Archivo de la etiqueta: huevos

Huevitos

Podrían ser daños colaterales por el uso de jabones industriales, pero se trata de huevos de codorniz encurtidos o en escabeche. De poco frecuentes a frecuentes, en el fondo de la nevera, porque a mi hijo le hacen gracia, desconozco si por similaridad ;) por el gracejo de la cáscara, por el sabor ¿? o, vete tú a saber.

El caso es que de vez en cuando me pilla con la guardia baja y me los encuentro dentro del carro cuando voy a pagar. Me da pena devolverlos –casi por problemas de traumas infantiles- pero suelen terminar olvidados en el estante alto del frigidaire después de que se coma cuatro o cinco –a mí me producen un poco de asco. Les doy salida así.

Siempre que los tengo delante me viene a la memoria una anécdota en un resto de Panamá, tipo autoservicio. Me suena haberla contado antes aquí. Soy peor que el abuelo Cebolleta.

Allí es frecuente verlos en tarros, en los sitios de comidas. Se suelen pedir como guarnición o como aperitivo. Nunca los he probado –me dan asco- y no sé si están hechos como estos. Para el caso del negro y el chino, la culisa y el español, es lo mismo.

Pues resulta que hacíamos cola en el mostrador de un autoservicio de comidas –ambiente muy gringo- y delante de mí había un señor que hacía grandes gestos de sordomudo al camacocinero que estaba sirviendo los segundos que pedía la gente. El tipo le ponía tanta vehemencia que se le salían guturales y gruñidos del esfuerzo que estaba haciendo para hacerse entender. Parecía otra cosa.

El camacocinero le miraba con cara de gilipollas pero, mal que bien, le iba dando lo que quería. Son esos típicos cinco minutos que se te hacen eternos en una cola. Te compadeces del sordo y tampoco envidias al chino que a lo mejor llevaba treinta días en Panamá y no había aprendido a hablar español –désolé allí le dicen español al cuento- o treinta meses y no le salía de los huevos; nunca mejor dicho.

La cosa parecía que iba adelante cuando les llegó el turno a los huevos de codorniz. El sordo le hacía gestos con los dedos al otro, pero era una situación parecida a cuando en Francia pides dos cervezas haciendo un gesto con los dedos, y el camarero va y te trae tres ¡! parece claro no?? dos dedos, dos cervezas…… pero el camata entiende tres.

A la chica, detrás de mí, los cinco minutos se le hicieron todavía más eternos; extendió el brazo y le dio en la espalda al sordo mientras le decía que tirara palante. Joder qué falta de consideración. Me giré y le dije: oiga, haga el favor, que es sordomudo …… se vuelve el sordo, me da en la espalda, me mira y me dice: oiga que el sordo es el chino –allí no se recatan nada con los orientales- puf! tierra trágame!! desgüeve generalizado en el gringobar. Moraleja: no te metas en ninguna conversación entre un sordo y un chino.

Bueno, pues eso: huevos de codorniz encurtidos o en escabeche.

Docena y media de huevitos, cuarto litro de vinagre de sidra, dos cucharadas de azúcar, canela, clavo, pimienta en grano, sal y media guindilla –carajo! se me olvidó :( ay! pues no… sí que estaba la guindilla.

Se cuecen y se pelan los huevos. Se cuece el vinagre con todo lo demás y se vierte, hirviendo, en un tarro limpio donde previamente has puesto los huevos, en fin, para los gustos, los colores. Un mes al fresco antes de consumirlos.

Esta noche tengo cena de soltero. Me los voy a comer con unos erizos. Los primeros de la temporada. El otro día leí que en 2010 –la temporada empieza en febrero- habrá sobrepesca de erizos porque les han desaparecido –de unos años a esta parte- los depredadores naturales, no sé si me motiva el tema.

Erizos al natural: cocidos al vapor cinco minutos. Listo!!

Me papeé el conjunto con un par de trozos de pan de centeno sueco. Pan de centeno sueco: vas a IKEA y te lo compras ;) se me ocurren más sitios, pero el de IKEA está mejor, ja, ja, ja, ja!!

Bss

actualización con el post: los erizos era una basurilla, vacíos y en cualquier caso el encurtido del huevito se papeó –como era de esperar-  el sabor a mar de lo poquito de erizo que había dentro de la cáscara.

Anuncios