Archivo de la etiqueta: Catalunya

Catalonia is a little country between France and Spain…

… nunca puedes hacer nada malo. Siempre te pillan. Hagas lo que hagas, siempre hay un o una gilipollas  que está al corriente y termina cantando.

Hace un rato hablaba con una amiga de una –una- foto ignota en la que salgo yo en una –otra- de mis muchas movidas y le decía: joder! verás como un día salga Presidente del Gobierno –de España, me parece que le dicen ahora a esa vaina- seguro que sale algún gil con esa foto que a lo mejor tiene treinta y cinco años. Seguro. No me voy a presentar por eso.

Me parece que alguna vez te he contado que estuve trabajando en BCN a finales de los ochenta del s. XX y hasta el 96 o así. Tuve la suerte de participar –fuertemente- en la preparación y el desarrollo de los JJOO y como premio me invité –mafias de por medio- a la ceremonia de inauguración.

Claro era una época de nula presencia informática. Crees que puedes pasar desapercibido en cualquier parte… puff!! menos mal que lleve a la mamá del orko de acompañante porque a las nueve de la mañana del día siguiente me estaban llamando para decirme que salíamos en tal momento de la retransmisión.

Mira que he visto veces el VHS… un segundo de no sé las horas de retransmisión… si ves el vídeo del youtube del fragmento en el que habla el alcalde de BCN, en el minuto 4:33 se ve un plano del público; yo no sé si dura tres segundos… pues tronca había gente pendiente, tu no me conoces pero allí estoy yo, mi jefe, su mujer, la mamá de mi hijo, un compi de la ofi y en un vídeo en alta se vería también al resto del grupo… un segundo!!  La peña está en todo. Creo que fueron los hijos de mi jefe.

Por cierto ¿alguien sabe dónde o cómo agenciarse –o me puede proporcionar uno que no provenga  de un VHS- un DVD de la ceremonia? pagaría la información con pasta… conservas no botúlicas, jabón, pan… pide por esa boquita.

Coño!! visto ahora, en la distancia, qué buen discurso hizo el Pasquis;  al menos la parte en catalán y en castellano están bordadas de contenido y eso que el tío era bien sopazas hablando.

Pues sacaba todo esto a colación porque por aquellos días la Generalitat… bien tapada, sacó una campaña que venía a decir –decía- lo del título del post: Catalonia is a little country between France and Spain… Catalonia is not Spain… Freedom for Catalonia, con un mapa muy característico que ahora no encuentro por ninguna parte.

Bueno, no dejó de ser  una nota de color. La consigna era que todo el mundo llevara a la inauguración una senyera… después se encargaron estudios sobre la percepción que los extranjeros habían tenido sobre el asunto. Abrumadoramente, tanto entre la gente que había estado en el estadio como entre los que lo habían visto por la tele desde sus casas desde Luxemburgo hasta Singapur, no distinguían la bandera de España de la de Catalunya ¡¡!! hay que ponerle la estrella joer!!

Y… nada, el tiempo fue pasando y sobre todo aquello fue cayendo el manto del tiempo y, como sobre el anillo, la historia se convirtió en leyenda, la leyenda en mito y durante todo este tiempo el asunto pasó desapercibido hasta que embaucó a un nuevo dueño, la criatura Gollum, que lo ocultó en las profundidades de las montañas nubladas […] hasta que, cuando se presentó la ocasión, abandonó a Gollum; pero algo ocurrió al margen de la voluntad de la Generalitat y el affaire fue retomado por la criatura que menos cabría esperar… Tintín ¿¿?? sí joder, Tintín.

Mira…

También por nosotros, el otro día nos regalaron la peli de El secreto del Unicornio… te confieso que la he empezado a ver tres veces y sé cómo termina –salvo que el sr. Spielberg haya hecho cambios-  porque leí el libro hace años pero las tres me he quedado frito.

No obstante lo anterior, tanto a mi hijo como a mí hubo algo que nos llamó la atención –te has dado cuenta de eso?? –sí, vamos a verlo fotograma a fotograma  efectiviwonder… el orko: ¿te das cuenta papi? han juntado Marruecos con el Sahara occidental mira… [tierna opinión] –no jodas tron lo que han hecho es extender Andorra hasta Tortosa y además han pillado Catalunya norte, mira…

… si lo quieres ver en el vídeo mira desde el minuto 1:04 hasta el 1:08; hay que ser rápido de reflejos porque es, casi, un puto fotograma  :)) somos finos mi chaval y yo… aunque cada uno perciba en función de sus expectativas, ja, ja, ja, ja, ja, maulets infiltrados en Hollywood, felicidades por el curro espías ¿alguien se fijó antes? o  no trabajáis a Tintín :))

Belgas, maulets, gringos, nosotros… qué ponerle de comer a toda esta peña: para los belgas mejillones, para los gringos aros de cebolla, para nosotros… bueno, vino de Zamora –yo creo que hará bien el papel- y para los agentes de la gene qué… pues salvitxada que está bien buena.

Mejillones. Mi hijo no puede ni probarlos ayer le tuve que, casi, zurrar para que se los comiera, recurrí al viejo truco del pasapuré y le hice unos mejillones rellenos y gratinados con salsa mornay.

Los mejillones no tienen misterio, picados bien finos y rehogados con ajo, cebolla y un poco de pimentón.

La salsa mornay es una variante de la bechamel, se hace igual y al final le añades una yema de huevo y un par de cucharadas –en mi caso- de parmesano rallado, nuez moscada  y un par de vueltas del rulo de la pimienta. Tiene la ventaja sobre la bechamel habitual de que gratina mucho mejor pero a efectos de meterte menos grasa que unos mejillones hechos a la belga, pues pizca más o menos.

La cebolla frita, pues cebolla frita rebozada en harina como si fuera tempura… hace unas semanas tenía calçots –tipo- de mi huerto pero los gasté con otra salvitxada que me salió mal.

La salvitxada es la salsa, contra lo que los madrileños creen, que se come con los calçots.

Aquí se piensa que en Catalunya todas las salsas que se comen son romesco. Tienen varias diferencias; la primera, y más sustancial, es el nombre: una es salvitxada y la otra romesco. Obvio.

Los ingredientes son similares pero el romesco –que se hace de una manera diferente en cada casa- lleva romero –como su propio nombre indica- y además pimienta… cosas que le sobran a la salsi…etc ;)

Para esta vaina necesitas unos tomates y unos ajos asados. Un par de pimientos o ñoras secas y remojadas. Un puñado de almendras tostadas y otro de avellanas ídem. Un par o tres de rebanadas de pan frito. Aceite, vinagre, sal y si te falta líquido un poco de agua. Si quieres le puedes añadir un diente de ajo fresco pero ojo y no la cagues como yo la otra vez, porque te quedará muy picante y esa vaina no lo es.

Todo a la picadora y cuando tengas una salsa fina pasas todo por la passoire chinoise y au!!

Anuncios

Callos integradores

Jo! el otro día me metí en un berenjenal de ciberdiscusión con unos memos, sobre –el temita-  la inutilidad de traducir las intervenciones de los senadores.

La cosa era que no es que no lo entendamos, los madrileños o cualquier otro cuya procedencia no sea, vamos a decir, periférica –que ese era el leitmotiv del post- sino que ese tema era objetivamente un despilfarro.

Fíjate, esa mañana estaba yo bastante moderado para las fechorías que suelo cometer –y no sólo con la palabra- e intentaba hacerle ver a la autora  del post –de muy bajo nivel político a juzgar por el tipo de análisis que hacía- que quizá no era a través del cliché de la utilidad por donde había que ver ese asunto de: qué coño hacemos dos de Lepe en Londres y hablando en inglés –os sabéis ese chiste? a qué es buenísimo- sino más bien con la misma lógica de quien considera natural montar –o que le monten- un desfile, en Badajoz, un finde.

Tenía mucha prisa en terminar y pirarme de allí porque sabía que al ruido de la discusión se despertarían los cavernícolas habituales y aquello se iba a convertir en una caza inmisericorde de polakos.

Joder y no sólo los cavernícolas con sus porras, lugares comunes y faltas de educación y cultura habituales –supongo que si yo le llamo facha hijo de puta a alguien es más grave que si le dicen miope a otro y en un caso la anfitriona llama la atención y en otro no, a ver si sabes en cuál… eso no es hospitalidad querida- que aparecieron… sino que había otros hombres primitivos que estaban en la playa y al fragor de los porrazos, que los de la caverna les estaban endilgando a dos miopes que pasaban por allí, subieron a la meseta –allí en la playa le dicen bajar- y se unieron animadamente a la pelea tirándoles a los otros lo del coste de la españolidad, el sometimiento cultural y otras lindezas de ese estilo.

Hay que reconocer que Catalunya es una nación por muchas cosas más importantes, sustantivas diría, pero además porque la peña de allí le mete al lugar común con la misma afición que los hinchas y los cavernícolas.

Al final –me retiré a los dos cometarios, cuando vi la extracción educativa, la catadura moral de alguno de los intervinientes y la altura intelectual del debate y además cuando me di cuenta de que en esa conversación no había espacio para ser español y no ser facha: para los de caverna o eres español como ellos o eres un imbécil y para los hombres primitivos de la costa si eres español eres facha y del Madrid, en fin- me leí las intervenciones y me dio por pensar en lo que hubieran dicho Marcel Merle o Eva Amaral ;) del cuento éste: coño, concentraos en lo que une y olvidad lo que os separa ¿no?

Y yo ¿puedo aportar algo a eso? Tengo este libro: Las mejores recetas de los callos… subtitulado: La vuelta a España en 80 callos, que como subtítulo puede ser el peor del mundo –si Julio Verne levantara la cabeza- pero que ya demuestra el afán integrador del autor y la razón que tenía Eva: lo que nos une, lo que nos une… ¿y qué es lo que une más? … los callos joder!! anda que no unen, si se pueden pegar hasta cromos con el caldo y nos gustan a todos… en todas las naciones peninsulares hay una o varias recetas… España es un país unido por los menudos, unido por los callos.

Venga, callos a la madrileña –va sin segundas :)) conste!!

Pues compras como un kilo de callos –yo le puse también un trozo de morro, de pata y algo de lengua- una morcilla y un chorizo… las y los que son tipo asturiano o gallego van bastante bien. Lavas bien todo y raspas el chorizo y la morcilla. Al menudo le das un primer hervor de un minuto y le cambias de agua.

Pones los callos escaldados en agua fría con un trozo de codillo de jamón, media cebolla, una guindilla, unos clavos, una cabeza de ajos entera y una hoja de laurel –hay peña que le añade también puerro y zanahoria, seguro que no son de aquí- eso se cuece todo unas tres o cuatro horas haciendo chupchup. Los míos –bueno, los de todos- cocieron hora y cuarto en una olla rápida y creo que les sobró el cuarto. Abrí la olla, le eché morcilla y chorizo y cocieron otros quince minutos.

Mientras tanto preparé un sofrito con la otra media cebolla, dos ajos muy picados, una cucharada de pimentón dulce y una cucharada de harina; freír sin que se queme el pimentón y añadir un par de cucharones de caldo de los callos para hacer un velouté –en francés es chico désolé! y demasiado refinado para unos callos, pero así es la vaina- y cocer unos minutillos.

Se saca de la olla todo lo que no sean callos, jamón, morcilla y chorizo e incluso agua de la cocción, si es mucha, y se vierte el sofrito, vueltas, vueltas y cocer tapado otros diez minutillos. Están mejor al día siguiente recalentados.

Y mira te voy a decir una cosa: donde esté un pan de trigo, sin agujeros y bien hecho que se quiten todos los cazurros peninsulares.

La dignidad de Catalunya

En la puerta de mi casa de Madrid tenemos enmarcada esta senyera, es un recuerdo. Pasé varios años en Catalunya, en BCN, coincidí –y trabajé- con los preparativos de los Juegos Olímpicos, viví, vivimos, momentos magnéticos con la gente de allá. La historia de la senyera fue unos de ellos.

La noche que llegó la antorcha olímpica hicieron un recorrido por todos los distritos. Nosotros la vimos en nuestro barrio: Gràcia. Nos dieron esa banderita. Después nos sugirieron que la tiráramos porque al recinto de los invitados del Distrito no se podía entrar con aquello, con esto.

No nos importó nada, no la tiramos. Ni la estrella de la bandera, ni los reproches de mi jefe tenían ningún significado. Aun hoy no comprendo cómo el Licenciado Montilla y sus colegas podían tener entonces la opinión de la nacionalidad que tenían y tener hoy la que tienen.

Nos fotografiamos con el puto papel impreso –no es más que eso- con la cuatribarrada, se la dimos al regidor –mi jefe- que amenazó con despedirme sobre la marcha ja, ja, ja, ja …… menudo panoli!! la membrillez de las personas no entiende de nacionalidades.

Llegamos a casa, nos hicimos fotos procaces con la banderita de marras y nunca más ……

Me acompaña a todas las casas, hace levantar las cejas a mis amigos –en mi casa sólo entran amigos- la primera vez que vienen y ahí sigue criando polvo en la entrada.

Hoy, sorprendentemente, no le he podido quitar ojo en las diez o doce veces que he pasado por delante de ella. Creo que hoy, como el día de la antorcha, como otros días que he tenido la suerte de pasar allí, soy polako; creo que todos deberíamos serlo pero no te voy a decir a ti lo que tienes que hacer…

Me parece un atropello enorme que una panda de indocumentados –no me sale el adjetivo que quiero, no es indocumentados- gualdrapas, eso es lo que quería decir, que no tienen más legitimidad que la de haber aprobado unas oposiciones y contar con el apoyo de algún partido político de cierta fama, intenten sojuzgar la voluntad de la peña con el apoyo de, o en apoyo a, un documento –la Constitución- que le pasa como a las borrachas –así lo digo por el género de aquella- que es: que son amigas de todo el mundo.

Y la verdad es que aunque yo sea polako también me molan mucho la gente –mayormente las pibas- que no lo son. No es esa la cuestión, sigo sin entender qué significa la estrella y tampoco, bien, bien, sé qué significa cuando no la lleva désolé!! camaradas…pero vaya me parece muy atropellante que estos, en el ejercicio casi accidental de sus funciones intenten llevar las cosas a la situación de crisis donde ellos, o algunos de ellos, parece que quieren llegar.

¿Se trata de montar una súpercrisis? ¿Elecciones en la época que peor le vienen a Zapatitos? ¿Una escisión en algún partido político de cierta fama? …… a ver, a ver…… cómo era eso de que los inductores no estaban en lejanas montañas puf!! esto huele a bacalao pasao de moda, por no decir que a mierda.

Me parece que para opinar de una manera u otra a todos nos toca informarnos porque se avecina una buena. Puedes empezar por el paneditorial de hoy de la prensa catalina ¿Lo sacó también el ABC de allá? ¿Alguien me lo dice? que es una obra de orfebrería política. Hacía años que no leía un texto tan bueno… bueno, quizá cuando M se pasaba de estación y volvía desde Marsella bailando con los gitanos… y para de contar.

Léelo porque aunque no estés de acuerdo con él y/o no seas polako, yo sí lo soy y no lo estoy tampoco a tope humano, te va a servir para aprender a redactar una magnífica advertencia.

Si quieres opinar hazlo tronk, pero vente con razones porque sino vas a recibir

<empieza cita>

La dignidad de Catalunya

Después de casi tres años de lenta deliberación y de continuos escarceos tácticos que han dañado su cohesión y han erosionado su prestigio, el Tribunal Constitucional puede estar a punto de emitir sentencia sobre el Estatut de Catalunya, promulgado el 20 de julio del 2006 por el jefe del Estado, rey Juan Carlos, con el siguiente encabezamiento: “Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado, los ciudadanos de Catalunya han ratificado en referéndum y Yo vengo en sancionar la siguiente ley orgánica”.

Será la primera vez desde la restauración democrática de 1977 que el Alto Tribunal se pronuncia sobre una ley fundamental refrendada por los electores. La expectación es alta. La expectación es alta y la inquietud no es escasa ante la evidencia de que el Tribunal Constitucional ha sido empujado por los acontecimientos a actuar como una cuarta cámara, confrontada con el Parlament de Catalunya, las Cortes Generales y la voluntad ciudadana libremente expresada en las urnas. Repetimos, se trata de una situación inédita en democracia. Hay, sin embargo, más motivos de preocupación. De los doce magistrados que componen el tribunal, sólo diez podrán emitir sentencia, ya que uno de ellos (Pablo Pérez Tremps) se halla recusado tras una espesa maniobra claramente orientada a modificar los equilibrios del debate, y otro (Roberto García-Calvo) ha fallecido. De los diez jueces con derecho a voto, cuatro siguen en el cargo después del vencimiento de su mandato, como consecuencia del sórdido desacuerdo entre el Gobierno y la oposición sobre la renovación de un organismo definido recientemente por José Luis Rodríguez Zapatero como el “corazón de la democracia”. Un corazón con las válvulas obturadas, ya que sólo la mitad de sus integrantes se hallan hoy libres de percance o de prórroga. Esta es la corte de casación que está a punto de decidir sobre el Estatut de Catalunya. Por respeto al tribunal -un respeto sin duda superior al que en diversas ocasiones este se ha mostrado a sí mismo- no haremos mayor alusión a las causas del retraso en la sentencia.

La definición de Catalunya como nación en el preámbulo del Estatut, con la consiguiente emanación de “símbolos nacionales” (¿acaso no reconoce la Constitución, en su artículo 2, una España integrada por regiones y nacionalidades?); el derecho y el deber de conocer la lengua catalana; la articulación del Poder Judicial en Catalunya, y las relaciones entre el Estado y la Generalitat son, entre otros, los puntos de fricción más evidentes del debate, a tenor de las versiones del mismo, toda vez que una parte significativa del tribunal parece estar optando por posiciones irreductibles. Hay quien vuelve a soñar con cirugías de hierro que cercenen de raíz la complejidad española. Esta podría ser, lamentablemente, la piedra de toque de la sentencia. No nos confundamos, el dilema real es avance o retroceso; aceptación de la madurez democrática de una España plural, o el bloqueo de esta. No sólo están en juego este o aquel artículo, está en juego la propia dinámica constitucional: el espíritu de 1977, que hizo posible la pacífica transición. Hay motivos serios para la preocupación, ya que podría estar madurando una maniobra para transformar la sentencia sobre el Estatut en un verdadero cerrojazo institucional. Un enroque contrario a la virtud máxima de la Constitución, que no es otra que su carácter abierto e integrador. El Tribunal Constitucional, por consiguiente, no va a decidir únicamente sobre el pleito interpuesto por el Partido Popular contra una ley orgánica del Estado (un PP que ahora se reaproxima a la sociedad catalana con discursos constructivos y actitudes zalameras).

El Alto Tribunal va a decidir sobre la dimensión real del marco de convivencia español, es decir, sobre el más importante legado que los ciudadanos que vivieron y protagonizaron el cambio de régimen a finales de los años setenta transmitirán a las jóvenes generaciones, educadas en libertad, plenamente insertas en la compleja supranacionalidad europea y confrontadas a los retos de una globalización que relativiza las costuras más rígidas del viejo Estado nación. Están en juego los pactos profundos que han hecho posible los treinta años más virtuosos de la historia de España. Y llegados a este punto es imprescindible recordar uno de los principios vertebrales de nuestro sistema jurídico, de raíz romana: Pacta sunt servanda. Lo pactado obliga. Hay preocupación en Catalunya y es preciso que toda España lo sepa. Hay algo más que preocupación.

Hay un creciente hartazgo por tener que soportar la mirada airada de quienes siguen percibiendo la identidad catalana (instituciones, estructura económica, idioma y tradición cultural) como el defecto de fabricación que impide a España alcanzar una soñada e imposible uniformidad. Los catalanes pagan sus impuestos (sin privilegio foral); contribuyen con su esfuerzo a la transferencia de rentas a la España más pobre; afrontan la internacionalización económica sin los cuantiosos beneficios de la capitalidad del Estado; hablan una lengua con mayor fuelle demográfico que el de varios idiomas oficiales en la Unión Europea, una lengua que en vez de ser amada, resulta sometida tantas veces a obsesivo escrutinio por parte del españolismo oficial, y acatan las leyes, por supuesto, sin renunciar a su pacífica y probada capacidad de aguante cívico. Estos días, los catalanes piensan, ante todo, en su dignidad; conviene que se sepa.

Estamos en vísperas de una resolución muy importante. Esperamos que el Tribunal Constitucional decida atendiendo a las circunstancias específicas del asunto que tiene entre manos -que no es otro que la demanda de mejora del autogobierno de un viejo pueblo europeo-, recordando que no existe la justicia absoluta sino sólo la justicia del caso concreto, razón por la que la virtud jurídica por excelencia es la prudencia. Volvemos a recordarlo: el Estatut es fruto de un doble pacto político sometido a referéndum.

Que nadie se confunda, ni malinterprete las inevitables contradicciones de la Catalunya actual. Que nadie yerre el diagnóstico, por muchos que sean los problemas, las desafecciones y los sinsabores. No estamos ante una sociedad débil, postrada y dispuesta a asistir impasible al menoscabo de su dignidad. No deseamos presuponer un desenlace negativo y confiamos en la probidad de los jueces, pero nadie que conozca Catalunya pondrá en duda que el reconocimiento de la identidad, la mejora del autogobierno, la obtención de una financiación justa y un salto cualitativo en la gestión de las infraestructuras son y seguirán siendo reclamaciones tenazmente planteadas con un amplísimo apoyo político y social. Si es necesario, la solidaridad catalana volverá a articular la legítima respuesta de una sociedad responsable.

<termina cita>

Xató

Hace poco me trajeron de BCN –de la Boquería y a un precio puf!- un poco de tonyina salada. Aquí en Madrid no la había visto nunca y, a fuer de ser sincero, en mis años polakos tampoco había reparado en ella. El mundo de los salazones en Levante y Catalunya no tiene nada que ver con el del centro que nos sacan de los arenques, el bacalao y, para los más sibaritas, el congrio seco y casi que ya.

es la primera vez que veo el atún salado....en Madrid no lo venden

Con el atún salado se pueden hacer varias cosas….así las más cercanas podrían ser la exqueixada esqueixada ;) o el xató. En este caso me decidí por la ensalada.

El xató es una ensalada de escarola, aceitunas y pescado seco, típica de la zona del Penedès y el Garraf. Se le dice xató a la ensalada aunque en realidad el xató es la salsa con la que se aliña el plato…así, así el xató es bastante parecido al romesco y a la salvitxada –esta última es la salsa de los calçots aunque la mayor parte de la peña se los papee con romesco- me sale decir que se diferencian en alguna minucia del tipo tomate, la clase de pimientos que se utilizan o que unas llevan pan –las segundas- y algunos xatós no …… bueno alguna especia o yerba diferente también llevan :)

Lo del xató, en la zona ésta que os digo, es la coña; la peña se pelea sobre quién se lo inventó, cuál está más bueno….se juntan a darse merendolas populares de ensaladas, tienen hasta una página web sobre el cuento de la escarola…en fin que: cosas veredes Sancho!

La salsa y la ensalada tienen muchas variantes, casi una por cada pueblo. Yo me la he currado al estilo de Sitges, para hacerle el honor a la morita que me trajo la tonyina que era asimilada a ese pueblo.

Por ejemplo ésta de Sitges no lleva tomate y en el Vendrell sí le ponen. En Vilafranca la hacen también con lechuga y a la salsa le ponen galletas María…un lío.

Para la salsa usé un puñado de almendras tostadas y otro, un poco más pequeño, de avellanas ídem, dos anchoas, dos dientes de ajo, la carne de cuatro ñoras medianas, unos trocitos de pan tostado, vinagre, sal, aceite de oliva y unas gotas de tabasco –no tenía a mano se me olvidó remojar una guindilla.

La elaboración no tiene ningún misterio: se pasa todo en el mortero y se le va añadiendo aceite y removiendo hasta ligar la salsa. A mí me quedó un poco espesote pero me gusta así ;)

la salsa es hiper calórica, casi un alimento completo :)

A la peña le suele gustar que queden trocitos del fruto seco así que si usas trituradora y tienes garrafencs o garrafencas a cenar, tenlo en cuenta. A mi morita le gustaba así porque le recordaba a la que hacía/hace su vieja, así que así lo hice :)

El resto es cosa fácil, se remoja un poco de bacalao y de atún salado y cuando están comestibles se desgarran y se juntan con la escarola; se le añaden, además, unas aceitunas arbequinas –no uses otras….sólo arbequinas, que como su propio nombre indica vienen de un pueblo de Lérida que se llama Arbeca.

la verdad es que es un plato bien contundente

Por cierto, se me olvidaba contar de dónde viene xató. Los de el Vendrell dicen que viene de que cuando hacían fiestas y agujereaban –parece ser que esa vaina en catalán se dice xatonar- las cubas de vino para beber, además, comían esa salsa y los de Vilafranca dicen que xató viene de castillo –en francés joder! y que se llama así por la forma que tienen ellos de colocar la ensalada: en forma de torrecita en el plato ¿tú lo has visto? yo tampoco, ja, ja, ja, ja!!

Satut!