían Blair y Schröder un problema de no me acuerdo bien ¿macroeconomía? … mientras el pequeño Schröder –hay alguna foto bien graciosa del tipo subido en una caja de madera mientras le entrevista un man que le saca cuerpo y medio- lo vería todo negro y mal, Blair lo afrontaría como una oportunidad para la gente, para el país, para reformar la estructuras. Es porque era Blair o porque era inglés??

No sé muy bien, pero aquí no parece que vayamos a hacer mucho más que volvernos a bajar las pensiones. Por cierto, ¿te acuerdas cuando te dije que si eras funcionata no contaras con la paga de Navidad y que si te ibas comprar un coche lo hicieras –o hicieses- antes del verano? le di en todo el bebe ¿no? bueno pues si eres pensionista no hagas planes para las vacaciones de verano del año que viene :)) y si todavía te queda un duro y no puedes comprar fondos de inversión alemanes, te sugiero que lo saques del banco y lo guardes en un armario o mejor te lo cambias en dólares americanos :((

¿De verdad no nos van a proponer nada mejor que asegurarle a la UE que no van a dejar jubilarse a nadie que no tenga sesenta y cinco? ¿de verdad que no vamos a encontrar un juego que nos guste a todos los que vivimos en esta granja de depresivos y depresivas? ¿verdad que me van a joder las vacaciones? Joder!!

Toma te dejo lo que cantaban los venezolanos en el año ochenta…

… si no entiendes bien la letra la puedes leer aquí y aplicarte el cuento.

Los panes los he hecho por la cara. El blanco con masa madre hidratada un cien por cien… cuando fermenta se queda con una textura parecida a la del flan. La masa total estaba hidratada al ochenta por ciento. Sólo harina de trigo y sal.

El negro, pues qué quieres que te cuente: cuando falla todo siempre puedes recurrir a… IKEA :))

 

 

 

Anuncios

Como lágrimas en la lluvia…

… se perderán todos esos momentos, decía –aproximadamente- Roy Batty en Blade Runner. Me viene al caso en estos días de aniversario de la peli y de adioses momentáneos en casa.

El otro día me pasaporté al orko un mes a Irlanda. Él es un tipo que nunca deja de sorprenderme, sobre todo en sus aspectos sentimentales. Quizá es porque no le presto mucha atención a esas cosas, ni siquiera en él.

Siempre tengo la sensación de que la gente que hay a mi alrededor es plana en esos menesteres. De que ellos van a su rollo y yo al mío y de que ya tuve mi ración –sobrada- de sentimientos en su momento y no quiero más. El subtítulo del blog es como un extra atrofiado.

Pero de vez en cuando me asaltan momentos que me hacen pensar en los de los demás hacia mí y en concreto en los de mi hijo. Joder, la peña no es plana como yo pensaba –en eso ya sabía que estaba equivocado- pero sobre todo me asalta que yo cause en los demás inflexiones en sus sentimientos. Esto último me resulta sorprendente. Creía, ya lo he dicho antes, que todos íbamos a nuestra película.

Pues me resultó muy chocante el día que le dejé en el aeropuerto. La cosa como el post de hoy empezó salada. Comimos pronto y nos pusimos a ver una peli. Nos quedamos fritos como piojos y ring, ring: –oiga no piensan venir a agarrar el avión?? es que sólo falta su hijo –jodeee!!! perdone la verdad es que vivimos tan cerca del Barajas [sí pero no] que pensé… no se preocupe que estamos allí en un pispás… ñññññaaaa!!! no veas cómo corren los toyotitas cuando les pides ja, ja, ja, ja!!!

Y allí nos presentamos un cuarto de hora después, con legañas, en chanclas, sin bocadillo… un desastre y más al lado de los papás –y mamás- que traían a los niños de fuera –y de MAD- que se habían endomingado como para despedir al Titanic, de nuevo ¡qué desastre!

Facturación, pasaporte… oye, perdona de nuevo la verdad es que no sé cómo nos ha pasado esto –cualquiera le dice que estábamos durmiendo delante de una película de submarinos!! Me giro para darle el último empujón a éste y me lo encuentro con dos lágrimas cayéndole hasta la barbilla.

Tía me quedé a-co-jo-na-do y fíjate si soy gañán, que lo primero que me vino a la cabeza es: hos…tias, ahora no quiere pirarse!! y no, no era eso, era que le daba mucha pena que nos separáramos. No supe ni qué pensar.

Me relajó que en la cola del embarque ya se iba descojonando con otro y se olvidó la mochila con los papeles y los doscientos palos –en billetes pequeños- que llevaba, en una bandeja sucia de esas que te dan en el control.

Seguro que a la vuelta no trae exceso de equipaje, de hecho me llamó desde Dublín a las once de la noche para que le pusiera saldo en el teléfono mientras esperaban las maletas que venían desde Viena porque a algún –o alguna- capullo –o capulla- se le ocurrió que, mejor que en inglés, las maletas practicaran en alemán. Los del handling de Iberia son la leche.

Me fui de la T4 jodido con las larmes de mi hijo. Hace mucho tiempo que no lloro y se me hace difícil recordar a qué sabe una lágrima ¿tú te acuerdas? me parece que eran saladas. No sé.

Para festejar la soltería, al día siguiente me fui a currar a Valencia y me traje –a cuatro palos los cien gramos- unos poquitos tallos de salicornia, en francés salicorne, que es una plantita muy curiosa que crece cerca del mar, incluso con las raíces en el agua salada.

En castellano le dicen también barrilla y si pides barrilla en La Mancha te darán una bolsa de sosa.

Esto lo usaban mucho, quemado, para hacer jabón porque las cenizas son muy ricas en carbonato sódico. Ya sé que en La Mancha no hay mar pero debió de haberlo porque la barrilla también se cría en los salitrales de la zona. Allí alguna gente le llama cenizo; confundidos… porque el cenizo es lo que echa ajonjolí a las ensaladas –chenopodium no sé qué- y la barrilla son los matorrales que se ven dar vueltas por el campo, los días de viento, en las películas del oeste.

Paseo poco por la playa, pero a veces las he visto y en Francia las he comido encurtidas y fotografiado en alguna ocasión.

Como te contaba ya no me acuerdo de a qué saben las lágrimas pero seguro que tienen un sabor parecido  a los salicornes, ásperos y salados, muy salados.

Esta tarde después de un curro áspero, con una rebanada de pan de centeno y chorretón de crema de cangrejo con eneldo de IKEA, el eneldo no es del cuento.

Bss. Au.

Ya me gustaría disculparme muy mucho con el retraso que llevo en preparar los jabones de mi primo nicolares ¿podrás perdonarme algún día?

Pan con harina blanca de centeno

Yo no creo que a la gente no le guste el pan de centeno…

lo que pasa es que esto, como todo, hay que saber hacerlo y hay ciertas cosas por ahí que son como lo de las historias para no dormir.

En fin.

Técnicas –o casi- para hacer pan casero V. Pan de semillas

Este post tenía que haber formado parte de la serie, concretamente el penúltimo, pero me da un poco miedo, más que nada porque no sé si será la tercera o cuarta vez que hago pan así o de este tipo. Sinceramente no es mi tema y cuando veo, las pocas veces que nos enseñan –y cuando las enseñan mejor ni mirar- las fotos de las migas de estos panes, en otros sitios web –comerciales y amateurs- creo que tampoco es el tema de mucha peña. En resumidas que agarres lo que leas –aquí- con pinzas.

La teoría es que hay que hacer pan y cargarlo –o que los lleve en origen- de elementos que le den color, aroma, textura y propiedades alimenticias por encima de la que le darían los granos molturados habituales.

Si me tuviera –esta tarde fría de domingo- que inventar una sociología –ja, ja, ja, ja!! de los panes bastos, y terminar antes de levantarme a hacer la cena, te diría que me da la sensación de que se deben de juntar –tipo- dos o tres tradiciones ;)

Por un lado, supongo que años ha! y en según qué sitios, las técnicas de molienda, separación de cáscara y selección de diferentes calidades de harina obtenida toda del mismo grano no eran como las de ahora.

Hace tiempo una conocida nos puso en marcha un molino de grano en el Záncara y nos enseño –no supo explicar cómo funcionaba- el artilugio mediante el cual con el mismo movimiento de rotación de la muela se iban separando –en tres montones- las diferentes calidades de harina… el primer montón era de flor de harina, el segundo no me acuerdo y el tercero salvado… mágico! todo salía del mismo saco de grano y de la misma molienda.

Esta maquinita, que la verdad es que no tenía pinta de ser muy moderna,  no ha debido de existir siempre, de tal manera que hace algún tiempo comías pan integral, sí o sí.

También es posible que algunos sitios –creo que nunca ha estado de acuerdo con Jiménez de Parga en nada salvo en que cuando nosotros nos bañábamos en baños con agua templada y de colores y, añado yo, comíamos pan fino –o integral antes de que le trajeran la máquina a mi amiga- un poco más al norte se vestían con pieles y comían el cereal masticando los granos.

En el estómago de Ötzi se encontraron restos de salvado procesado,  precisamente de escanda o escaña. Podría ser algún tipo de pan –integral por supuesto- pero también podría ser simplemente grano procesado con los dientes. Otras momias de más al norte por ejemplo la de Grauballe que está expuesta en Aarhus –impresionante momia que conserva hasta las huellas de los dedos de las manos y los pies, si vas a Dinamarca no te la pierdas-  y que es unos tres mil años más joven que Ötzy, tenía la tripita hasta arriba de: grano de cereal masticado.

En ese mismo museo, vamos a decir que de arqueología, donde exponen al fulano de los granos en la tripa –hay que reconocer que para la mierda de cosas que hay en los museos de esos sitios: si ves el museo de arte moderno de ese mismo pueblo, que pasa por ser el mejor de Escandinavia o el Moderna museet de Estocolmo, te descojonas, se lo curran bastante- pues eso, que en una especie de sala de interpretación de la momia tienen un repertorio de la alimentación de sus primeros padres, en base a las autopsias que han hecho a los restos que encuentran en el fondo de las turberas –los hay hasta del siglo I- que parece ser que es un encuentro relativamente frecuente desde Alemania hasta Rusia: grano de cereal masticado.

Así que o no sabían moler trigo o no sabían hacer pan o no tenían energía para cocer la masa o les molaba más masticar grano que miga. Probablemente la primera y la segunda. Pero si lo ponemos en verdaderos términos científicos tendríamos que decir que sólo los que se caen –o les tiran- a las turberas comían granos y no pan. Interesante conclusión… para que no te tiren al pantano –con toda seguridad- aprende a hacer pan :))

Si además tenemos en cuenta que el día que hicieron la última tanda de pan en Pompeya –siglo I- estaban, ironías del destino, sacando esto del horno…

… y que los peludos aquellos estuvieron a espadazos con los romanos varios siglos, es casi seguro –por supuesto, en términos de esta Antropología ficción- que, a espadazos o por contacto, el pan fue de abajo a arriba.

La segunda cosa a tener en cuenta. Bien, ya sabemos hacer harina –e incluso, suponte, que refinarla- y ya nos han contado que mezclándola con agua y poniéndola a la lumbre sale pan… cojonudo!!

Si el vikingo soy yo y me preguntas ¿qué mola más el pan blanco o el pan negro? yo te contesto sin dudarlo que el blanco y cuanto más blanco mejor y que donde esté un buen pan de trigo, de buena harina y bien hecho que se quiten centenos, maíces –cuando lleguen- mijos, avenas, cebadas y otras mierdas yerbas asimiladas.

Y tú, que eres el romano, me dices: vale tronco pues el grano se descascarilla así, se muele así,  la harina se refina así y el pan candeal se hace asao y le haces estos dibujitos con la guillete acoin y tal pascual! Y yo, que soy el vikingo, me pongo como loco a hacer y a comer panes moloncetes del sur… y al poco noto como los chicos se me empiezan a poner malos de enfermedades desconocidas. Y te pregunto: colega, esto que les pasa a los chicos no será del pan no??? y tú me dices: joer, pero qué coméis además del pan??… comeréis verduras, frutas, legumbres, carne fresca y etc… y yo te digo: sí pero sólo en verano, aquí en el norte unos tres meses al año, el resto del tiempo carne seca, castañas y grano! y tú me dices: pero es que hay que comer de todo porque si no te pones malo!! y entonces agarro y te tiro a una turbera y sigo haciendo pan –porque mola más que masticar grano- pero por si las moscas lo hago con grano de cereal masticado.

Esta dramatización, basada en el clásico: Axtérix le gaulois, ilustra cómo cada grupo humano ajusta su alimentación para sacar de su entorno todo lo necesario para una vida completa, lo mismo da de la cáscara de un cereal que del hígado de una foca –por cierto, conoce alguien algún sitio por debajo de la línea de Milán donde el pan típico sea negro??? porque eso jode, o jodería, la teoría, ja, ja, ja!!!

Y claro de esta historia sale otra redonda ¿Por qué, teniendo pan blanco, suave y molón hacer pan negro con cosas?

Evidentemente los hippies –y asimilados- se dieron cuenta de que la alimentación moderna carece de muchas cosas que se pueden añadir al pan como el flúor al agua o los minerales al forraje.

El primer pan integral fresco del que me acuerdo era el que usaban unos Hare Krishna para preparar bocadillos macrobióticos –rezaba el cartel- en el Rastro de Tetuán –Madrid- puf! del pan me acuerdo, del año no, pero te aseguro que no tenía pelo en ninguna parte de mi cuerpo salvo en la cabeza y debajo de la nariz. Una vez quise comprar uno y mi madre me dijo que no me quería ver comiendo bocadillos de pan negro. Menos mal porque en aquellos años igual le ponían también tripi entre la zanahoria.

De ahí en adelante pues casi que le puedes poner casi cualquier cosa que necesites al pan. Yo, de hecho, le he puesto pipas de girasol y de calabaza porque son las que mejor dan en las fotos ;) ja, ja, ja, ja… es broma, después te cuento porqué le he puesto esas semillas.

Hacer un buen pan negro y que no te salga un ladrillo en el intento. Me parece que me estoy enrollando mucho esta tarde pero es que este güisqui está buenísimo.

Es una magnífica pregunta, insisto en que a juzgar por lo que se ve por ahí… no debe de ser cosa fácil y a fe mía que no lo es.

Si haces pan sabrás, está claro, que esta cosa va de harina, levadura y agua. Todo junto fermenta y cuando fermenta pasan tres cosas: las levaduras degradan la harina y la transforman, esa transformación hace los cereales más digeribles, pero no imprescindible porque no creo que la muerte de Jesucristo ni de ninguno de sus compinches –Caifás dixit- pueda achacarse a la ingesta de harina sin fermentar, dicen que sólo comían pan ázimo.

Dos, de la fermentación y de la degradación de la harina, por efecto de la levadura, se desprenden sabores y aromas y eso se produce con tiempo. Cuanto más complicada sea la harina, más tiempo necesitas para que se desarrolle todo el potencial de sabor y olor que tiene. Y además no todas las levaduras pueden con todas las harinas. Los cereales como el centeno o el maíz no se panifican o se panifican muy mal con algunos tipos de levadura. La levadura de panadería en exclusiva no vale para hacer panes con esas harinas.

Y tres, la textura del pan tiene mucho que ver con el gas que se produce en la fermentación y en la capacidad de las proteínas de la harina –el gluten- para formar una red que retenga ese gas –carbónico- dentro de la masa. Cuanto más gluten, más gas puede retener y más sube el pan ¿Es imprescindible? no, pero harina sin gluten+agua+levadura=turrón duro.

Tres bis, hay un efecto de física newtoniana que influye en todo esto: la harina integral y con trocitos de cosas dentro pesa más y se necesita más fuerza del gas carbónico para levantar el engrudo y que el pan suba hasta cotas interesantes.

Listo, ya está todo, con estos tres párrafos y algunas nociones de bioquímica de bachillerato deberías poder réussir cualquier pan de harina integral. Veamos.

El pan de la foto está hecho con harina de trigo integral. Poco integral o no como yo imagino que podía ser una harina cuando la peña no tenía otra para hacer pan. Creo, mi ámbito de interés no es de la fabricación de harina, que lo que aquí le dicen harina integral no tiene toda la cascarilla que debería… me da la sensación de que los fabricantes de este tipo de harina lo que hacen es moler trigo parcialmente descascarillado y no blanquearlo e igual sensación tengo con la mayoría de las harinas de centeno integrales. Cuando fabrico malta con cebada sacada directamente de la cosechadora y la molturo… más o menos la mitad –en volumen- de lo que obtengo es salvado de cebada… todo eso no está en lo que venden como harina de trigo o de centeno integral.

Como esta mañana iba de recreacionista le añadí salvado –cascarilla- de trigo sin procesar. Los datos: trescientos gramos de harina integral de trigo, cien de harina de centeno que me regaló C –ya lo dirá ella si quiere, pero creo que era no era integral- y cincuenta de salvado de trigo.

Como la levadura de panadería no vale va peor para estos panes, le puse otros trescientos gramos de masa madre ácida  de la misma harina de trigo…

Tienes que preparar la harina para pasar un buen rato con la levadura hasta que se acaben la una a la otra. Antes te decía que había efectos de la física de Newton en todo esto… también los hay de mecánica popular ¿has probado a comer pipas y chicle a la vez? ¿has intentado hacer globos? difícil ¿verdad? has probado con dos chicles en lugar de uno??? Si tienes a mano ponle un poco de gluten extra… para esas cantidades una cucharada de café colmadita te valdrá.

Acuérdate de que la levadura solo degrada lo que llamamos harina de todo lo que le has echado a tu pan… lo que no sea harina no, necesitas darle más de comer a tus levaduras porque una parte del peso de la masa no va a producir alimento. Ponle algo de dulce. No me vengas con rollos de azúcar que estamos en un entorno macrobiótico. Usa alguna melaza orgánica o similar. Le puse sirope de agave, una cucharada sopera. Agua templada, tipo tres cuartas partes del peso, y sal.

Amasar, formar y reposar una noche… ay, ay, ay que se me olvidaban las semillas. Pues mira algunas veces he hecho este pan con granos de trigo, de escanda o de centeno. Has intentado morder alguna vez semillas de cereal ?? –pobre Ötzy- hay que remojarlas muchas horas para poderlas partir pero cuando terminas el pan están igual de duras que antes de remojarlas: es como comer chinas. Le puse pipas de girasol y de calabaza que colocan lo mismo que el trigo y están blanditas después de cocerlas :)

Bss, ya me dirás qué!

El otro día me dijo una amiga que le parecía que mi cocina no cabía en los links de su blog referentes al pan… la verdad es que a mí el suyo me parece el Carrefour on-line pero, en fin, esto, como todo, va en gustos :)

Knäckebrod

El mundo moderno mola mucho… cuando todo va bien, pero como se líe la troca vas de culo, menudo coñazo!!

En la misma mañana se me juntó un problema de teléfono y otro de tarjeta de crédito ¡mamá! servicio de atención al cliente, call centers ¡horror!

Estaba encallecido de tratar con los tíos de telefónica, en casa y en el curro. Lo cuento muchas veces y hay gente que no me cree, pero es radicalmente cierto. Hace algunos años le adjudiqué la compra y la instalación de una centralita de telefonía a una empresa cuyo argumento comercial, deslizado de forma sutil en las conversaciones, era –atención- que la hermana del director comercial además era la directora del servicio de atención al cliente de Telefónica ¡¡!! Se llevaron el contrato los menes.

Tan embrutecido con esa telefónica que en cuanto me cambié a un barrio nuevo, y aun a costa de perder el número, contraté una línea con ONO ¿alguien ha llamado alguna vez al servicio técnico de ONO? joder!! y me quejaba de telefónica!!

En cuanto me terminó la permanencia le compré al chico un celular y di de baja la línea de fijo. Idea cojonuda, pero lo más cojonudo de todo fue cuando se me ocurrió contratar una línea ADSL con Vodafone. Atención camaradas: contratada en septiembre de 2009 –es interesante decir el año- en, casi, la primera semana de febrero de 2010 todavía no está instalada. Es posible, que os voy a contar que no sepáis, que haya llamado unas diez veces a preguntar, llorar, quejarme… etc, cada vez he estado al teléfono una media de treinta minutos y escuchado media docena de dulces acentos foráneos; creo que sueño con la sintonía de espera.

Todavía ayer, después de tres cuartos de hora al aparato y de explicarle mi vida a tres tías diferentes, cuando ya di con la inteligente, me cuenta que lo único que me puede decir es que no me puede decir nada, nada, nada. Cinco meses, cinco meses. Y que en fin, que lo de dar de baja la solicitud, que no lo tiene muy claro que se pueda hacer ¡¡!! Cinco meses!! y lo más cachondo de todo es que la instalación depende de Telefónica, de Telefónica ¡mamá!

¿Sabes aquello de comulgar con ruedas de molino? pues así es la vaina.

Pan sueco de centeno o knäckebrod o algo así.

Parece ser que en Suecia hay varias clases de panes, ja, ja qué novedad, será verdad pero yo me he pasado meses currando en Estocolmo y sólo comí galletas duras de centeno, de esas de Wasa: el knäckebrod. Además hay kavring que es de centeno tipo pumpernickel, tunnbröd que es así tipo pita y skorpor que son esos curruscos tostados duros como piedras. Esos son los que conozco.

Supongo que cada uno será de una zona de allí pero para mí que de donde son todos típicos es de IKEA ¿no? tú come localmente que diría la sra. jonjo.

Se puede componer de muchas maneras y con diferentes harinas. Harina sola o acompañada con semillas: alcaravea y/o anís podrían ser sabores típicos de allí.

Lo único que tiene de especial la elaboración es que el pan primero se cuece y después se seca para quede duro. No hay nada misterioso en la elaboración así que no he sacado fotos intermedias, por eso y porque la masa de centeno es un soberano coñazo y se pega por todas partes y ya tengo la máquina de fotos como el trapo de un jamón.

Pues nada yo lo he hecho así: ciento cincuenta gramos de harina de centeno gallego que me regaló C, otro tanto de harina integral de trigo que me regaló G, ciento cincuenta más de masa madre de trigo T65 francesa que me regaló E, una cucharadita de melaza de caña –esa y la sal las compré yo ;)

Va para los donantes y para una chica guapa que esta semana está débil pero apocalíptica.

Se mezcla todo, se añade agua y se amasa ¿alguna vez has hecho pan con mucha harina de centeno? te vas a enterar de lo que vale un peine.

Cuando tienes una masa suave y pegajosa la dejas reposar, en un sitio templado, unos cuarenta y cinco minutos. La sacas, la haces dos trozos y los extiendes –empieza lo bueno- con un rodillo sobre una mesa con mucha harina.

Quizá puedas, en lugar de la harina, emplear una superficie espolvoreada de salvado y así te quedarán un poco más rústicos.

Cuando tengas la masa extendida la cortas de la forma que te interese, la picas con un palito, o similar, para que no se arqueen las galletas y al horno -250º C- por cinco minutos.

Yo las extendí sobre un papel de horno y las corté con un círculo de lata, de esos que se utilizan para montar platos en forma cilíndrica, retiré los recortes y las horneé en una bandeja.

Se queman muy deprisa, así que es conveniente que seas escrupulosa con los tiempos.

Una vez que tengas todos los panes horneados –te habrán salido blanditos- se devuelven otra vez al horno, a 50º C +/-, unos cuarenta minutos más para que se terminen de endurecer. Se sacan y se dejan enfriar antes de guardarlos en una lata, o similar. Parece ser que duran hasta que se te acaben :))

Minibagettes Minibaguettes de trigo para el bocata

la de la derecha estaba la última en el horno y por allí calienta menos, qué ganas tengo de que se joda para comprarme uno nuevoEsta temporada me ha dado por los panes de masa pegajosa, que mira que son difíciles, asquerosos y que no hay quien los forme en condiciones. Vaya, que, ya se ve, siendo un panaderillo con alguna ínfula, no se me dan las barritas finas de esa masa, no puedo con ellas. Lo de la mano de obra del trigo no es para mí, ja, ja, ja, ja, ja!!

Aquí van éstas: doscientos cincuenta de harina de trigo de Cercedilla, cincuenta de centeno blanca, trescientos de masa madre ácida, ciento cincuenta de agua y sal.tengo que seguir trabajando esta vaina

Amasar mucho, dos horas y media al horno templado –plegando, si tienes huevos, cada media hora à-peuprès formar las barras y hora y media de reposo entre bastas sábanas de lino crudo. Horno a tope y diez minutos a 250º C, diez a 220 y diez con el horno apagado; sencillo y contundente.ni las sardinas ni el tomate valían mucho

Me las comí con un tomate de las tomateras locas –que siguen erre que erre- y media lata de una especie de pescaditos ahumados que M y el orco sacaron de la liquidación de un ultramarinos –colmado- ruso de mi barrio.pero el romesco lo arregló ;)

Baguettes de trigo y centeno para el Día mundial del pan

Hacía tiempo que no le prestaba atención a estas cosas de las participaciones y eso que me gustan…las participaciones y participar.

world bread day 2009 - yes we bake.(last day of sumbission october 17)

Joer! ya ni me acuerdo cuándo fue la última vez….pero me lo curré; me parece que hasta hice la versión en francés o en castellano -désolé :( je ne peux pas me souvenir- de la convocatoria del día este del pan de marras el año que participé.

la tela de lino crudo es un invento

La verdad es que esto del pan, en este tiempo, ha dado mucho de sí.

Técnicamente la cosa está clara: ahora tengo la cocina a rebosar de todo tipo de gadgets, a veces los miro y me sonrojo ja, ja, ja, ja, ja!!

Esta tarde miraba las fotos y me acordaba de los primeros panes que hice -de los primeros y de los de bastante después, también ;) y de mis primeras preguntas en el blog de Dios  y me venía a la memoria uno de los capítulos de -creo que era ésta- Cómo acabar de una vez por todas con la cultura, hablando de la historia de la invención del sándwich de pollo: los primeros prototipos era una rebanada de pan entre dos lonchas de pollo :)) Más adelante, si lo necesito, me fabricaré un pasado glorioso ;)

Pero bueno, no sólo fueron gadgets …… también hubo -y hay- amiguitas y amiguitos …resulta que esto de las redes sociales era verdad; hasta hacemos comiditas juntos, nos intercambiamos regalos y consejos, nos hablamos, nos deshablamos….ja, ja, ja, ja, menuda vaina!! No está mal, en mi caso que no me gusta el pan: le saqué rendimiento a la harina.

se me fue un poco la mano con la fermentación

Por el lado de la economía y la organización domésticas la cosa también tuvo su aquel…..

Nunca he echado cuentas de a cuánto sale un rebanada de pan maison -según me cuentan mis amigos panaderos…parece ser que es una de las preguntas recurrentes de la familia incrédula- porque nunca me han hecho esa pregunta lo cual, teniendo en cuenta que mis clientes principales son un orco descerebrado y una panda de gorronas impenitentes, no es extraño y eso, ……que como nunca nadie me ha preguntado, no sé si con lo del pan hago o no buen negocio; me da la sensación de que si la mano de obra de titulado superior y el coste de circular por la descendente de la curva de experiencia los consideras hundidos, la cosa debe salir ligeramente ventajosa -más si le añades el alivio de no tener que llevar en la cabeza lo de agenciarse pan fresco para la cena- hacia hacerse el pan en casa.

En términos de venture sería: un buen negocio en el que además no habría que gastarse ningún extra en cohetes y además si le añades lo de las amiguitas y los amiguitos….pues, si no tienes una muy buena alternativa en otro sentido, casi que es hasta un asunto interesante para conocer gente porque en los últimos tiempos la nube está como un sábado tarde en la Rambla de Capuchinos.

quedaron muy bien, casi a l'ancienne :))Lo veo peor desde el punto de vista de la organización. Claramente he multiplicado por cinco mis necesidades de almacenamiento….de una cocina donde podía haber -en los buenos tiempos- una bolsa abierta de harina para rebozar, medio paquete de pan rallado y una bolsa de harina de garbanzos con bichos……ahora puedo tener –grosso modo– como diez kilos de harina de centeno -integral, blanca y blanca con germen- unos treinta de harina de trigo -blanca con aditivos, sin aditivos, con bichos, sin bichos….-  T65 -bío y no bío- de Galicia, de Alemania, de Francia, de Aragón, del Makro -esa es la que tiene bichos-…..de maíz -fresca, precocida, amarilla, blanca, para tortillas, para arepas- de escanda, de alforfón, de cinco cereales -mijo, cebada, trigo, centeno….- granos de centeno bío y no bío, sémola de trigo, de arroz……y mire usted que esta mañana venimos de El Rastro y me he traído kilo y medio de harina pakistaní para chapatis :) -el orco se ha comprado un casco de soldado ruso de segunda mano ja, ja, ja, ja, ja……menudo gil del candil!!

Para ser una familia tan atómica…..nuclear, me parece un poco exceso……..guácala!! que esto iba de pan…..baguettes de trigo y centeno -el pan más habitual de mi tahona- 60% de harina (80 de trigo corriente/20 centeno) 40% de masa madre, agua y sal….amasar, amasar, amasar, reposar, formar barras, no fermentar tanto como yo, hornear 20 minutos a 220º C y 10 con el horno apagado…..mucho vapor de agua….¡¡qué ricas!! bss :)