Archivo de la categoría: HEMC

Pollo asado en cinco horas

Esta entrada fue publicada el once de febrero de 2007 en otro blog que tenía y que por algún misterio de la ciberciencia vuelve a verse  ¿? y no puedo cerrarlo porque no me acuerdo de la contraseña… o eso creo; está casi tal cual…  es una manera simpática de hacer pollo sin manchar el horno

A ver si os gusta.

______________________

hay que acordarse de cortar una esquina de la bolsa antes de meterla al horno

la bolsa se hincha mucho durante el asado procurad que no toque las paredes del horno porque se quema

resultado: las verduras las tuve que meter un poco al micro porque me fui con juancito a tomar el vermú y se me fue el Santo al Cielo

Pues está es mi receta para el HEMC del pollito. Me da lata no haberme podido presentar a los anteriores pero he estado bastante enmogollonadocon más cosas -lo estoy todavía- y tenía esto de las recetas un poco olvidado.Hoy me presento con esta curiosa receta de pollo que saqué de la página de un francés que se dedica a fabricar hornos de leña. Menuda afición.

La cosa es bastante sencilla: se pone el pollo en una bolsa de horno -atención aunque parezca de plastiquiki corriente es de nylon, nylon viene de New York NY y de Londres donde, parece ser, que se inventó el polímero simultáneamente- y se deja tres horas a 150ºC sin ocuparte de nada.

Pasado este tiempo se abre la bolsa, se saca el pollo a la fuente y se le añaden las verduras. Otra vez al horno a la misma temperatura, rociándolo con caldo o con agua, cada 15 minutos, durante otras dos horas.

El resultado es sorprendente. Te da pena hacerlo con aves pequeñas -pero somos dos en casa- porque le receta se revela para pájaros gigantes -podría entenderse pollones pero me refiero más bien a capones, pavos, pulardas, etc.- la carne queda súper hecha, no hace falta cuchillo para trichar. Me recuerda mucho los pollos del Rubí de hace 30 años. Vueltas y vueltas durante toda la mañana.

Y la verdura, ¡qué decir!, entera por fuera y fondant por dentro. ¿Añadidos a la receta? pues simplemente sal, limón exprimido y un bouquet de laurel, tomillo y romero dentro del animal.

Valor añadido fundamental: el horno no se ensucia ¡Animaos a hacerla!

Salud

Dátiles rellenos de almendra y envueltos en jamón

Siempre es un placer participar en un contest como el HEMC. Últimamente quise hacerlo pero me fue imposible debido a la deriva sexista que estaba tomando la temática del certamen.

Qué decir de un evento denominado: Recetas para llevar bikini este verano, supongo que podríamos ponerlo al mismo nivel de: Soberano es cosa de hombres ¿no? y además con la sorprendente participación de amigas mías que me consta que no son de ese palo.

E incluso La cocina de mamá y por qué no la de mis papás o mejor la cocina de mi mamá y de mi papá ;) Aquí no pude participar porque tampoco tengo así un plato de mi vieja, acrisolado en el recuerdo… quizá la tortilla de patata o una sopa de tomate, pero poca cosa más… y sin embargo es un concepto que también condena el futuro de mi hijo…. dentro de unos años, cuando la temática del HEMC comience a dar la vuelta, tampoco él podrá presentaros –a vuestras hijas porque esto parece ser una cosa de mujeres ja, ja, ja- un plato en condiciones: désolé! dirá, pero en mi kel cocinaba mi papi.

En fin que no sé… me parece que tenía que decirlo, sobre todo porque muchas veces los barros de mañana son de esos lodos, aunque hoy no parezcan más que minucias :)

Y aquí va lo mío de los pinchos para fiestas: dátiles rellenos de almendras y envueltos en jamón… ahí es nada hermanas!!

Esto, como todo lo mío, está copiado. En este caso de una cafetería que hay en mi pueblo que se llama Mallorca. Para constancia en el acta he de decir que esto va mejor rebozado en harina de como me ha quedado a mí… me es un problema recurrente, no doy con ello. En general los rebozados –como muchas otras cosas- se me dan bastante mal pero no desespero, terminaré dando con ello. Y para que también conste, los guarros de Mallorca lo hacen con beicon y en mi caso es jamón ibérico y del bueno ¿que es una lástima? lo dirás tú querida… igualito es Dios que la BP!!

Bien pues nada me voy a dar un poco de prisa porque casi que voy con la sirena final del plazo.

Mira los dátiles vienen de Arabia Saudí. Me los regaló un tío que trabaja en la embajada de aquellos en Madrid y que lleva el maletero del coche lleno de comida embasada envasada -carajo!! me podíais haber avisado- de excedentes de la UE para ayuda a los pobres. Atención un proyecto que gestiona la Cruz Roja y que está certificado por AENOR pero la comida, al final, termina donde termina y cuando el excedente es aceite de oliva… en fin que no me quiero poner de más mala leche.

No son los dátiles a los que estamos habituados aquí. Los como relativamente a menudo frescos importados de Israel y secos –tipo higos secos- pues de cualquier parte de por allí: Siria y Líbano me suenan como los más frecuentes de los que comemos en casa. Estos saudíes son más quebradizos –muy ricos por cierto- y  difíciles de rellenar y cerrar pero bueno: el mundo es de los audaces :))

Se abren, se les saca el hueso que se cambia por una almendra, se cierran, se envuelven con una loncha de jamón, se rebozan en harina –lo hice con harina de maíz porque pensé que se me iba a dar mejor pero como diría Felipe González: la misma mierda- y se fríen en aceite caliente.

En la foto con unas frambuesas de mi  frambueso invasivo… parecen moras, como los dátiles, pero son ricas y ácidas frambuesas de mi huerto.

Beso.