Archivo de la categoría: sopas

Ahora sí que sí…

… se terminó lo que se daba; las pobres tomateras, como claramente puedes intuir de su aspecto, no dan más de sí.

Algunas guindillas vascas. Poco a poco, pero al final tengo un frasco hasta arriba en vinagre :)

Y es una lástima porque, como los humanos, justo te mueres cuando mejores frutos estás dando, no te lo digo en broma… mira,

No sabes qué hacer con tanto tomate, si tuviera ganas de escaldar y pelar los haría en conserva pero a setenta céntimos el bote de tomate entero pelado –que seguro que son mejores que los míos- como que no. Los iré regalando o gastando en ensaladas, tampoco son la gran vaina.

Empieza, eso sí, la temporada de los tupinambos –aguaturmas, ja, ja, ja, ja!!! a ver si este año aclaro un poco los tubérculos porque van a terminar durmiendo conmigo ;)

… y este año la novedad son cuatro o cinco granadas como una mandarina de grandes, en un par de semanas veremos qué tienen dentro.

De momento los tomates han ido para hacer salmorejo.

Hace un par de semanas hicimos una fiesta en casa. Paella para quince que-ma-dí-si-ma. Menos mal que la gente no hizo caso a la consigna de no traer nada porque terminaron comiendo salmorejo mojado con pan… sí, sí… pan con pan, comida de … pero al que se le quemó el arroz fue a mí.

Hasta vergüenza me da contar la receta del salmorejo: tomate, pan duro –si puede ser candeal, mejor- sal, aceite, vinagre y un par de dientes de ajo. Todo pasado por batidora y después por el chino. Tiene que quedar un puré espeso así que, según como sean los tomates, a lo mejor no necesitas ni echarle agua. Así está hecho hoy.

La guarnición: jamón frito y huevo duro.

Suerte!

La alquimia de la vida, bouillabaisse et rouille

El otro día, de sobremesa, nos enzarzamos en una discusión sobre una amiga mía que a los cincuenta decidió –y consiguió- quedarse embarazada de su primera –y espero que única- hija. M es una soltera impenitente. Hace tiempo que perdí el contacto con ella y desconozco los avatares de su vida sentimental pero me da la sensación de que el adjetivo no le va mal. Vive mejor sola que, quizá, mal acompañada ¿?

El caso es que la buena de M un día sintió la llamada de la maternidad y en vez de darse un buen revolcón, decidió darle un buen repasito a sus ahorros a base de estimulación de sus ovarios, extracción de ovocitos, fecundación in vitro con gametos masculinos de biblioteca, implantación de óvulos fecundados, nueve meses y palante. Cincuenta tacos cumplirá el próximo octubre pero está de muy buen ver, supongo que cualquiera de su colegas –yo incluso- le hubiera hecho el servicio por poca o ninguna pasta.

Recuperamos, momentáneamente,  las relaciones a través de una amiga común y verdaderamente la nena –A- que ha tenido es una maravilla. Yo, a menudo, echo cuentas de los años que tendré y la situación en la que estaré cuando termine de pagar la p*t* hipoteca y cuando veo estas cosas no puedo por menos que echarle cuentas –para mis adentros- de los que tendrá ella cuando termine por sacar adelante a la bonita A. Definitivamente me parece una pésima idea; pero no soy yo quién para juzgar, que bastante tengo con lo mío.

Pues estábamos de palique en esos términos con una gente experta en discapacidades, sobre todo en las que tienen que ver con herencias genéticas, y que estaban básicamente de acuerdo en las implicaciones sociales del cuento de dos párrafos más arriba y en desacuerdo con que inseminarse con nata de un fulano que es un gilipollas integral no trajera ninguna consecuencia futura para A como que fuera otra gilipollas igual que su padre biológico –o que su madre.

La tía que decía eso ponía como ejemplo a un man que –parece ser- está como un queso –joder el marido le echaba unas miradas de las que matan- que es ingeniero –menuda cosa-  de buenas notas y buen curro pero que, además, es tonto del culo y si se tiene un hijo con ese tío el hijo será igual de tonto del culo que su padre ¿?

El marido, menos con la descripción del supuesto donante, estaba básicamente de acuerdo: hay ciertas disposiciones genéticas que son heredadas… la inmensa mayoría de las patológicas pero también hay otras que sin ser patologías se heredan como, por ejemplo, la predisposición a ser idiota social.

Desde el otro lado de la mesa les decíamos que el hecho de que tu padre sea tonto en su comportamiento habitual no te predispone a ti en absoluto a serlo, salvo que te críes con él y con sus colegas y veas normal comportarte como ellos; es decir que A tiene nulas posibilidades de ser una idiota social como su padre porque jamás le verá hacer idioteces… en todo caso será idiota como su madre.

Además les advertíamos de que el terreno que estaban pisando, ellos son gente de  compromiso de izquierda, con cierta ligazón con la peña del 15 M, ecologistas, concienciados con lo social, etc. era una zona muy pantanosa y que a la larga llevaba a justificar desmanes de dimensiones bíblicas porque en el sustrato de ese pantano está la teoría de la semilla del mal.

Voy a hablar con la boca pequeña porque, cuando he buscado documentación antes de escribir el post, no he encontrado cosas que pensaba que tenía –y seguro que tengo pero vete tú a saber dónde.

Hace años, en los ochenta del XX, andaba como loco por hacerme con una copia del libro de estilo de El País que era un documento casi de uso interno e inencontrable –la primera edición es del 77 y la segunda del 80- al final, a través de la primera secre que tuve, me dejaron una fotocopia del que usaba un colega suyo que trabajaba allí.

Lo leí y me llamaron la atención dos cosas… esta primera con la boca pequeña porque no he encontrado la prueba: estaba terminantemente prohibido difundir noticias sobre estudios científicos que justificaran la homosexualidad como fruto de características intrínsecas –originales- de la persona que explican comportamientos futuros y una segunda que sigue existiendo –lo de la homosexualidad no está- al menos en una edición de septiembre de 1990, y es que El País no difunde noticias sobre boxeo a no ser que sea para denigrar esa actividad o para mostrar las consecuencias nefastas que puede tener. No sé si lo siguen haciendo porque le presto poca atención a esa sección, pero me sonroja pensar la cantidad de combates de boxeo que daba Canal plus en codificado :((

Ahora, cada lunes y cada martes puedes leer en todas partes –El País incluido- papers, investigaciones, declaraciones que –con gran aplauso de la parte activa del movimiento gay- justifican que características internas de las personas las predispone a tener relaciones sexuales con gente de su mismo sexo.

Error!! la semilla del mal!! les decía yo a estos; mantener esa postura es poner los medios para justificar en un futuro cualquier barbaridad.

Si ciertas características futuras, no patológicas sino socialmente indeseadas, de las personas se pueden identificar desde antes del nacimiento precisamente porque o son herencia de los padres o están en el –vamos a decir- ADN casual de la futura persona, se nos abre la puerta para eliminar –o potenciar- grupos enteros de población por la mera sospecha –y a veces certeza científica- de que serán malos o buenos en el futuro.

La ciencia no es inocente, en cuanto la decisión política esté tomada se pagarán mil estudios que demuestren que el jamón ibérico no tiene colesterol –éste existe y es reciente- el tabaco rubio da pero el negro no –esto lo decía un suelto del ABC de los años 50 del XX que me encontré en un periódico que tenía mi abuela como forro del cajón de una mesilla que restauré hace años- o –más peligroso- los judíos o los gays son malos aunque la última vez que vieran a su madre fuera cinco minutos después de salir por el agujero, eso lo decían los nazis do you remember!! y lo  justificaban, políticamente, con los famosos Протоколы сионских мудрецов –Los protocolos de los sabios de Sión, lamentablemente un documento ruso-  a los que siguieron un millón de estudios científicos que justificaban la maldad intrínseca de la raza judía.

La cosa no es de hace años ¿Has visto Iside Job? la distribuye Sony y se ha llevado un premio Óscar al mejor documental de este año así que la cosa no tiene muchas sospechas de ser fruto de un –o una- conspiranoico. La cosa va de por qué estamos metidos en el agujero de pelas en el que estamos y es una perorata –un poco más seria que los documentales de Michael Moore- sobre los gañanes que se forraron a costa del resto de los mortales.

Te digo que una perorata porque tampoco ofrece ninguna alternativa ni da solución alguna al problema –quizá por eso tiene un Óscar y la distribuye Sony- pero al final la cosa se pone bastante interesante. Resulta que hasta el más gualdrapa de todos los que nos han llevado a la ruina tenía en el cajón un informe del científico económico del momento que justificaba todos y cada de sus pasos en base a esas opiniones, y lo cojonudo del caso es que los encargados de supervisar a los malos también tenían uno que decía por qué no tenían que supervisarlos, ja, ja, ja, ja, ja!!!

La vida es una puta alquimia como la bullabesa o, si me dejas, la vida es una bullabesa. Decía la madre del orco que la bouillabaise era el plato que más le gustaba, como nos queríamos mucho lo que decía, en realidad, era que era el plato que mejor me salía. Verdad era y es.

Hace un tiempo hablé de los guisos que me gustaban más y menos. Se me olvidó que la bullabesa es de los que más me gustan. Como las  tripas a la moda de Caen –las tripas ahora –  tampoco la he probado nunca en Marsella. Lo más cerca que estuve de la bulla fue en las 7 portes de BCN y se la hubiera tirado por encima al camarero, porque además de estar fatal me parece que nos soplaron cuarenta euros por cabeza.

La bullabesa o bouillabaise o bouille-à-baisse que viene del provenzal bouiabaisso, sin que los gabachos sepan muy bien qué significa la segunda parte de la palabra, no deja de ser un guisito de pescado similar al suquet de peix pero que, como la vida, tiene una alquimia especial, difícil, como la vida.

Como te puedes imaginar casi que en cada casa hay una receta. Pero todas tienen una cosa en común y es que la bullabesa sabe a anís :)

No es un plato barato pero vaya, de vez en cuando bien se merecen los cuerpos un homenaje.

Hay varias maneras de ejecución; la habitual es cocer en agua, vino y  despojos de pescado con verdura –después de haberlo rehogado todo- y especias. Sacar todas las espinas grandes y algunos estorbos que luego te diré. Pasarlo por la batidora y el chino y cocer después, y muy ligeramente, algún pescado de más categoría. Se sirve con rebanadas de pan tostado –untadas con un poco de ajo, si te gusta- y con una salsa que se llama rouille que, básicamente, significa óxido ;) y que muchas veces la peña se despacha untada en pan y se deja la bullabesa ¿?

A mí esa manera me parece coñazo porque siempre quedan raspitas y cascarillas del pescado por el medio y te pasas la comida sacándote cositas de la boca.

Yo la hago así. Por favor pon atención al tipo de especias que lleva y verás cómo la alquimia del guiso es similar a la de la vida.

Primero me preparo un caldo de pescado con todo lo que tenga por la nevera, en este caso: cáscaras y cabezas de gamba que conservo de algún cebiche de camarón, media cabeza de rape y una cabeza de bacalao, todo ello congelado desde hace, quizá, un año ja, ja, ja, ja!! Caldo con agua, una hoja de laurel y si quieres una zanahoria y medio puerro.

En una olla grande rehogas una zanahoria, un poco de cebolla, uno o dos dientes de ajo y un par de tomates de lata. Cuando lo tienes le añades una cebolla de hinojo en trozos –de ahí el sabor anisado del plato, la madre de un amigo mío de BCN le ponía un chorro de absenta en lugar del hinojo y bueno: seguro que su bullabesa estaba mejor que la mía :)) un poco de tomillo, romero, azafrán, la cáscara de una naranja, pimienta, perejil y laurel si no lo has puesto al hacer el caldo. Si todas estas cosas las pones en polvo o en trocitos pequeños te evitas tener que sacarlas después.

Otro par de vueltas en el rehogado y le añades un par de vasos de vino blanco y el caldo de pescado que te entre en la olla. Cueces todo unos tres cuartos de hora a fuego suave.

Cuando lo tengas sacas los trozos grandes de romero, la cáscara de naranja –yo uso extracto de naranja orgánico y me quito los pesticidas y la cera de la cáscara- y le pasas bien la batidora. Obtendrás un caldo espesito que, si quieres, puedes colar por el chinito… no es imprescindible.

Lo vuelves a hervir y le añades algunos pescados de más categoría; yo tenía un bogavante de oferta y unos mejillones que tiré porque no me daban muy buena pinta. Cualquier pescado que no se deshaga te valdrá. Cuécelo todo muy ligeramente y a comer. A veces cuezo también unos fideos gorditos tipo fideua y en vez de echar el pan en la sopa me lo como mojado en la salsa del párrafo siguiente. Hoy me comí el pan con la salsa y me bebí la sopa sin fideos.

La rouille. Es una salsa espesa que suele acompañar la sopa. Para lo finos que son los franceses me parece una combinación extraña porque se trata de una salsa muy fuerte, en fin ellos sabrán.

Te agencias una patata mediana y que se deshaga bien, la asas o la cueces, la pelas y la trituras con aceite, un poco de tomate concentrado, agua y un poco de picante. No tenía tomate concentrado –no quería abrir la lata para dos cucharadas- y le puse un poco de harissa de tubo. Lo pasas todo por la batidora hasta que te quede una textura que te guste.

Ni que decir tiene que deberás añadir sal al gusto en todas estas cosas.

Llegaste hasta aquí sin saltarte nada del texto?? me extraña ;)

Ajo derse!

Está salado el patio. Menudo inicio de temporada.

La sra. Aguirre pide más policías el mismo día que quita maestros. ZP –de verdad que lo pienso y no he votado a esa gente en mi vida…  más bien haría por botarlos- que es el primer y único jefe de gobierno de izquierda que hemos tenido desde Juan Negrín, aliado con la derecha para consagrar el equilibrio de presupuestos en un país con la política social más pobre –paupérrima diría- de la UE a quince.

Me descojono. Mi profesora de gabacho echaba pestes de la SS francesa… hasta que se tuvo que agarrar una baja maternal cotizando como autónoma en MAD… ja, ja, ja, ja!! no se lo podía creer!!

Pues eso, que consagrar un déficit casi cero en un Estado como el nuestro es mantenernos a la cola de Europa en servicios ¿de verdad piensas que el presupuesto se va a cuadrar restando salarios de personal extra, eliminando obras, exposiciones, aeropuertos, carreras de coches, parques de atracciones… ad maiorem Dei gloriam!!?? ja!!

¿Te has preguntado alguna vez por qué hay que contratar asesores y personal extra en todas las administraciones y empresas públicas?

Mira, en el mejor de los casos –el peor es que sea el marido inútil de una concejala del ayuntamiento de tu pueblo o un cuñao alcohólico de un ministro y que tengas tú que lidiar con ellos- el político llega al cargo con una –como se dice ahora- agenda de trabajo que se suele repartir así: aproximadamente un treinta por ciento del trabajo, el esfuerzo y el presupuesto se van en el cumplimiento de las promesas electorales que resultaron prometedoras para los votantes –por ejemplo la ley de dependencia, las pensiones para la peña que cobra quinientos palos al mes y paga otros tantos de alquiler o cien de gastos de comunidad y el resto lo gasta en comer, también en los libros y el transporte de niños, de todos los colores, que viven en casas con poca pasta y todas esas fruslerías que le hacen a la gente la vida más fácil- y el resto se va en contar lo bien que lo he hecho y en que te preguntes: por qué no me reeliges.

Naturalmente eso con los mimbres de la Administración no se hace ni de coña. Pero ni de coña!! te tienes que agenciar, y pagar,  una estructura paralela que te permita acción política desde tu puesto, porque con los funcionatas no se puede contar, no me atrevo a, en público, posicionarme ni a favor ni en contra.

Así que, que a estas alturas me vengan a explicar lo molones que vamos a ser porque –desde la derecha- la pasta que vamos a ahorrar en coches, en representaciones de Albacete en Bruselas [tiene huevos la cosa] en publicaciones, en interinos de la educación o la sanidad la vamos a dedicar a acción social o –desde los de ZP- que es necesaria estabilidad presupuestaria que permita crear excedentes –verídico, se lo he escuchado a un paleto del PSOE estos días- que se puedan dedicar a acción social. Joder, si hay estabilidad presupuestaria no crearemos un puto excedente será lo comido por lo servido ¿a estos no les explicó nadie lo del déficit presupuestario como instrumento de acción política?

Hasta el propio Don Felipe, prócer de la izquierda, al parecer obnubilado por sus relaciones con el ingeniero Slim, se descuelga diciendo que para ser como los suecos primero hay que apretarse el cinturón ¡venga ya tío! qué más nos vamos a apretar?? ¿las espinillas? los suecos, además de ser millonarios y de pagar impuestos, igual que muchos de nosotros, como leones, llevan haciendo políticas deficitarias desde el año cincuenta y endeudándose a bajo precio con pasta de su país. Vete a decirle a los botines que paguen más impuestos o que financien a coste a la Administración. No sé si alguien se lo ha sugerido, pero si lo han hecho todavía se estarán deshuevando.

Terminemos ajo derse! Mañana voy de boda. Matrimonio casi de guerra; cincuentones recientemente –ella y él- en el desempleo de Telefónica. Cuarenta y cinco días en el bolsillo y búscate la vida. Hasta hace poco las prejubilaciones de esa empresa de golfos las pagábamos entre todos; como ahora no, a la puta calle sobre la marcha. Les daré pasta de regalo. Suerte chicos!!

Ajo derse! no, ajoblanco. Mi gazpacho favorito. Lo tenía en la cabeza desde que leí, en su día, el menú de la coronación de JC, entre otras cosas: ajoblanco y sopa de tortuga. No sé si lo he soñado. Mi amiga E dice que no es posible porque fue en invierno ¿? quizá lo soñé… desde luego lo de la sopa de tortuga, si fue verdad, hoy sería como para pedir la Republica del mismo viaje en el que hacemos la reforma de la Constitución.

Hace muchos años coincidí –en la mili- con un pibe de Granada que trajo un par de puñados de almendras de su casa y nos hizo un ajoblanco en el cuartel. No he podido resistirme desde entonces.

Fácil. El ajoblaco sólo tiene dos misterios: la calidad de la almendra y molerla muy fina.

Ya te he contado en otra ocasión que las almendras que gastamos en casa son casi silvestres. Incluso de un año para otro tienen un sabor excepcional –nada que ver con las que venden el súper- y además me las regalan peladas, menos que en la foto de abajo. No puedo pedir más.

Para aprox. un litro de ajo blanco puedes usar unos cien gr. o menos de almendras peladas, escaldadas y sin la piel marrón, uno o dos dientes de ajo –si son moraditos de Cuenca como los de la primera foto, mejor- como medio vaso de aceite de oliva fino. Para esta sopa me gusta más el aceite fino que el AOVE porque conserva mejor el sabor de la almendra e igual te digo con los ajos, mejor menos que más.

Además necesitas un poco de sal, lo que te guste de vinagre y un par de rebanadas de pan viejo –pero no duro- cuanto más blanco mejor.

Te agarras las almendras y las mueles los más fino posible. Un mortero de piedra te irá de perlas, mucho mejor que una trituradora eléctrica. Cien gramos de almendras son un poco más que un puñado.

Una vez que tengas la almendra molida la sacas y pones en el mortero uno o dos dientes de ajo y los machacas bien añadiendo un hilito de aceite como si estuvieras haciendo ajo ídem. Cuando empiece a ligar la salsa le vas añadiendo aceite y la almendra molida, majando bien. Obtendrás una especie de pasta entre mayonesa y plastilina :)) cuando termines, la disuelves con un poco de vinagre y le añades sal al gusto.

En este punto hay varias teorías. Puedes añadirle el pan en trocitos y pasarlo todo por la minipimer, con un poco de agua, para sacar un puré espeso que guardas en la nevera. Cuando lo vayas a servir pones una o dos cucharadas soperas en un plato hondo y le añades agua fría. Vueltas, vueltas, vueltas, con la cuchara y para el body.

Puedes, también, meterlo todo en cacharro grande con el agua y los trozos de pan, pasarle bien la batidora, colarlo –no es necesario si has molido bien la almendra- y guardarlo en la nevera como si fuera horchata.

El ajoblanco se suele beber acompañado de unas uvas o de trocitos de melón. Ya me contarás qué. Cuéntame, también, cómo te quedó el brazo de las almendras… ja, ja, ja, ja!!

Te cuento una curiosidad. Si a mitad de camino te arrepientes del ajo y tienes la almendra molida puedes hacer orgeat que es el equivalente francés a la horchata, de hecho en francés –sorprendentemente- orgeat suena similar a horchata sin la la última a ;) En realidad la horchata gabacha se hacía con cebada orge y azúcar, pero ahora es un sirope de almendra de esos que le gusta tanto a estos… tipo peppermin, granadina o cassis.

Si te rajas, sustituye todo, menos la almendra y el agua, por la cantidad de azúcar que te convenga y lo guardas en la nevera hasta que esté bien frío.

Bss :))

actualización: ay!! me dice una amiga que la etimología de horchata también se traduce por “hecho de cebada”  será así, quizá por eso suena parecido… te cambio la curiosidad, en gabacho tener sangre de horchata se dice tener sangre de nabo… ja, ja, ja, ja!! muchas gracias por la info!!

actualización 2: haz click aquí