Archivo de la categoría: ensaladas

Súper alimentos. La locura colectiva

mata de verdolagaTodos vamos a morir, algunos ya deberían estar muertos y a otros les dicen que no se deberían morir nunca!!

Sólo nos falta saber cuándo, dónde y de qué, pero hasta los que no deberían morirse nunca, tarde o temprano, morirán.

Por supuesto que ninguno queremos morir, incluidos algunos perros –y perras- sobre los que existe un acuerdo generalizado al respecto de su muerte. Tampoco quieren: no, no, no…

Si te preguntan, o te preguntas, cuándo te vas a morir se te revela una gran incógnita en la cabeza. A mí, desde luego, si me preguntan esa vaina cuando tenía veinticinco años hubiera contestado que nunca: no voy a morir nunca!! con dos cojones… si me preguntas, por ejemplo, hoy, te diría: mira… cuando sea sonará, pero termino de pintar la casa este finde, déjame por lo menos hasta que se vuelva a ensuciar la pintura, porfa ;)

Ahora que ya me voy cayendo del guindo :)) tengo un gran vacío… una especie de laguna gigante y rara que me permite llegar sumando años a una orilla del charco y tengo un congo de ellos –pero estoy vivo- y automáticamente, sin solución de continuidad, llego a otra orilla y ha pasado tanto tiempo que, como los catalanes, todos calvos.

Parece que duele menos ¿no?… la tierra, tarde o temprano, será engullida por el sol pero para aquel entonces hará millones de años que no quede nadie vivo: ah, joder!! me dejas mucho más tranquilo parece que me duele menos el Apocalipsis!! no me importa estar muerto si también lo está mi jefe.

Y dónde, dónde, dónde?? difícil cuestión, salvo que seas pasajero habitual de Malaysia Airlines que: o mueres por misil en Ucrania o desapareces en el mar de China pero lo uno o lo otro siempre dentro de un avión; como esta familia australiana a los que deberían tratar como a la madre del soldado Ryan y darles, al menos una tarjeta de viajeros Plus, porque joder vaya suerte!!!

En lo único que parece haber un acuerdo más o menos generalizado es en de qué vamos a morir, la mayor parte de nosotros, de cáncer. Seis letras con su tilde, que acojonan al más pintado ¿quién no tiene historias cutres de esa vaina en su familia o en él mismo? ¿?

Y además, si te fijas, a ojos de los grandes productores de comida, bebida, medicamentos, productores de energía, bio tecnólogos, productores de productos químicos, vertedores de deshechos en el mar, los ríos y el subsuelo… etc. y sus colaboradores habituales como la Administración o los medios de comunicación, es una enfermedad de la que, casi en exclusiva, tienes la culpa tú de que te pase.

Mira, por ejemplo y sin ir más lejos la campaña que ha estado cursando el Ministerio de Sanidad a los medios hace quince días… incluso no sé si seguirán poniendo el spot en radio. Pica aquí y lo escuchas.

Fíjate lo que dice… el que tiene cáncer es porque quiere, porque: si hace deporte, se alimenta bien –estas dos son la purga de Benito- bebe poco –ya sabes que el lobby de los productores de vino ha impuesto, en España, que el alcohol es un alimento y no una droga, como en Francia que la leche cruda no provoca enfermedades infecciosas si lo que comes es queso o en los EEUU que la micro fragmentación no produce un incremento de los gases de efecto invernadero- y además no fuma… ese, ese no muere colega!!

Y por supuesto no aparezcas por el médico salvo si cagas mucho o poco, si te sale sangre –parece querer decir que por el jebe– o si tienes un bulto en el pecho, no vaya a ser que te presentes con cualquier minucia y colapses, junto con otros moribundos, el consultorio.

Son… somos la pera!! no dicen nada de que estoy malo porque pasé años cambiando pastillas de freno con amianto y ni la empresa ni la inspección me advirtieron que aquello podía ser malo y ni siquiera las cajas de los repuestos venían etiquetadas como piezas potencialmente peligrosas, o porque soy rumano y pasé temporada larga trabajando en derribos con tuberías y tejados de Uralita sin protección, o porque respiro cada día compuestos de azufre que desprenden los coches y pasé años respirando etil-plomo del mismo origen o comiendo teflón de las sartenes o, cuando era cani, expuesto a pinturas no homologadas en las paredes del colegio. NO! todo lo que me pasa es por mi culpa: como mal, bebo mucho, fumo y el único deporte que hago es levantar vasos de cerveza en el Fide.

envoltorio sarténMala suerte para mí porque estoy en plena campaña contra el teflón y después de gastarme una pasta en tres sartenes de Buyer, va y me entero por este pollo de que tampoco te quitas el cáncer con sartenes sin recubrimiento: evitar el contacto con superficies de metal calientes, en fin.

Así que hay muchas preocupaciones colectivas, por ejemplo en España el fút cuando ganamos, comprar y vender pisos, colocarse los testículos o estirarse del elástico de las bragas –según la persona y el caso- piratear el Canal+ …

Hay otra que es la de no morir. Sí, no morir. Esa es una especie de preocupación colectiva y que –yo creo- es casi compartida por toda la gente que no tenga que pasar la mayor parte del día buscado qué comer o cómo vestirse… y que se refleja en pensar que, independientemente de la edad que tengas, existe una combinación de alimentos y de condiciones de consumo/vida que te van a mantener vivo –o viva- y en buena forma, casi de manera indefinida.

Estoy terminado de leer El huérfano y salen unos coreanos que tienen tanta penuria de proteínas –y de calorías- que se comen las polillas muertas de dentro de los fanales y se beben –tenían un buey, verdaderamente en la novela dice un buey, pág. 278, aunque yo no sé si con un buey se puede hacer esto (*) y le hacían cortes para beberse la sangre, pero el bicho terminaba enfermando y les pillaban, así que decidieron meterse debajo del cornúpeta y masturbarle- pues ya sabes lo que se beben… a esos y a otros que están igual, e incluso peor, que ellos no les interesa mucho el tipo de alimento que se meten para el body más que metérselo y mañana, si hay mañana, será otro día.

(*) la verdad es que la novela no está muy bien traducida y no tengo un original en inglés para saber si dice vaca o Baco :)) el tal Carles Andreu se cubrió de mierda, da la sensación de que necesitaban llegar a los meses de verano con el libro publicado, a vida o –nunca mejor dicho- muerte.

Y esto del párrafo anterior es un extremo, en el otro, quizá estemos muchos de nosotros. Unos beben semen de toro para poder subsistir y otros, a lo mejor, como alimento milagro. Puf! los conozco que se echan un trago –medio vaso- de pis por las mañanas y no les digas que eso, además de ser una guarrería, es una gilipollez.

Ya salieron las palabras que llevaba buscando desde hace un par de folios: alimento milagro.

Mete ahí: alimento milagro o súper alimento en Google; puedes utilizar esas u otras parecidas tipo: alimentos para la salud, alimentos que alargan la vida… atención porque según escribes alargan, Google te va a ofrecer –también- alargar el miembro… en esos términos,  no es que le esté quitando hierro al asunto, es que los que buscan en san G. son así de pacatos/as y, sorprendentemente, también hay comida para esas cosas… quiero suponer que no será el plátano, no, no, no ¿de verdad? no, no puede ser tan fácil!!

Pues eso, que si lo buscas te van a salir una miríada de páginas que hablan sobre el asunto. Como la mayor parte de las cosas que encuentras en Google es todo basurilla, refritos y traducciones a cualquier idioma en el que hagas la búsqueda de otros idiomas diferentes. Y además, casualmente, clasificados de diez en diez… supongo que como el alcohol alimentario y la leche que no provoca fiebres… por intereses periodísticos.

Pero los hay muy brutos. Por ejemplo en El País –error que jamás cometería ni El Comidista ni su machaca– se despachan con una lista de cincuenta alimentos saludables, cagadón! en cincuenta tienes cinco veces más posibilidades de equivocarte que en diez. Por ejemplo yo nunca pongo el nombre y después hago la lista, hago la lista, cuento y después me cargo los que me sobren para llegar a un número redondo.

Joder una vez estaba dando un charla en mi curro y le provoqué al auditorio una decepción de la leche cuando les dije que en realidad, los quince errores que cometemos en materia de calidad en los servicios, eran diecinueve y que me había liquidado cuatro porque el número no me parecía redondo y no se me ocurría otro más para llegar a veinte.

A la salida varios me dijeron que les había embaucado tanto durante la jornada que tenían la sensación de que los quince errores eran en realidad: una revelación de un ser supremo o un documento antiguo que custodiaba yo y que, uno u otro secreto era una confianza que les hacía a ellos y por tanto que era decepcionante que les hiciera esa confesión ja, ja, ja, ja, ja no me extraña que haya peña que venda mantas de Palencia, la gente es toli total!! La importancia de los números redondos.

Como te decía, cincuenta cosas te dan para poner como alimentos saludables: la pasta, la patata, la leche, las especias –mi mujer dejó de tomar pimienta negra porque un anuncio de la Philip Morris, hace muchos años, en, también, El País… contraatacando una campaña anti tabaco… decía que esa especie de bolitas negras eran responsables de tantos cánceres como el Marlboro- el huevo, el café, los [atención] edulcorantes –conozco a una tía que es lectora de este blog, aunque ahora está entretenida con la llamada de la selva, que le arrancaría los ojos a quien hubiera escrito eso- y la sal yodada… casi nada.

Entonces cuáles son los: diez, quince, cincuenta alimentos ja, ja, ja, ja!! más saludables?? Ni se sabe.

Cuando era estudiante había ciertas obras de consulta que te daban la última palabra sobre las cosas. Por ejemplo el Espasa o –creo, ya no me acuerdo- La historia de España de Menéndez Pidal… realmente es que eran argumentos definitivos.

Al orco, y acerté porque es el único de su clase que se matricula de latín el año que viene, le tengo hechas varias colecciones de historia, arte, literatura, que el cabrón no ha agarrado en la vida, todo lo resuelve con la Wikipedia que, fíjate tú las cosas, agarré yo hace un par de veranos antes de leerme las Memorias de Adriano… para ponerme en situación.

Pues me leí el artículo sobre Adriano –que figura como ítem ejemplo de lo que debe ser un buen artículo enciclopédico- menuda mierda, pero malo, malo, malo y encima si te miras las referencias bibliográficas salen hasta las propias Memorias de Adriano… una novela, que no tiene más misión que novelar, como referencia bibliográfica!! ni se me ocurrió mirar los artículos de Trajano y Teodosio… con la eliminación de la roja en Brasil ya tengo bastante decepción con los héroes nacionales.

Entonces claro lo que pasa es que cuando te pones a buscar información para hablar o para escribir… es verdad que tenemos a disposición un montón de información en Internet pero es de ínfima calidad.

La Wikipe te vale para saber los decimales de una pulgada, la distancia al centro de la tierra o quién descubrió la penicilina, pero un poco más allá es un terreno minado de mentirosos, incultos, sectas, intereses comerciales, políticos y payasos. En los medios serios se desrecomienda fuertemente a los periodistas consultar la web y la Wikipe para escribir artículos de fondo.

El otro día leí en El Mundo que en la isla de Pascua pasaba [las negritas no son mías, cito textual] esto: En 1770 llegaron los españoles, e incluso se ha descubierto un gen vasco en el ADN de la población. Sería de Bilbao y lo tiene también el guionista de los Ocho apellidos… no te engaño, mira aquí. Lo cual es una búsqueda descuidada de una periodista patata,  que llegó a un artículo satírico de no sé qué periódico y no sé qué año, mira aquí y no se dio ni puta cuenta. Como el del chiste de Jesucristo… no me digas que no es pa matala! es cojonudo, cuando lo leí en El Mundo no me lo podía creer y cuando le di dos vueltas, también en Internet, y me di cuenta del error de la periodista, es que me descojonaba.

Así que con los alimentos que pueden salvarte la vida pasa lo mismo. La mayor parte de las cosas son chichilla sin sustancia. Para poder decir –y te digo una mata de las que casi que hay acuerdo que es objetivamente buena- que el brécol es un súper alimento te tienes que basar en un montón de textos que no sabes quién ha escrito, quién ha traducido, de dónde vienen… y si tienen o no genes vascos. Es un desastre, al final la solución, como casi siempre, la tiene Simone Ortega :))

Un día le estaba contando a mi urólogo que mi viejo tenía un tumor en la próstata y el fulano me contestó que estadísticamente yo tenía un, me parece, quince por ciento extra de probabilidades de tenerlo… lo que añadido a la incidencia de los tumores de próstata en los españoles –en este caso me ahorro lo de y las españolas y lo de varones– me da casi el cien por cien de probabilidades de cagarla.

Entonces hice el cálculo rápido y con voz trémula le pregunté: pero no hay nada preventivo que pueda yo hacer?? y el man me dice: estadísticamente la incidencia del cáncer de próstata es mucho menor en los varones –no te jode- asiáticos –ah sí! joder y eso?? –se achaca, ja, ja, ja cómo no, a la alimentación –y a qué de la alimentación de los chinos?? –pues  a la salsa de soja! ja, ja, ja, ja me descojonaba… si no tienes confianza con uno que te mete el dedo en el culo cada dos o tres años con quién la vas a tener?? Pero joder Carlos –me parece que el tío se llama así- algo podré hacer para intentar que no me salga nada en los bajos ¿no? –tomate, mejor frito! y yo: pero de esos como los de la sra. Jonjo que cuando abres el frasco en invierno te llenan la cocina con un rayito de sol?? –no, no, industriales, cuanto más concentrados mejor y cuanto más coloraos, como el mejillón, mejor!! la vaina no es el tomate es el color!!

Parece mentira –al loro con la Wikipe– el puto licopeno es lo que, si está de Dios, te libra del cáncer.

Y llevamos dos, de cuántos quieres que hagamos la lista??

Por afinidad con el rojo. El rojo parece ser, mal que le pese a Elorza, el color del futuro. Pues por afinidad nos toca el resveratrol. Esa vaina es una cosa tan mágica que en la Wikipe tiene un epígrafe especial que se llama “alargamiento, ja, ja, ja, ja!! es cojonudo… no del miembro, de la vida” insisto, nunca engaño, dale al link de antes y lo ves con tus propios ojos.

Pues eso se toma sobre todo en el vino tinto. Yo bebo vino tinto… es bueno y además te hace ver la vida de otra manera… mejor, diría :)) y hay que recuperar malas vidas anteriores cuando no bebías vino tinto.

Cada vez que habla algún médico en la radio sobre el cáncer de pulmón, y dejan intervenir a oyentes, se llena de llamadas de gente que quiere que el experto –o experta- les confirme que si han dejado de fumar hace X años… y no tenían cáncer de pulmón no les va dar. Monotema… doctorcito, doctorcito yo ya no fumo desde hace dos años no voy a tener nada en los pulmones ¿no? parece como si la gente buscara una justificación administrativa que te permita quejarte o justificarte si, como Clint Eastwood en Gran Torino, empiezas a toser sangre dentro de un tiempo. No querida, el vino tinto no te ayuda aquí salvo para el colesterol y para hacer bromas. Tu probabilidad de desarrollar tumores en los pulmones sólo es la misma que la de alguien que no haya fumado ni se haya metido asbestos por la nariz, después de veinte años de que “tú” hayas dejado de fumar. Así están las cosas.

Después y en cuarta posición tenemos un confuso pelotón formado por cosas de colores variados y con beneficios difusos sobre la salud: naranjas, granada –yo desayuno zumo de granada puro todas las mañanas, a tres pavos el medio litro… cara superstición- acerolas, grosellas, frambuesas, manzanas, limón –mi profe de gimnasia de antes de que se muriera Franco decía que uno de su pueblo que tenía cáncer se encerró en su casa un mes y sólo comió limones, quizá no se curó, aunque la leyenda dice que sí, pero seguro que salió con una buena dentera… ni sé!!

Y llegamos al pescado, aunque te pongas hasta arriba de mercurio lo mejor es el pescado azul y graso. Hazte tú la lista: atún, sardinas, salmón, emperador, caballas… eso parece ser que ayuda a la inmortalidad porque aporta un tipo de grasas a la sangre que provocan una cosa que se llama transporte inverso ¿? dicen las brujas –y brujos- que desprende el colesterol que fijaste en tus arterias cuando tenías doce años, y comías bucaneros, y las hace más eficientes, como Viagra pero en las coronarias.

Seis. Otra vaina de semillas. Frutos secos grasos: nueces, almendras, pipas de calabaza –ojo porque esto mejora la fertilidad- … etc ni idea probablemente se mezclen cosas del principio de los tiempos con necesidades actuales. El médico de mi amiga E, la ha puesto a régimen no sé si paleo cristiano o paleolítico, pero la tía está puteadísima de tanto comer avellanas y pipas variadas.

Séptimo, otro pelotón de yerbas: casi cualquier cosa que te encuentres por el campo y que no te mate… tipo ortigas, cenizos, rúculas… ojo con la cicuta que es parecida al perejil y con las semillas de la belladona, estramonio y otras plantas similares si no tienes más remedio que sepas que la única forma de no morir, si te confundes, es cuando te las administras con ayuda de vaselina.

En octavo lugar, y no por ello menos importantes: los aceites de semillas, con el de oliva a la cabeza. Cuando yo era cani lo peor del mundo era el aceite de oliva. Merendábamos un trozo de tocino salado cortado en taquitos con una navaja y sobre un currusco de pan. Sin comentarios.

Noveno, ves aquí empiezan los problemas de las listas. Me quedan las legumbres, los ajos y las cebollas y una sorpresa quiero terminar en diez y no puedo unificar ¿?

Los ajos y las cebollas dicen que son buenos para la circulación. Parece que son unos fungicidas muy potentes no sé si lo uno tiene que ver con lo otro. Hay una tía que tiene un huerto de pm es súper maja y sabe un huevo de lo que habla, que usa el purín de cebolla para controlar los hongos; el mismo efecto hace su primo el ajo, en tu tubo digestivo.

En el mismo rubro administrativo pongo a las legumbres. Dicen que aportan fibras y proteínas vegetales. No puedo imaginarme un mundo sólo de judías pintas y no me gustaría terminar comiendo polillas o, vaya, demostrando en términos de ciencia positiva si se puede, o no, beber leche de buey, uf!!! Por favor Burger King no cierres nunca!!

verdolaga en el huertoLo más serio que he leído, sin paroxismos vaya por delante, empezaba algo así como: qué te parecería si uno de los alimentos que nos puede salvar la vida es una mala yerba que crece en los sitios más insospechados…

Y es cierto, en MAD, Reina Victoria con Federico Rubio, en la base de una farola bien meada por los perros crece una hermosísima mata de verdolaga, no temas: el post de hoy ya me parece lo suficientemente escatológico… no voy a poner una foto de la farola.

Pues sí querida, la humilde verdolaga o Portulaca oleracea parece ser que es un súper alimento que nos hará sobrellevar la pesada carga de la vejez. La he puesto en el número diez pero a juzgar por lo que dicen de ella debería estar en el número uno.

semillas de verdolagaPara mí es una mala, pero mala, yerba, que no consigo sacarme del huerto donde campa a sus anchas y si no la arrancas en la siguiente temporada estás a régimen de verdura y te aviso que ésta es un poderoso laxante. Si te fijas en las semillas, en su tamaño y en su profusión te darás cuenta de por qué.

flor de verdolaga y cápsula de semillasNo te voy a contar para lo que vale y los milagros que obra porque ya va dicho en la Wikipedia y en algún otro indocumentado por ahí.

Por ejemplo si pones el nombre de la planta en Google el segundo resultado es el de una tía miope que dice que la harina de semillas de verdolaga se usa en Kenia para hacer pan. Para el que escribió o tradujo el artículo de la W donde hacen el pan de esa harina es en Australia; como todo el mundo sabe África y Australia estuvieron unidas al principio porque las dos empiezan por A y… lo que pasa de verdad es que los aborígenes australianos usan semillas de verdolaga como el que le pone semillas de amapola a un pan :)  no se sabe nada de los aborígenes de Kenia.

Te sugiero que, si puedes, leas sobre la planta en inglés –purslane- y –para cocinar- en francés –pourpier- porque lo que hay escrito en castellano es patatilla. Si le añades lo que leas en catalán –verdolaga- te puedes –aproximativamente- hacer una idea de lo que va está planta.

Es una verdura antigua, fuente de verde cuando no había otra cosa, ni siquiera agua porque donde había agua lo que comían eran berros o lenteja de agua. Después todo eso se fue al tacho y apareció la lechuga.

La planta es también un bio marcador del terreno y crece sobre manera en los suelos mal aireados, con escaso calcio –malos terrenos para los tomates- si corriges de calcio obtienes dos ventajas no sale verdolaga y sí salen tomates.

Es una planta suculenta –significa muy jugosa, como el aloe vera- y tiene tendencia a acumular muchos nitratos sobre todo si está regada con aguas contaminadas o –como en el caso de los huertos- en terrenos muy abonados… motivo por el cual yo no la pruebo salvo hoy que me tendré que hacer la foto y no voy a tirar la ensalada… y eso porque el año pasado y éste he dejado mi mini huerto en barbecho –este año he sembrado abono verde, concretamente altramuces- si no tampoco me como la ensalada.

Tiene mogollón de principios activos que aparentemente son molones para la salud quizá el más destacable es una sobre presencia de omega-3 lo que es una arma de doble filo porque a la vez que te dora la píldora, el omega-3 puede aumentar los niveles de LDL ¿lo sabías?

Y la puedes cocinar casi como cocinarías cualquier verdura al vapor, revuelta con huevo, como parte de gratinados o , sin cocinar, en ensalada. Por ahí está puesto que se puede conservar en vinagre y consumir como si fuera alcaparra ¿? ni idea, echaré un frasco a ver qué sale.

En crudo, cocinada no la he comido nunca, es crujiente al morderla quizá, un poco ácida y salada… sabe mucho a planta y es un poco babosa al masticarla –a eso le llaman mucílago.

Y finalmente, estas cosas mágicas siempre tienen truco, el truco es que es una planta muy laxante y eso te hace vaciar el intestino con tanta frecuencia como la que comas de esa ensalada con lo que te quedarás como un pincel por fuera y, sobre todo, por dentro. Si no fumas serás… eternamente joven.

ensalada de verdolagaYo me la he comido con un tomate maduro, una pinchada de bonito de casa en aceite –del año pasado- vinagre –también casero- y dos huevos duros ;) no, uno y poco duro.

Anuncios

Hojas de parra rellenas de arroz y lentejas y acompañamiento de salsa de yogur. Comida de subsistencia

imageDicen que terminan las vacaciones. Ya veremos. Empecé la fiesta con buenas, y muchas, intenciones pero a medida que avanzaba el mes  mi yo procrastinador se me apoderó y no he sido capaz ni de abrir la mochila con los papeles atrasados de la oficina. Si consigo pasar otros treinta días más sin abrirla, los tiro todos a la basura y empiezo nueva colección de asuntos pendientes.

Yo creo que verdaderamente las vacaciones empiezan cuando no sabes ya ni qué hacer –aparte de dormir siestas- y dudas sobre el día de la semana… sé que estamos a últimos porque esta tarde he oído la radio y salían las ministras dando el parte de las últimas maldades que el Gobierno ha planificado para nuestro bienestar. Esos ya han vuelto al trabajo.

El sitio donde estoy de vacaciones está bastante bien. Según la marca de celular que tengas –la mía por ejemplo- no tienes línea y de Internet ni hablamos… de hecho este post –si al final lo consigo- lo publicaré con un teléfono de última generación, desde lo alto de un cerro y después de hacer cinco o seis intentonas para subir las fotos. No te pienses que estoy en alguna montaña o valle lejanos, no, no, estoy a –no llegan- unos ciento cincuenta kilómetros de MAD.

A veces, cuando vengo aquí, me gusta jugar a la supervivencia. Por ejemplo: cocinar sólo con lo que tiene mi madre en casa –el otro día hice unos macarrones con la fecha de caducidad escrita en números romanos- lo cual, vistas las costumbres de mi vieja –en lo que se refiere al almacenamiento y conservación de alimentos- no deja de ser un ejercicio de entre ruleta rusa y consumo de setas alucinógenas… y, otras veces, sólo con lo que me pueda conseguir por el pueblo… más difícil porque aquí ya casi no hay tiendas y me toca hacer un tour por las casas de las vecinas a pedirle a cada una, una cosa.

Por ejemplo, la semana pasada me hice unas migas, para dos, con una cabeza de ajos que le pedí a una, un poco más de media barra congelada que le pedí a otra, dos chorizos y un trozo de panceta que compre en una gasolinera, agua del caño, uvas de mi parra y aceite de debajo de la pila de mi madre :)) era la primera vez que las hacía y salieron muy buenas.

Medio en coña medio en serio, pero sí, cuando paso días seguidos aquí, y según se me van acabando las dos o tres bolsas del Hipercor que me traigo, voy ajustando la carta del menú a lo que comen aquí… quizá por mi de_formación gastronómica, un poco más elegante pero al fin y al cabo los mismos ingredientes guisados de otra manera. Cosa y casa de pobres.

Antes de ayer hice cambio de unas lentejas de la zona –marca Estón, semillas de Canadá pero criadas aquí- por un medio conejo –un conejo pequeño de esta temporada- que maté con el coche la otra noche y que no me apetecía pelar. Se lo regalé a mi vecina y me regaló las lentejas :)

No sabía muy bien cómo honorarlas y, tumbado en la hamaca – a ver si sabes lo que estaba mirando- me acordé de la gracia que le hizo a una amiga encontrase en Internet una receta antigua mía de hojas de parra rellenas… se me ocurrió rellenar las hojas con lentejas.

Desde luego más barato no puede ser: unas hojas de parra, una taza de café, cani, de lentejas, ídem de arroz largo, medio limón, sal, aceite, un diente de ajo, un pepino y agua… yo creo que no me dejo nada, ah sí!! un yogur corriente.

La otra vez que las hice, las hojas, eran de conserva comercial. Fabricadas en Siria. Mañana o pasado a ver si puedo y hago un frasco viejo que tenga la doña por la casa, de hojas en conserva por si, ahora que están de temporada, te apeten para este invierno.

Ahora, viernes a las cinco, están dando los resultados del Consejo de ministros de esta mañana. Me parece mentira la poca formación que tienen los periodistas y el ejercicio de confusión que están montando con la vaina de los contratos de arrendamiento. Ja, ja, ja, ja!! la tía que está dando la noticia en RNE se está metiendo en un jardín …

Pero más gordo que eso es lo de los famosos cuatrocientos pavos para los parados de larga duración.

Esta mañana la ministra Pastor ha consagrado otra de las revoluciones sociales a las que nos tienen acostumbrados los últimos gobiernos: la previsión social basada en la familia.

Sí, sí, como lo oyes. Si vives con tus viejos –o con tus abuelitos- y si ellos ganan ocho mil euros –la cifra es de la ministra y en realidad lo que quería decir es más que el salario mínimo- tú no puedes cobrar los cuatrocientos que han renovado esta mañana. Aunque tengas un NIF diferente, hagas tu declaración de la renta, tengas más pelos en los huevos que tu padre y vivas circunstancialmente con ellos porque te has quedado sin curro.

Y encima, si no has cumplido con tu obligación legal –empadronarte en tu domicilio real- premio!! no pueden demostrar que vives con tus viejos y si sí, no cobras :(( uno de los habituales brindis al sol de nuestros gobernantes.

Oiga!! y si vivo con mi novia –o con mi novio- en un puto piso de doscientos metros que nos paga el padre –o la madre- de ella –o de él- tampoco puedo cobrar el subsidio de los cuatrocientos?? Y  si en vez de irme a vivir a casa de mis viejos, me he ido a vivir con los de mi mujer –o mi marido- también influyen las rentas de ellos en que cobre o no los cuatrocientos???

Nada, nada, ahora vamos a hacer como los chinos –o como nosotros hace algunos años- tenemos veintiún o veintidós  hijos –o hijas- y a ver si entre los veintitrés o veinticuatro sacamos adelante a alguno –o a alguna- que llegue a Subsecretario –o Subsecretaria- y si tu viejo –o tu vieja- piden un crédito y no lo pagan, tú –como vives en su casa- te tienes que hacer cargo del pago o, si ya habían ido a la cárcel, por estafadores, y mueren antes de cumplir la condena, te la terminas tú porque: la responsabilidad es familiar, como cuando Dickens… encarando la segunda decena del segundo tercer milenio. Hay que joderse!!

Mira me pongo de los nervios, y no por la situación –que es cutre- sino por el puto bajo concepto que tienen de todos nosotros –y nosotras-

Venga las hojitas, homenaje a Grecia y a la vida humilde que vamos a llevar de ahora en adelante –si es que no la llevábamos ya.

Agénciate unas hojas de parra. En la misma parra encontrarás de varias clases. Unas te podrán tapar, bien, tus partes y otras están mucho más hendidas.

Depende de lo que vayas a meter en el relleno te vendrán mejor unas que otras ¿Sabes lo que te digo? que agarres las que tengan las tetas más gordas y, si eres gallego –o gallega- agarra una de una clase y otra de otra.

Las lavas bien, les podas los rabitos y las pones en una olla con agua y sal, mucha. Las cueces como si estuvieras cociendo acelgas… a fuego lento, lentísimo. Cuando estén –unos diez minutos- las dejas enfriar tapadas.

Para usarlas, les cambias la salmuera por agua clara y las dejas como una hora. Las sacas y, con cuidado, las extiendes en un plato –o similar- y las rellenas con lo que te pete.

Si tú, como yo, también quieres hacerle honor a unas lentejas, las remojas y vas poniendo en cada hoja una cucharada de café –escasa- de lentejas remojadas y otra de arroz largo seco.

Cierras las hojas con un movimiento entre hacerse un porro y un paquetito de alguna cosa y las colocas en un cazo lo suficientemente pequeño como para que te queden todos los paquetitos de lentejas y arroz más bien apretados.

Cuando hagas los paquetes tienes que tener en cuenta que –sobretodo- el contenido tiende a crecer dentro de la hoja.

Cubres el conjunto con agua, un chorro de aceite de oliva, un chorro de limón y un plato boca abajo para que no se te abran los paquetes. Cueces unos veinte minutos a fuego suavísimo lo apagas y lo dejas templar dentro de la olla. El arroz se beberá el líquido que te sobre.

Pon atención a varias cosas: 1) en algunas partes del cuento sentirás que debes añadir sal, hazlo pero ten en cuenta que las hojas de parra las has cocido en salmuera 2) el arroz y las lentejas son malos compañeros en cuanto a tiempos de cocción si usas –como yo- aguas muy cálcicas… el arroz se hará y las lentejas no, o él se pasará para que ellas estén, te recomiendo La decisión de Sophie y 3) te parece que ese relleno es gagá y que el plato te quedará insulso??? hazlo y escríbeme para contarme.

Si quieres –fácil-  puedes hacer una salsa de yogur para acompañar. Te agarras un pepino, un diente de ajo y una hoja de yerbabuena; lo pasas todo por la batidora y lo dejas escurriendo en un colador. Cuando haya soltado el líquido lo pones en un bol con un yogur sin azúcar, un chorrito de limón y otro de aceite de oliva, lo meneas con un  tenedor y a la nevera hasta que la uses… para temas salados lee un poco más arriba. Si el yogur que tienes es griego, puedes hacerlo de tirón en el vaso de la batidora.

Venga, hasta otro día que hoy estoy enfadado.

Como lágrimas en la lluvia…

… se perderán todos esos momentos, decía –aproximadamente- Roy Batty en Blade Runner. Me viene al caso en estos días de aniversario de la peli y de adioses momentáneos en casa.

El otro día me pasaporté al orko un mes a Irlanda. Él es un tipo que nunca deja de sorprenderme, sobre todo en sus aspectos sentimentales. Quizá es porque no le presto mucha atención a esas cosas, ni siquiera en él.

Siempre tengo la sensación de que la gente que hay a mi alrededor es plana en esos menesteres. De que ellos van a su rollo y yo al mío y de que ya tuve mi ración –sobrada- de sentimientos en su momento y no quiero más. El subtítulo del blog es como un extra atrofiado.

Pero de vez en cuando me asaltan momentos que me hacen pensar en los de los demás hacia mí y en concreto en los de mi hijo. Joder, la peña no es plana como yo pensaba –en eso ya sabía que estaba equivocado- pero sobre todo me asalta que yo cause en los demás inflexiones en sus sentimientos. Esto último me resulta sorprendente. Creía, ya lo he dicho antes, que todos íbamos a nuestra película.

Pues me resultó muy chocante el día que le dejé en el aeropuerto. La cosa como el post de hoy empezó salada. Comimos pronto y nos pusimos a ver una peli. Nos quedamos fritos como piojos y ring, ring: –oiga no piensan venir a agarrar el avión?? es que sólo falta su hijo –jodeee!!! perdone la verdad es que vivimos tan cerca del Barajas [sí pero no] que pensé… no se preocupe que estamos allí en un pispás… ñññññaaaa!!! no veas cómo corren los toyotitas cuando les pides ja, ja, ja, ja!!!

Y allí nos presentamos un cuarto de hora después, con legañas, en chanclas, sin bocadillo… un desastre y más al lado de los papás –y mamás- que traían a los niños de fuera –y de MAD- que se habían endomingado como para despedir al Titanic, de nuevo ¡qué desastre!

Facturación, pasaporte… oye, perdona de nuevo la verdad es que no sé cómo nos ha pasado esto –cualquiera le dice que estábamos durmiendo delante de una película de submarinos!! Me giro para darle el último empujón a éste y me lo encuentro con dos lágrimas cayéndole hasta la barbilla.

Tía me quedé a-co-jo-na-do y fíjate si soy gañán, que lo primero que me vino a la cabeza es: hos…tias, ahora no quiere pirarse!! y no, no era eso, era que le daba mucha pena que nos separáramos. No supe ni qué pensar.

Me relajó que en la cola del embarque ya se iba descojonando con otro y se olvidó la mochila con los papeles y los doscientos palos –en billetes pequeños- que llevaba, en una bandeja sucia de esas que te dan en el control.

Seguro que a la vuelta no trae exceso de equipaje, de hecho me llamó desde Dublín a las once de la noche para que le pusiera saldo en el teléfono mientras esperaban las maletas que venían desde Viena porque a algún –o alguna- capullo –o capulla- se le ocurrió que, mejor que en inglés, las maletas practicaran en alemán. Los del handling de Iberia son la leche.

Me fui de la T4 jodido con las larmes de mi hijo. Hace mucho tiempo que no lloro y se me hace difícil recordar a qué sabe una lágrima ¿tú te acuerdas? me parece que eran saladas. No sé.

Para festejar la soltería, al día siguiente me fui a currar a Valencia y me traje –a cuatro palos los cien gramos- unos poquitos tallos de salicornia, en francés salicorne, que es una plantita muy curiosa que crece cerca del mar, incluso con las raíces en el agua salada.

En castellano le dicen también barrilla y si pides barrilla en La Mancha te darán una bolsa de sosa.

Esto lo usaban mucho, quemado, para hacer jabón porque las cenizas son muy ricas en carbonato sódico. Ya sé que en La Mancha no hay mar pero debió de haberlo porque la barrilla también se cría en los salitrales de la zona. Allí alguna gente le llama cenizo; confundidos… porque el cenizo es lo que echa ajonjolí a las ensaladas –chenopodium no sé qué- y la barrilla son los matorrales que se ven dar vueltas por el campo, los días de viento, en las películas del oeste.

Paseo poco por la playa, pero a veces las he visto y en Francia las he comido encurtidas y fotografiado en alguna ocasión.

Como te contaba ya no me acuerdo de a qué saben las lágrimas pero seguro que tienen un sabor parecido  a los salicornes, ásperos y salados, muy salados.

Esta tarde después de un curro áspero, con una rebanada de pan de centeno y chorretón de crema de cangrejo con eneldo de IKEA, el eneldo no es del cuento.

Bss. Au.

Ya me gustaría disculparme muy mucho con el retraso que llevo en preparar los jabones de mi primo nicolares ¿podrás perdonarme algún día?

Jerusalem artichoke slaw. Ensalada de tupinambos

Aunque muy bien podría haber sido –y creo que de hecho lo ha sido- ensalada de arti-chokes, es decir una buena ensalada de hostias.

Hoy es el día de todo mal. Tres broncas de curro. La última de colores. Aquello que dices: joder, hubiera regalado el día; por lo menos el orco salió contento del examen de mates,  porque ya otra de tarde hubiera sido el colofón apoteósico de la jornada.

Me resulta chocante cómo es posible que se genere tanto mal rollo en el trabajo, no en mi trabajo –que también… sino en todos los curros. No conozco a nadie que tenga buen ambiente donde curra ¿? quien no está jodido con su jefe, está cabreado con el que se sienta enfrente, al otro le han bajado el sueldo, al otro no se lo han subido… el jefe no quiere ir a la oficina para no soportar a los machacas, los machacas echan cuentas de cómo cepillarse al baranda sin que la policía pueda demostrar nada… de coña.

Hay gente con la que me relaciono profesionalmente y con los que no he tenido una puta conversación amigable desde que les conozco. A lo mejor tres años. Hay otra, más próxima, con las que tengo unas relaciones parecidas a las de una pareja en la puerta del juez que va a sentenciar un convenio regulador. Con otros hace,  a lo mejor otros tres años que no hablo y estamos enfadados ¡! sorprendente.

Y no te creas que pienso que estoy en el centro de cinco maderos que me quieren joder –como el tatuaje que llevan los chorros en la mano- no, no… muchas veces observo y escucho lo que la gente me cuenta de otra gente y es la misma vaina. Que si fulana es una hija de puta, que menudo cabrón es mengano, que zutano nos quiere comer el bocata etcétera, etcétera…  y, por equivalencia, pienso que cuando otros hablan, entre ellos, de nosotros –y de mí- utilizarán términos parecidos en cuyo fondo todos, todos –y yo- tendremos parte de culpa, ja, ja, ja, ja!! En fin, que solución hay que ponerle y se la pondremos porque ese puro, este cura no se lo fuma :)

He pensado que esta noche me convenía una cena ligera: para hacerle una gracia al final de una jornada para olvidar, quizá de artichokes de Jerusalén: tupinambos. Raíz famosa en todas partes menos por aquí, sólo algunos agabachados y sus amistades le meten a esa vaina. Dicho está en este blog y en el de la sra. Jonjo todo lo decible de esas cosas.

Por cierto, durante este mes me tengo que deshacer de como diez kilos de tupis que infestan el suelo de uno de los bancales de mi huerto urbano. No hago envíos a provincias, pero si alguien está interesado o tiene curiosidad en probar tan rico manjar vegetal, inencontrable en MAD, regalo un par de kilos per cápita con tal de que vengas a por ellos. Ya sabes, mi nick con gmail por detrás.

La receta. Está sacada de aquí. Página molona de cosas ecolo gringas. Un poco coñazo porque sacan como treinta post diarios… al final terminas viendo sólo las fotos, pero de vez en cuando hay cosas interesantes.

Abajo del texto –de ese post- tienes algunas otras recetas con tupis ¿? Tengo una en cartera de raviolis de tupinambos con vieiras. Le tengo muchas ganas pero no la quiero hacer –por el momento- porque quiero necesitaría comprar una máquina de hacer pasta y me joden las profetas ;)

Bueno, pues ésta es la típica coleslaw que te cascan como acompañamiento en los restaurantes gringos, pero con tupinambos. Desde mi punto de vista lo mejor de la receta –es lo único que tiene- es la salsa. La original la ves en el link  –sour cream es nata agria- yo la he hecho así: queso quark, leche semidesnatada, una pizca de mostaza de Dijon, un chorro de limón, sal, pimienta y un chorro de aceite de oliva. Las cantidades, las suficientes para que te guste el sabor y para que te quede con una textura como una mahonesa tirando a clara.

Pelas y picas los tupis crudos –están más ricos, à mon humble avis, que cocidos o fritos, crujientes, aromáticos y con un sabor mucho más pronunciado, una zanahoria, un poco de perejil -que quizá me hubiera ahorrado- y unos alcaparrones –o lo que tengas a mano- y sobre un poco –un lecho diríamos- de escarola, que como puede verse en las fotos se me olvidó :))

Cenar, dos vasos de agua, un cigarro y a la cama que mañana será otro día e igual sigue la pelea de colores  ja, ja, ja, ja!!

Venga besos: paz y amor, hermanas.

actualización: podía terminar peor y terminó, aunque no para mí, menos mal. A las tres y media he tenido que salir de naja para cambiarle la batería al coche de una de las gorronas habituales. La batería no valía para el coche y ha habido que hacer obra, me puse la camisa hasta arriba de tizne –no le di mayor importancia porque en cada chapuza que me cae con éstas o me pillo un dedo o me mancho o no les gusta el resultado. Ahora me llama la piba para decirme que mientras el coche ha estado parado sin batería le han puesto una multa de aparcamiento porque se le había olvidado renovar el distintivo de residenta, 60 de la batería que no vale y 60 de la multa. Puff! y me quejaba yo

Ensalada de lentejas

Muchas veces tengo la sensación de que es necesario tener algo despiporrante que contar  para escribir un post. Quizá sí o quizá sea yo el que es de natural despiporrante, no sé.

El otro día me di un rulo por casa de la sra. epa! y me dieron envidia sus lentejas. Se me resisten las legumbres: todas!… o se me deshacen –las lentejas- o se quedan como chinas –todas las demás- y da igual la calidad, puedo traerlas de Asturies o comprarlas en el súper… siempre me quedan mal.

Hace tiempo descubrí que si las cueces –las cuezo, porque el resto de la humanidad parece no tener ese problema- dentro de un tarro de cristal cerrado no se me deshacen las lentillas ¿?

Pon hasta la mitad de lentejas en un tarro de cristal viejo y cerrado; cuécelas –con un pellizco de sal-  como si estuvieran en la olla: igual tiempo, igual calor. Deja enfriar, abre, enjuaga y a comer. No se deshacen… pero tampoco son una conserva, así que o te las comes sobre la marcha o las guardas en la nevera.

Bs.

Ceviche de camarón

Estoy de viaje, son las ocho de la mañana, no conduzco yo. Me apete estrenar, en buga, esto del pinchito usb que hace ubicua la conexión, pero a estas horas y con el cuerpo que tengo, sólo pensar en el limón del ceviche me está matando.

En casi todos los sitios a las gambas les dicen camarones y a los camarones supongo que les dirán gambas ¿? El ceviche de camarón es uno de los más ricos –para mi gusto. Aunque se hace igual que todos: limón, cebolla, cilantro, sal y ají, tiene alguna particularidad.

Por algún motivo que desconozco las gambas no se cuecen en el limón. Si pones trozos de pescado dentro de un bol con limón y los sacas en, digamos, una hora están cocidos, tienen la misma textura que si los hubieses puesto en una cacerola con agua. Si pelas gambas y haces lo mismo, por fuera toman el color de carne cocida pero por dentro están cruditas, con la carne traslúcida.

Lo otro que hay que hacer con los camarones es quitarles la caca. Es laborioso pero fácil. Se les da un corte todo lo largo del cuerpo y se tira del tubo digestivo que suele salir de una vez. En la foto se ve el proceso.

El ceviche que se ve, lleva: gambones limpios, limón, el zumo de una mandarina, cebolla, sal, cilantro y salsa de chile habanero.

Una vez pelados y limpios los gambones se escaldan un minuto –un minuto sólo- en agua hirviendo, se sacan y se ponen en un colador. Se refrescan con agua helada. Así se consigue que la carne quede muy tiesa pero tierna en la boca. Estuvieron dos horas en el limón.

Me lo comí con un chorro de AOVE y unas rebanaditas de pan.

Ceviche de bonito

El ceviche o cebiche –no hay acuerdo sobre si es con  b o con v, el DRAE los da a los dos por buenos y el corrector del Word también- es uno de mis platos favoritos de todo el año. Me lo como prácticamente de cualquier cosa.

Viví algún tiempo en Centroamérica y me aficioné. Todas las tardes, a la vuelta de trabajar, solía parar en una gasolinera donde lo servían en vasos de plástico tipo cafetera de monedas ….. de camarón, mixto –con moluscos indefinidos dentro- o de corvina –el más popular allí.

Donde yo estaba –Panamá- se solía tomar condimentado con apio y acompañado de galletas saladas –galletas de soda- y una buena cerveza fría….una Balboa en mi caso –lo más parecido a una Mahou cinco estrellas una vez que te bajas del avión que viene de Miami :)

El picante que utilizan se llama ají chombo y es muy similar al habanero corriente: pica como un demonio. Traje semillas pero he sido incapaz de hacerlas germinar; ahora le pongo lo que más a mano tenga, normalmente habanero que es bastante fácil de encontrar en Madrid o cualquier otro que tenga a mano, incluidos los que cultivo yo ;)

Bueno siguiendo con el cuento éste del ceviche la cosa es que es una manera de preparar el pescado encurtido en limón y aliñado –fundamentalmente- con cebolla, cilantro y ají, aunque como se come casi que desde Méjico hasta Puerto Montt os podéis imaginar que casi en cada sitio se hace de una manera: me gusta mucho una variante que se toma en Venezuela, se llama Vuelve a la vida, con mucho marisco variado y con vinagre o limón. Normalmente te lo venden en la playa y si te lo comes seguro que te pasas la noche en el WC :)))

A la vuelta de aquella temporada fuera me lo empecé a preparar aquí con buenos resultados aunque los pescados no tienen nada que ver. Sin ir más lejos en cualquier resto peruano te sacuden un ceviche de perca del Nilo importada de Tanzania, te dicen que es de mero y se quedan más anchos que largos.

Normalmente lo hago con rape, con bonito, con salmón, con gambones argentinos y a veces con corvina de piscifactoría –si te la puedes evitar, hazlo. Pero casi con cualquier pescado fresco se puede hacer.

El plato no tiene mucho misterio: se trata de pasar el pescado limpio por limón y sal durante un tiempo variable –desde minutos a horas- en función de cómo te guste de cocido. Últimamente con el gusto por el pescado crudo –casi- a la japonesa hay peña que tiene el pescado en limón cinco minutos.

no me acuerdo si estas fotos las usé ya para otro post :(

Éste que está aquí está presentado así como a la peruana y tiene bonito, cebolla, cilantro, ají habanero y sal, se hace fácil: el bonito limpio y en trozos, la cebolla picada; todo a un bol con sal y exprimes limones –sin apurar mucho porque si no amarga- hasta cubrir el pescado, cilantro picado, ají picado y un poquito de sal de apio –hay peña que le pone también una pizca de ajinomoto, pero a mí no me llamó Dios por esos senderos ;)

Se revuelve todo y a la nevera un par o tres de horas, se escurre y se sirve sobre un poco de lechuga acompañado con lo que quieras: aquí una batata hervida al vapor y un poco de mote de Ecuador.

el maíz hay que remojarlo y hervirlo como si fuera una legumbre

El limoncito de remojar el pescado –en algunos sitios le llaman leche de pantera- lo puedes guardar para cuando vengas mamado por la noche, bebértelo antes de acostarte y que no te dé muchas vueltas el mundo.

:))