Archivo de la categoría: salsas

Tomates verdes fritos

Pues vaya día de los Santos!! Hemos hablado de todo menos de muertos. Ahora están dando una última hora en la radio y dicen que en Grecia han destituido a toda la cúpula militar ¿? carajo!! Convocan un referéndum y se despachan a todos los milicos, raro ¿no? ¿tendrán también allí DA?

Supongo que será un bulo porque lo estoy buscando en la prensa habitual y no lo encuentro, pero no lo he soñado; a lo mejor antes de que termine de escribir lo vuelven a decir… mañana se sabrá si ha pasado o no.

actualización: a las 22:01 lo han vuelto a decir en RNE, efectivamente han relevado a toda la cúpula militar: El País, El Mundo, La Vanguardia, Clarín, Le Monde y el New York Times no dicen nada de nada ¿? igual es a mí al único que le llama la atención; qué estarían preparando para que se los zumben a todos de una?? dice una diputada griega, que está hablando ahora, que ya estaba previsto el relevo desde la semana pasada, ja, ja, ja, ja, ja!!

La verdad es que tengo tendencia a no creer en la inocencia de nadie –que no sea mi hijo-  y menos en la de los gobernantes. Pero claro, que se líe  la troca cuando a uno se le ocurre plantear que hay que consultar a la peña si le parecen las cosas bien, como poco, es para preocuparse ¿no? y dice Sarkozy que es legítimo consultar al pueblo pero que el acuerdo es el acuerdo –el titular de Le Monde dice textualmente… Referéndum griego: el Elíseo consternado- menudo caradura.

A saber a qué trato habían llegado con los bancos para que aceptaran una quita del 50% ¿te piensas que eso se lo van a dar por la cara?¿has leído en algún sitio el texto completo del acuerdo?

Insisto en que no te puedes fiar una cala de nadie, pero hombre/mujer  que los socios –españoles incluidos- se ponga de manos porque quieran preguntarle a la gente, y sin saber qué coño quieren preguntarles –supongo que lo que no quieren que se llegue a una situación como la de los islandeses y que si tienen que ir al garete todos los bancos, sobre todo si son alemanes y franceses… chicos ya os pagaremos cuando podamos, que se vayan- da qué pensar.

Si después del día 20 de noviembre me tienen que limpiar paga extra y media y subirme el IVA seis o siete puntos, me gustaría que me consultaran, joer! había vida antes de la UE?? y además de consultarme  – o no, porque también han modificado la Constitución y se han pasado por el forro la opinión de nosostros, el pueblo–  lo que de verdad me gustaría saber es cuánto van a poner Bankia y Banesto –mis fiadores habituales- en la quita de mi paga extra ¿también me van a perdonar un par de cuotas de hipoteca? Para llorar.

Pero para llorar de verdad: Tomates verdes fritos, esa sí que es una buena peli. Terminas exhausto de tanto gimoteo y sorbidos de nariz. Cocina y sentimientos :))

Pues tenía estos tomatitos perdidos por las matas y me los he pegado fritos esta noche. No es muy difícil.

Cortas los tomates en rodajas gorditas. Yo, como tengo muchos, tiro las puntas de los tomates, si andas escasa de materia prima pues los aprovechas más.

Los colocas en una rejilla y los salas por las dos caras. Los dejas en reposo como una hora para que pierdan agua y pierden, pierden, mira…

Se rebozan en harina, huevo y después en una mezcla de harina de maíz y pan rallado con un poquito de pimienta.

Fritos en aceite caliente y con alguna salsita que te guste. Yo me los he apretado –como de verdad nos quiten una paga extra, eso sí que va a ser un buen apretón- con un poco de mahonesa de sobre y una pizca de harissa.

Excelentes!!

 

Anuncios

Ahora sí que sí…

… se terminó lo que se daba; las pobres tomateras, como claramente puedes intuir de su aspecto, no dan más de sí.

Algunas guindillas vascas. Poco a poco, pero al final tengo un frasco hasta arriba en vinagre :)

Y es una lástima porque, como los humanos, justo te mueres cuando mejores frutos estás dando, no te lo digo en broma… mira,

No sabes qué hacer con tanto tomate, si tuviera ganas de escaldar y pelar los haría en conserva pero a setenta céntimos el bote de tomate entero pelado –que seguro que son mejores que los míos- como que no. Los iré regalando o gastando en ensaladas, tampoco son la gran vaina.

Empieza, eso sí, la temporada de los tupinambos –aguaturmas, ja, ja, ja, ja!!! a ver si este año aclaro un poco los tubérculos porque van a terminar durmiendo conmigo ;)

… y este año la novedad son cuatro o cinco granadas como una mandarina de grandes, en un par de semanas veremos qué tienen dentro.

De momento los tomates han ido para hacer salmorejo.

Hace un par de semanas hicimos una fiesta en casa. Paella para quince que-ma-dí-si-ma. Menos mal que la gente no hizo caso a la consigna de no traer nada porque terminaron comiendo salmorejo mojado con pan… sí, sí… pan con pan, comida de … pero al que se le quemó el arroz fue a mí.

Hasta vergüenza me da contar la receta del salmorejo: tomate, pan duro –si puede ser candeal, mejor- sal, aceite, vinagre y un par de dientes de ajo. Todo pasado por batidora y después por el chino. Tiene que quedar un puré espeso así que, según como sean los tomates, a lo mejor no necesitas ni echarle agua. Así está hecho hoy.

La guarnición: jamón frito y huevo duro.

Suerte!

La alquimia de la vida, bouillabaisse et rouille

El otro día, de sobremesa, nos enzarzamos en una discusión sobre una amiga mía que a los cincuenta decidió –y consiguió- quedarse embarazada de su primera –y espero que única- hija. M es una soltera impenitente. Hace tiempo que perdí el contacto con ella y desconozco los avatares de su vida sentimental pero me da la sensación de que el adjetivo no le va mal. Vive mejor sola que, quizá, mal acompañada ¿?

El caso es que la buena de M un día sintió la llamada de la maternidad y en vez de darse un buen revolcón, decidió darle un buen repasito a sus ahorros a base de estimulación de sus ovarios, extracción de ovocitos, fecundación in vitro con gametos masculinos de biblioteca, implantación de óvulos fecundados, nueve meses y palante. Cincuenta tacos cumplirá el próximo octubre pero está de muy buen ver, supongo que cualquiera de su colegas –yo incluso- le hubiera hecho el servicio por poca o ninguna pasta.

Recuperamos, momentáneamente,  las relaciones a través de una amiga común y verdaderamente la nena –A- que ha tenido es una maravilla. Yo, a menudo, echo cuentas de los años que tendré y la situación en la que estaré cuando termine de pagar la p*t* hipoteca y cuando veo estas cosas no puedo por menos que echarle cuentas –para mis adentros- de los que tendrá ella cuando termine por sacar adelante a la bonita A. Definitivamente me parece una pésima idea; pero no soy yo quién para juzgar, que bastante tengo con lo mío.

Pues estábamos de palique en esos términos con una gente experta en discapacidades, sobre todo en las que tienen que ver con herencias genéticas, y que estaban básicamente de acuerdo en las implicaciones sociales del cuento de dos párrafos más arriba y en desacuerdo con que inseminarse con nata de un fulano que es un gilipollas integral no trajera ninguna consecuencia futura para A como que fuera otra gilipollas igual que su padre biológico –o que su madre.

La tía que decía eso ponía como ejemplo a un man que –parece ser- está como un queso –joder el marido le echaba unas miradas de las que matan- que es ingeniero –menuda cosa-  de buenas notas y buen curro pero que, además, es tonto del culo y si se tiene un hijo con ese tío el hijo será igual de tonto del culo que su padre ¿?

El marido, menos con la descripción del supuesto donante, estaba básicamente de acuerdo: hay ciertas disposiciones genéticas que son heredadas… la inmensa mayoría de las patológicas pero también hay otras que sin ser patologías se heredan como, por ejemplo, la predisposición a ser idiota social.

Desde el otro lado de la mesa les decíamos que el hecho de que tu padre sea tonto en su comportamiento habitual no te predispone a ti en absoluto a serlo, salvo que te críes con él y con sus colegas y veas normal comportarte como ellos; es decir que A tiene nulas posibilidades de ser una idiota social como su padre porque jamás le verá hacer idioteces… en todo caso será idiota como su madre.

Además les advertíamos de que el terreno que estaban pisando, ellos son gente de  compromiso de izquierda, con cierta ligazón con la peña del 15 M, ecologistas, concienciados con lo social, etc. era una zona muy pantanosa y que a la larga llevaba a justificar desmanes de dimensiones bíblicas porque en el sustrato de ese pantano está la teoría de la semilla del mal.

Voy a hablar con la boca pequeña porque, cuando he buscado documentación antes de escribir el post, no he encontrado cosas que pensaba que tenía –y seguro que tengo pero vete tú a saber dónde.

Hace años, en los ochenta del XX, andaba como loco por hacerme con una copia del libro de estilo de El País que era un documento casi de uso interno e inencontrable –la primera edición es del 77 y la segunda del 80- al final, a través de la primera secre que tuve, me dejaron una fotocopia del que usaba un colega suyo que trabajaba allí.

Lo leí y me llamaron la atención dos cosas… esta primera con la boca pequeña porque no he encontrado la prueba: estaba terminantemente prohibido difundir noticias sobre estudios científicos que justificaran la homosexualidad como fruto de características intrínsecas –originales- de la persona que explican comportamientos futuros y una segunda que sigue existiendo –lo de la homosexualidad no está- al menos en una edición de septiembre de 1990, y es que El País no difunde noticias sobre boxeo a no ser que sea para denigrar esa actividad o para mostrar las consecuencias nefastas que puede tener. No sé si lo siguen haciendo porque le presto poca atención a esa sección, pero me sonroja pensar la cantidad de combates de boxeo que daba Canal plus en codificado :((

Ahora, cada lunes y cada martes puedes leer en todas partes –El País incluido- papers, investigaciones, declaraciones que –con gran aplauso de la parte activa del movimiento gay- justifican que características internas de las personas las predispone a tener relaciones sexuales con gente de su mismo sexo.

Error!! la semilla del mal!! les decía yo a estos; mantener esa postura es poner los medios para justificar en un futuro cualquier barbaridad.

Si ciertas características futuras, no patológicas sino socialmente indeseadas, de las personas se pueden identificar desde antes del nacimiento precisamente porque o son herencia de los padres o están en el –vamos a decir- ADN casual de la futura persona, se nos abre la puerta para eliminar –o potenciar- grupos enteros de población por la mera sospecha –y a veces certeza científica- de que serán malos o buenos en el futuro.

La ciencia no es inocente, en cuanto la decisión política esté tomada se pagarán mil estudios que demuestren que el jamón ibérico no tiene colesterol –éste existe y es reciente- el tabaco rubio da pero el negro no –esto lo decía un suelto del ABC de los años 50 del XX que me encontré en un periódico que tenía mi abuela como forro del cajón de una mesilla que restauré hace años- o –más peligroso- los judíos o los gays son malos aunque la última vez que vieran a su madre fuera cinco minutos después de salir por el agujero, eso lo decían los nazis do you remember!! y lo  justificaban, políticamente, con los famosos Протоколы сионских мудрецов –Los protocolos de los sabios de Sión, lamentablemente un documento ruso-  a los que siguieron un millón de estudios científicos que justificaban la maldad intrínseca de la raza judía.

La cosa no es de hace años ¿Has visto Iside Job? la distribuye Sony y se ha llevado un premio Óscar al mejor documental de este año así que la cosa no tiene muchas sospechas de ser fruto de un –o una- conspiranoico. La cosa va de por qué estamos metidos en el agujero de pelas en el que estamos y es una perorata –un poco más seria que los documentales de Michael Moore- sobre los gañanes que se forraron a costa del resto de los mortales.

Te digo que una perorata porque tampoco ofrece ninguna alternativa ni da solución alguna al problema –quizá por eso tiene un Óscar y la distribuye Sony- pero al final la cosa se pone bastante interesante. Resulta que hasta el más gualdrapa de todos los que nos han llevado a la ruina tenía en el cajón un informe del científico económico del momento que justificaba todos y cada de sus pasos en base a esas opiniones, y lo cojonudo del caso es que los encargados de supervisar a los malos también tenían uno que decía por qué no tenían que supervisarlos, ja, ja, ja, ja, ja!!!

La vida es una puta alquimia como la bullabesa o, si me dejas, la vida es una bullabesa. Decía la madre del orco que la bouillabaise era el plato que más le gustaba, como nos queríamos mucho lo que decía, en realidad, era que era el plato que mejor me salía. Verdad era y es.

Hace un tiempo hablé de los guisos que me gustaban más y menos. Se me olvidó que la bullabesa es de los que más me gustan. Como las  tripas a la moda de Caen –las tripas ahora –  tampoco la he probado nunca en Marsella. Lo más cerca que estuve de la bulla fue en las 7 portes de BCN y se la hubiera tirado por encima al camarero, porque además de estar fatal me parece que nos soplaron cuarenta euros por cabeza.

La bullabesa o bouillabaise o bouille-à-baisse que viene del provenzal bouiabaisso, sin que los gabachos sepan muy bien qué significa la segunda parte de la palabra, no deja de ser un guisito de pescado similar al suquet de peix pero que, como la vida, tiene una alquimia especial, difícil, como la vida.

Como te puedes imaginar casi que en cada casa hay una receta. Pero todas tienen una cosa en común y es que la bullabesa sabe a anís :)

No es un plato barato pero vaya, de vez en cuando bien se merecen los cuerpos un homenaje.

Hay varias maneras de ejecución; la habitual es cocer en agua, vino y  despojos de pescado con verdura –después de haberlo rehogado todo- y especias. Sacar todas las espinas grandes y algunos estorbos que luego te diré. Pasarlo por la batidora y el chino y cocer después, y muy ligeramente, algún pescado de más categoría. Se sirve con rebanadas de pan tostado –untadas con un poco de ajo, si te gusta- y con una salsa que se llama rouille que, básicamente, significa óxido ;) y que muchas veces la peña se despacha untada en pan y se deja la bullabesa ¿?

A mí esa manera me parece coñazo porque siempre quedan raspitas y cascarillas del pescado por el medio y te pasas la comida sacándote cositas de la boca.

Yo la hago así. Por favor pon atención al tipo de especias que lleva y verás cómo la alquimia del guiso es similar a la de la vida.

Primero me preparo un caldo de pescado con todo lo que tenga por la nevera, en este caso: cáscaras y cabezas de gamba que conservo de algún cebiche de camarón, media cabeza de rape y una cabeza de bacalao, todo ello congelado desde hace, quizá, un año ja, ja, ja, ja!! Caldo con agua, una hoja de laurel y si quieres una zanahoria y medio puerro.

En una olla grande rehogas una zanahoria, un poco de cebolla, uno o dos dientes de ajo y un par de tomates de lata. Cuando lo tienes le añades una cebolla de hinojo en trozos –de ahí el sabor anisado del plato, la madre de un amigo mío de BCN le ponía un chorro de absenta en lugar del hinojo y bueno: seguro que su bullabesa estaba mejor que la mía :)) un poco de tomillo, romero, azafrán, la cáscara de una naranja, pimienta, perejil y laurel si no lo has puesto al hacer el caldo. Si todas estas cosas las pones en polvo o en trocitos pequeños te evitas tener que sacarlas después.

Otro par de vueltas en el rehogado y le añades un par de vasos de vino blanco y el caldo de pescado que te entre en la olla. Cueces todo unos tres cuartos de hora a fuego suave.

Cuando lo tengas sacas los trozos grandes de romero, la cáscara de naranja –yo uso extracto de naranja orgánico y me quito los pesticidas y la cera de la cáscara- y le pasas bien la batidora. Obtendrás un caldo espesito que, si quieres, puedes colar por el chinito… no es imprescindible.

Lo vuelves a hervir y le añades algunos pescados de más categoría; yo tenía un bogavante de oferta y unos mejillones que tiré porque no me daban muy buena pinta. Cualquier pescado que no se deshaga te valdrá. Cuécelo todo muy ligeramente y a comer. A veces cuezo también unos fideos gorditos tipo fideua y en vez de echar el pan en la sopa me lo como mojado en la salsa del párrafo siguiente. Hoy me comí el pan con la salsa y me bebí la sopa sin fideos.

La rouille. Es una salsa espesa que suele acompañar la sopa. Para lo finos que son los franceses me parece una combinación extraña porque se trata de una salsa muy fuerte, en fin ellos sabrán.

Te agencias una patata mediana y que se deshaga bien, la asas o la cueces, la pelas y la trituras con aceite, un poco de tomate concentrado, agua y un poco de picante. No tenía tomate concentrado –no quería abrir la lata para dos cucharadas- y le puse un poco de harissa de tubo. Lo pasas todo por la batidora hasta que te quede una textura que te guste.

Ni que decir tiene que deberás añadir sal al gusto en todas estas cosas.

Llegaste hasta aquí sin saltarte nada del texto?? me extraña ;)

Ajo derse!

Está salado el patio. Menudo inicio de temporada.

La sra. Aguirre pide más policías el mismo día que quita maestros. ZP –de verdad que lo pienso y no he votado a esa gente en mi vida…  más bien haría por botarlos- que es el primer y único jefe de gobierno de izquierda que hemos tenido desde Juan Negrín, aliado con la derecha para consagrar el equilibrio de presupuestos en un país con la política social más pobre –paupérrima diría- de la UE a quince.

Me descojono. Mi profesora de gabacho echaba pestes de la SS francesa… hasta que se tuvo que agarrar una baja maternal cotizando como autónoma en MAD… ja, ja, ja, ja!! no se lo podía creer!!

Pues eso, que consagrar un déficit casi cero en un Estado como el nuestro es mantenernos a la cola de Europa en servicios ¿de verdad piensas que el presupuesto se va a cuadrar restando salarios de personal extra, eliminando obras, exposiciones, aeropuertos, carreras de coches, parques de atracciones… ad maiorem Dei gloriam!!?? ja!!

¿Te has preguntado alguna vez por qué hay que contratar asesores y personal extra en todas las administraciones y empresas públicas?

Mira, en el mejor de los casos –el peor es que sea el marido inútil de una concejala del ayuntamiento de tu pueblo o un cuñao alcohólico de un ministro y que tengas tú que lidiar con ellos- el político llega al cargo con una –como se dice ahora- agenda de trabajo que se suele repartir así: aproximadamente un treinta por ciento del trabajo, el esfuerzo y el presupuesto se van en el cumplimiento de las promesas electorales que resultaron prometedoras para los votantes –por ejemplo la ley de dependencia, las pensiones para la peña que cobra quinientos palos al mes y paga otros tantos de alquiler o cien de gastos de comunidad y el resto lo gasta en comer, también en los libros y el transporte de niños, de todos los colores, que viven en casas con poca pasta y todas esas fruslerías que le hacen a la gente la vida más fácil- y el resto se va en contar lo bien que lo he hecho y en que te preguntes: por qué no me reeliges.

Naturalmente eso con los mimbres de la Administración no se hace ni de coña. Pero ni de coña!! te tienes que agenciar, y pagar,  una estructura paralela que te permita acción política desde tu puesto, porque con los funcionatas no se puede contar, no me atrevo a, en público, posicionarme ni a favor ni en contra.

Así que, que a estas alturas me vengan a explicar lo molones que vamos a ser porque –desde la derecha- la pasta que vamos a ahorrar en coches, en representaciones de Albacete en Bruselas [tiene huevos la cosa] en publicaciones, en interinos de la educación o la sanidad la vamos a dedicar a acción social o –desde los de ZP- que es necesaria estabilidad presupuestaria que permita crear excedentes –verídico, se lo he escuchado a un paleto del PSOE estos días- que se puedan dedicar a acción social. Joder, si hay estabilidad presupuestaria no crearemos un puto excedente será lo comido por lo servido ¿a estos no les explicó nadie lo del déficit presupuestario como instrumento de acción política?

Hasta el propio Don Felipe, prócer de la izquierda, al parecer obnubilado por sus relaciones con el ingeniero Slim, se descuelga diciendo que para ser como los suecos primero hay que apretarse el cinturón ¡venga ya tío! qué más nos vamos a apretar?? ¿las espinillas? los suecos, además de ser millonarios y de pagar impuestos, igual que muchos de nosotros, como leones, llevan haciendo políticas deficitarias desde el año cincuenta y endeudándose a bajo precio con pasta de su país. Vete a decirle a los botines que paguen más impuestos o que financien a coste a la Administración. No sé si alguien se lo ha sugerido, pero si lo han hecho todavía se estarán deshuevando.

Terminemos ajo derse! Mañana voy de boda. Matrimonio casi de guerra; cincuentones recientemente –ella y él- en el desempleo de Telefónica. Cuarenta y cinco días en el bolsillo y búscate la vida. Hasta hace poco las prejubilaciones de esa empresa de golfos las pagábamos entre todos; como ahora no, a la puta calle sobre la marcha. Les daré pasta de regalo. Suerte chicos!!

Ajo derse! no, ajoblanco. Mi gazpacho favorito. Lo tenía en la cabeza desde que leí, en su día, el menú de la coronación de JC, entre otras cosas: ajoblanco y sopa de tortuga. No sé si lo he soñado. Mi amiga E dice que no es posible porque fue en invierno ¿? quizá lo soñé… desde luego lo de la sopa de tortuga, si fue verdad, hoy sería como para pedir la Republica del mismo viaje en el que hacemos la reforma de la Constitución.

Hace muchos años coincidí –en la mili- con un pibe de Granada que trajo un par de puñados de almendras de su casa y nos hizo un ajoblanco en el cuartel. No he podido resistirme desde entonces.

Fácil. El ajoblaco sólo tiene dos misterios: la calidad de la almendra y molerla muy fina.

Ya te he contado en otra ocasión que las almendras que gastamos en casa son casi silvestres. Incluso de un año para otro tienen un sabor excepcional –nada que ver con las que venden el súper- y además me las regalan peladas, menos que en la foto de abajo. No puedo pedir más.

Para aprox. un litro de ajo blanco puedes usar unos cien gr. o menos de almendras peladas, escaldadas y sin la piel marrón, uno o dos dientes de ajo –si son moraditos de Cuenca como los de la primera foto, mejor- como medio vaso de aceite de oliva fino. Para esta sopa me gusta más el aceite fino que el AOVE porque conserva mejor el sabor de la almendra e igual te digo con los ajos, mejor menos que más.

Además necesitas un poco de sal, lo que te guste de vinagre y un par de rebanadas de pan viejo –pero no duro- cuanto más blanco mejor.

Te agarras las almendras y las mueles los más fino posible. Un mortero de piedra te irá de perlas, mucho mejor que una trituradora eléctrica. Cien gramos de almendras son un poco más que un puñado.

Una vez que tengas la almendra molida la sacas y pones en el mortero uno o dos dientes de ajo y los machacas bien añadiendo un hilito de aceite como si estuvieras haciendo ajo ídem. Cuando empiece a ligar la salsa le vas añadiendo aceite y la almendra molida, majando bien. Obtendrás una especie de pasta entre mayonesa y plastilina :)) cuando termines, la disuelves con un poco de vinagre y le añades sal al gusto.

En este punto hay varias teorías. Puedes añadirle el pan en trocitos y pasarlo todo por la minipimer, con un poco de agua, para sacar un puré espeso que guardas en la nevera. Cuando lo vayas a servir pones una o dos cucharadas soperas en un plato hondo y le añades agua fría. Vueltas, vueltas, vueltas, con la cuchara y para el body.

Puedes, también, meterlo todo en cacharro grande con el agua y los trozos de pan, pasarle bien la batidora, colarlo –no es necesario si has molido bien la almendra- y guardarlo en la nevera como si fuera horchata.

El ajoblanco se suele beber acompañado de unas uvas o de trocitos de melón. Ya me contarás qué. Cuéntame, también, cómo te quedó el brazo de las almendras… ja, ja, ja, ja!!

Te cuento una curiosidad. Si a mitad de camino te arrepientes del ajo y tienes la almendra molida puedes hacer orgeat que es el equivalente francés a la horchata, de hecho en francés –sorprendentemente- orgeat suena similar a horchata sin la la última a ;) En realidad la horchata gabacha se hacía con cebada orge y azúcar, pero ahora es un sirope de almendra de esos que le gusta tanto a estos… tipo peppermin, granadina o cassis.

Si te rajas, sustituye todo, menos la almendra y el agua, por la cantidad de azúcar que te convenga y lo guardas en la nevera hasta que esté bien frío.

Bss :))

actualización: ay!! me dice una amiga que la etimología de horchata también se traduce por “hecho de cebada”  será así, quizá por eso suena parecido… te cambio la curiosidad, en gabacho tener sangre de horchata se dice tener sangre de nabo… ja, ja, ja, ja!! muchas gracias por la info!!

actualización 2: haz click aquí

Too old to rock and roll and other stories

Llevaba mucho tiempo queriendo aprender a hacer la salsa brava como se hacía antes en MAD: sin tomate.

Sí, la verdad es que esa salsa siempre se ha hecho aquí sin tomate. Ahora ni la encuentras hecha en casa… la mayor parte de los bares la compran de garrafón en Makro y la de los más afamados en bravas… puff!! pues no sé qué decirte, pero no me saben igual que antaño. El tiempo lo cubre todo de un suave velo, hasta los sabores.

Mi hermano todavía se acuerda de unos macarrones con tomate que se comió, en el pueblo de Sara Carbonero, unas navidades que iba de paquete en un camión averiado –que traía canales de cordero de extranjis a MAD- qué tendrían aquellos benditos macarrones?? hambre, un suave velo de tiempo y aventura… quizá; se lo preguntaré cuando le vea.

Yo todavía me acuerdo del sabor de las bravas del Areitio o Aretio en Cuatro Caminos entre Dr. Santero y la puerta de las cocheras de la EMT –he hecho un par de llamadas para documentarme bien- y nadie se acuerda del nombre justo del bar- too old to rock and roll, que por cierto en En tierra hostil lo traducen como pasarlo bien ;) obviamente no too old.

Pues aquellas bravas nos las comíamos después de salir del cine, por ejemplo, Europa o de una tarde en los billares Cristal –algún día tengo que aprender a jugar al billar francés- y en la calle había chavales que voceaban la “Z, deportiva de hoy… con los resultados de los partidos…!!! que era una hoja de papel que se imprimía en cuanto estaba el resultado del último partido –solía faltar el del Las Palmas, si jugaba en casa- y servía para mirar la quiniela, podía valer una o dos pesetas.

¿Crees que estoy hablando de 1950? no soy tan viejo. Quizá no hubiera muerto el sr. Francisco Franco, pero no le quedaba mucho; nosotros despachando cerveza con bravas –con salsa servida en botellas de Larios recicladas- y los chicos voceando la Z… en estos tiempos hubiera ido a la cárcel y mi hijo a un reformatorio :))

Recuerdo mucho aquel sabor y lo llevo buscando años. Si te vas a comprar un frasco de salsa brava a tu híper de referencia, lo vas a encontrar casi siempre con una composición de hortalizas variadas –se refieren a cebolla, zanahoria, ajo y alguna otra mierda- con algún espesante tipo E-415, goma santana [sic] y un colorante de la serie E-120, cochinilla, aunque es más frecuente el 124 que también se llama rojo Ponceau, que es bastante más barato ;) y que como colorante para jabones es una mierda pero para algún gazpacho de principio de temporada, en fin…

 

… cuando me pongo a hacer trampas, es que la clavo, joder!!!

Si pasas por aquí de nuevas –buscando la receta de la salsa brava- pensarás que de qué va éste; si eres visitante frecuente ya te habrás dado cuenta de que pego la hebra con cualquier cosa, de cualquier cosa y con cualquiera :) soy así!

Debajo de mi curro hay un bar que se llama “La Felicidad” buena gente, le hacen honor al nombre.

Ayer por la tarde terminé de leer Bajo diez banderas, pasa ratos de tardes de verano. Cuenta una epopeya de barcos en la II Guerra Mundial y termina alabando el trabajo de los cocineros de los submarinos que daban de comer a trescientos en una cocina de setenta centímetros de ancho. El año pasado en Cherburgo estuve viendo la cocina de Le Redoutable, no más de un metro de ancha y cocían pan dos veces al día. Te puedo asegurar que el cocinero de “La Felicidad” no le tiene nada que envidiar a ninguno de submarino.

Como pego tanto la hebra con él sobre recetas, pensé: voy a preguntarle a este hombre a ver si se sabe la receta de la salsa. Es muy madrileño… aquí aceptamos a todos, incluso a polakos de segunda convocatoria como yo y a los extremeños como él, le expliqué lo de más arriba… –mira chaval, yo he currao veinticinco años en Casa Benito en la Glorieta de la Iglesia y te puedo hacer salsa brava con los ojos cerrados –pues pa la puta mierda que pones con las patatas, te podías esmerar!! jodeeeé!! es que tengo la cocina [ja, ja, ja, ja!!!]  muy pequeña –submarinista- pero yo si quisiera lo hacía todo aquí… pues menudo soy!!! submarinista, el tipo debe dar ciento cincuenta comidas y el doble de desayunos y aperitivos; insisto, si ves la cocina te descojonas.

Así que nos pusimos a darle un repaso a todos los bares del barrio desde 1970 hasta hoy. Conste que yo iba –mi hijo, hoy, no va conmigo- de cortos –no me refiero a pantalones, sino a vasos de cerveza- con mi viejo y con los hijos de los amigos de mi viejo –todos bebíamos lo mismo- y tengo una memoria –hoy por hoy, puff!! casi fotográfica, por lo que le di un repasito al cocinero de “La Felicidad” en bares y podría haberlo hecho en todos los putos cines que había desde la Plaza de Castilla –por Bravo Murillo- hasta la Glorieta de Bilbao, incluidos los de las calles adyacentes –no me retes ;)

Pues el cabrón estaba dando las mismas vueltas que estoy dando yo para decirme la receta – la vraie re7– de la salsa brava de los h*ev*s!!

Se tuvo que bajar del carro cuando se dio cuenta –por mis credenciales- de que tenía y tengo derecho a esa información y, a base de darle leña, cantó el mono.

Para un litro de salsa te tienes que agenciar uno o dos pimientos rojos o verdes, tres o cuatro dientes de ajo, un par de guindillas secas, algo más de media barra de pan –tipo pistola- pimentón dulce –por Dios no me uses pimentón picante- sal, vinagre y aceite.

Por un lado fríes las rebanadas de pan y las escurres bien. En un poco de aceite fríes cebolla, ajo y pimiento en trozos. Problemas: esos ingredientes van de punta a punta en los tiempos de fritura así que tendrás unos quemados y los otros a medio hacer. Tú misma. A mí gusta el gusto del ajo quemado así que di por bien empleado el error de novato.

El día de antes remojas las guindillas y les raspas la carne. Cuando tengas todo frito le añades la carne de las guindillas y le das un par de vueltas. La parte más delicada del asunto es el pimentón. Si pasas del rojo Ponceau –en el envase dice: colorante artificial para productos alimentarios, utilización limitada- el rojo de la salsa –nunca ha sido roja, era naranja- te viene del pimentón. Mal asunto.

El pimentón se oscurece con la fritura y como se te queme ya puedes tirarlo todo. La salsa siempre ha sido naranja, Patxi, te pasas conmigo cuando me dices que le falta color. La solución del submarinista es refreír el pimentón con las rebanadas de pan fritas dentro de la sartén. Mi dispiace, pero si se hace así hay parte del pimentón que se queda crudo y eso no puede ser bueno para la salud :))

Lo hagas como lo hagas tienes que freír el pimentón y eso te va a quitar rojo… salvo que –anatema- le añadas tomate… o E-124 je, je, je!!

Pues cuando lo tengas todo lo pasas por la minipimer y le añades agua, un poco de vinagre, la sal que le haga falta. Cuando lo tengas en el sabor y consistencia que te guste lo pasas todo por un chino y listo. Comme ça…

Tres cosas para terminar

1)  probablemente te interese comer esta salsa con patatas: patatas bravas; se decía y se dice que las papas bravas de cuecen primero y después se fríen. Es mentira. El caso es que el tamaño y la forma de las patatas tal como se comen en MAD hace que tarden mucho en hacerse –para quedar hechas por dentro y crujientes por fuera- así el que tenía que poner cien raciones en una tarde primero las cocía un poco en aceite y después las dejaba amontonadas –a poder ser contra el escaparate del bar para que se viera el montón- hasta que tenía que sacarlas; entonces les daba otra vuelta con la freidora a todo volumen para tostarlas y botella de Larios por encima… ¿sabes por qué? porque cuando las botellas no eran irrellenables las de ginebra eran las que tenían la boca más ancha y como en MAD se bebía poco la Gordon’s  ;) pues Larios.

2) por supuesto que le llevé a mi primo Patxi un frasco de salsa brava con su receta y mis manos; su crítica: falta color, está poco picante, sosa, sabe mucho a ajo frito, de textura bien. Conozco poco al tío –más allá de trato cordial en el bar y de verle como funciona en su curro- pero me da la sensación que si sólo me dijo eso, es que la salsa está de puta madre. Eso sí, cada vez que bajo a tomar algo con alguien, el aperitivo son patatas con salsa brava… y –la ha hecho él –o sea, yo- joer, es que le tienes que poner más color y un poco más picante y está sosa, de textura te ha salido bastante bien… un tío grande el tío Patxi me cae muy bien, a ver si se le acaba pronto el frasco ja, ja, ja, ja!!

3) Too old to rock and roll: too young to die! es el título de un disco/canción, seguro que lo conoces

la traducción a un castellano potable no es, a mi juicio, sencilla. Seguro que pasa por aquí alguien que le va a poner luz al asunto… la fácil ya la lees: demasiado viejo para el r&r: demasiado joven para morir! si hacemos caso al traductor de la Bigelow sería: demasiado viejo para pasarlo bien… etc… o también –el orco, bendita niñez, 91/100 en el examen PET, vaya mierda de nombre, con acento de Joe Strummer porque sólo practicamos traduciendo canciones de los Clash, dixitnunca se es demasiado viejo [fin de la traducción] quizá ha estado escuchando a Jethro Tull a escondidas???

¿con cuál te quedas?

bss

All i pebre de anguila

Mi hijo es el rey de las clasificaciones. Se pasa el día preguntando: ¿papi, cuál es tu película favorita? ¿y tu grupo favorito? ayer me preguntó ¿cuál es la vez que te has caído y te has hecho más daño? la leche, qué tío!!

También me pregunta a menudo por la comida: mi postre, mi pescado o mi plato favoritos ¿? ni idea! casi nunca puedo contestarle, no tengo pasionísima por la comida, como casi de todo y casi todo me gusta o, mejor, no me disgusta. Por supuesto hay cosas que prefiero evitar: los dulces muy intensos no me placen en demasía, el regusto a almendra amarga, los quesos tipo gorgonzola o torta del casar tampoco me ponen mucho. En fin, ecléctico en el paladar.

Tampoco los sabores de la cocina china –la cocina china que conozco- me gustan demasiado y eso que, con la francesa y la vasca, debe de ser la mejor cocina del mundo ¿? Sin embargo,  si tuviera que elegir un sabor entre todos los que conozco, seguro que me quedaba con la combinación de pimentón y ajo fritos. Soy así de simplón… un buen pimentón de Murcia y un ajo de Cuenca me dejan más que satisfecho.

A la salsa combinación de esos ingredientes, con agua y pan duro, le dicen en Valencia all i pebre: ajo y pimentón o ajo y pimienta, del latín piper-eris: pimienta. También le dicen pebre a una salsa chilena que tiene cilantro y guindilla. Ni idea, nunca la probé.

Y si me preguntas por un pescado que me guste mucho pues te diría dos: el bacalao seco y la anguila. La anguila me gusta de todas las formas posibles, sobre todo ahumada –de un tiempo a esta parte inencontrable en MAD- pero también en conserva de aceite y fresca –también muy difícil de encontrar.

El viernes –no había cole- me llevé al orco a la ofi y cuando salimos nos hicimos una comprita en el mercado de Maravillas ¡qué placer comprar en el mercado! no sé a quién se le ocurriría inventar los súper.

Es el único sitio que sé que de vez en cuando tienen anguilas. Sólo los viernes y no todos y sólo en invierno. Muchas restricciones para mi pescado favorito:)

A trece euros iban, no me pareció caro, casi como las lubinas de piscifactoría. Me llevé medio kilito y conseguí que el pescadero me quitara la baba que tienen en la piel, que me pone de los nervios.

La receta es fácil. La que hago es un poco iconoclasta –aunque, a juzgar por las imágenes que salen en el google, menos de lo que yo pensaba- porque lleva patata para engordar la salsa. En Valencia se come de muchas maneras pero la más común es con una salsa clara de ajo y pimentón fuertecillo.

Pues nada se cortan las anguilas en trozos. Dice la tradición que deben ser del tamaño de un dedo de hombre… ja, ja, ja, ja!! qué poca perspectiva de género!!

Se pica ajo y se pone a freír en una cazuela de barro. Se fríe también una rebanada de pan que te puedes ahorrar si usas patata.

Cuando está frito el ajo se añade una cucharada de pimentón. No me gusta mucho el pimentón picante así que lo uso corriente o agridulce y después le añado un trozo de guindilla al guiso. Cuando se fríe pimentón en olla de barro hay que tener mucho cuidado con el calor que puede quemarlo y estropearte el guiso.

Frito el pimentón le añades las anguilas, les das dos vueltas, le pones agua hasta arriba y las patatas cortadas en laminitas, perejil fresco picado, sal y un puñado de almendras molidas. Chup, chup hasta que estén hechas las patatas.

La receta canónica es: sacar los ajos fritos y majarlos con la rebanada de pan y las almendras, para devolverlos después al guiso, y sin patata. También he visto alguna receta que usa pimentón picante y además guindilla. Me parece un poco fuerte para un guiso de pescado, aunque sea anguila.

Y listo, esto comimos el domingo… pensaba que me iba a tocar bronca en la comida pero no, fue plato de éxito.

Bss.

Jerusalem artichoke slaw. Ensalada de tupinambos

Aunque muy bien podría haber sido –y creo que de hecho lo ha sido- ensalada de arti-chokes, es decir una buena ensalada de hostias.

Hoy es el día de todo mal. Tres broncas de curro. La última de colores. Aquello que dices: joder, hubiera regalado el día; por lo menos el orco salió contento del examen de mates,  porque ya otra de tarde hubiera sido el colofón apoteósico de la jornada.

Me resulta chocante cómo es posible que se genere tanto mal rollo en el trabajo, no en mi trabajo –que también… sino en todos los curros. No conozco a nadie que tenga buen ambiente donde curra ¿? quien no está jodido con su jefe, está cabreado con el que se sienta enfrente, al otro le han bajado el sueldo, al otro no se lo han subido… el jefe no quiere ir a la oficina para no soportar a los machacas, los machacas echan cuentas de cómo cepillarse al baranda sin que la policía pueda demostrar nada… de coña.

Hay gente con la que me relaciono profesionalmente y con los que no he tenido una puta conversación amigable desde que les conozco. A lo mejor tres años. Hay otra, más próxima, con las que tengo unas relaciones parecidas a las de una pareja en la puerta del juez que va a sentenciar un convenio regulador. Con otros hace,  a lo mejor otros tres años que no hablo y estamos enfadados ¡! sorprendente.

Y no te creas que pienso que estoy en el centro de cinco maderos que me quieren joder –como el tatuaje que llevan los chorros en la mano- no, no… muchas veces observo y escucho lo que la gente me cuenta de otra gente y es la misma vaina. Que si fulana es una hija de puta, que menudo cabrón es mengano, que zutano nos quiere comer el bocata etcétera, etcétera…  y, por equivalencia, pienso que cuando otros hablan, entre ellos, de nosotros –y de mí- utilizarán términos parecidos en cuyo fondo todos, todos –y yo- tendremos parte de culpa, ja, ja, ja, ja!! En fin, que solución hay que ponerle y se la pondremos porque ese puro, este cura no se lo fuma :)

He pensado que esta noche me convenía una cena ligera: para hacerle una gracia al final de una jornada para olvidar, quizá de artichokes de Jerusalén: tupinambos. Raíz famosa en todas partes menos por aquí, sólo algunos agabachados y sus amistades le meten a esa vaina. Dicho está en este blog y en el de la sra. Jonjo todo lo decible de esas cosas.

Por cierto, durante este mes me tengo que deshacer de como diez kilos de tupis que infestan el suelo de uno de los bancales de mi huerto urbano. No hago envíos a provincias, pero si alguien está interesado o tiene curiosidad en probar tan rico manjar vegetal, inencontrable en MAD, regalo un par de kilos per cápita con tal de que vengas a por ellos. Ya sabes, mi nick con gmail por detrás.

La receta. Está sacada de aquí. Página molona de cosas ecolo gringas. Un poco coñazo porque sacan como treinta post diarios… al final terminas viendo sólo las fotos, pero de vez en cuando hay cosas interesantes.

Abajo del texto –de ese post- tienes algunas otras recetas con tupis ¿? Tengo una en cartera de raviolis de tupinambos con vieiras. Le tengo muchas ganas pero no la quiero hacer –por el momento- porque quiero necesitaría comprar una máquina de hacer pasta y me joden las profetas ;)

Bueno, pues ésta es la típica coleslaw que te cascan como acompañamiento en los restaurantes gringos, pero con tupinambos. Desde mi punto de vista lo mejor de la receta –es lo único que tiene- es la salsa. La original la ves en el link  –sour cream es nata agria- yo la he hecho así: queso quark, leche semidesnatada, una pizca de mostaza de Dijon, un chorro de limón, sal, pimienta y un chorro de aceite de oliva. Las cantidades, las suficientes para que te guste el sabor y para que te quede con una textura como una mahonesa tirando a clara.

Pelas y picas los tupis crudos –están más ricos, à mon humble avis, que cocidos o fritos, crujientes, aromáticos y con un sabor mucho más pronunciado, una zanahoria, un poco de perejil -que quizá me hubiera ahorrado- y unos alcaparrones –o lo que tengas a mano- y sobre un poco –un lecho diríamos- de escarola, que como puede verse en las fotos se me olvidó :))

Cenar, dos vasos de agua, un cigarro y a la cama que mañana será otro día e igual sigue la pelea de colores  ja, ja, ja, ja!!

Venga besos: paz y amor, hermanas.

actualización: podía terminar peor y terminó, aunque no para mí, menos mal. A las tres y media he tenido que salir de naja para cambiarle la batería al coche de una de las gorronas habituales. La batería no valía para el coche y ha habido que hacer obra, me puse la camisa hasta arriba de tizne –no le di mayor importancia porque en cada chapuza que me cae con éstas o me pillo un dedo o me mancho o no les gusta el resultado. Ahora me llama la piba para decirme que mientras el coche ha estado parado sin batería le han puesto una multa de aparcamiento porque se le había olvidado renovar el distintivo de residenta, 60 de la batería que no vale y 60 de la multa. Puff! y me quejaba yo