Jabón de manteca de cacao #jabon_casero

IMG_20160717_131330440

Estoy gastando recortes de grasas exóticas que tenía por el trastero, entre otras manteca de cacao.

Me siento frívolo, estos días de estupefacción generalizada, dándole vueltas al caldero del jabón mientras la peña se fríe a tiros per tot arreu  @marianorajoy y sus  compinches @sanchezcastejon @Pablo_Iglesias_ @Albert_Rivera se abren de vacaciones y Felipe González se completa la paga extra de jubilado de Slim escribiendo paridas sin freno en El País. Y en septiembre pues… Dios dirá!

Sí un poco como Pedro Sánchez: el mundo se desmorona y tú y yo twitteamos sobre baloncesto; y eso tú que tienes talla de estadista y eres la alternativa del PP que yo que encima soy cani, cani, me tengo que contentar con eso que te digo: el caldero y lo más lo más cantar aquello del negrito y el África tropical.

Pero es lo que hay, a D. g. solo tengo responsabilidades de gobierno, con reservas, en mi kel y no va a venir nadie a decirme: hijo de la gran puta ponte a currar para que no haya elecciones [bueno yo no sé si esto de que no haya gobierno está mal o bien] otra vez, en fin. Sabooor, sabooor salado…!!

Pues esto de los jabones es un poco vicioso. La gente empieza copiando el jabón de grasa sucia de su madre y termina con la Cosmetología de Harry.

El otro día me escribió una señora, por canales diplomáticos, para que le contara un par de particularidades de un jabón que había hecho –yo- hace tres o cuatro años.

Mira que no contesto nunca nada más allá del texto del post y menos después de tanto tiempo… pero bueno, la tía se lo había currado, había leído lo que estaba escrito –cosa que en la mayor parte de las consultas no pasa, joder, no pasa, no pasa, la gente pregunta cosas que estás escritas- y tenía sus dudas. Le contesté. En mala hora porque en realidad la cosa no era que no le saliera el jabón que yo había hecho –ese ni lo había intentado- es que estaba haciendo un jabón con la receta de una prima suya –verídico- y no le salía y vivía como sin estar en ella en una especie de delirio de coeficientes de saponificación y la diferencia entre el aceite de castor y el de ricino… puf! para lo educado que soy con las mujeres, me tocó quedar como sordo de segunda convocatoria.

Hay que darle simplicidad al tema de los jabones porque si no es un coñazo.

Este jabón es la misma vaina que si lo hicieras con aceite de chorizos: grasa, sosa y agua.

Para darle un poco más de gracia al asunto lo coloreé un poco, sobre todo para no decepcionar las ingenuas expectativas de las gorronas habituales –y de unas nuevas que me ha salido ahora, gorronas 3.0, una además es mi médica así que tengo que andarme con un cuidado de la hòstia y la otra de momento se contenta con películas.

Pues toda esta peña opina que un jabón de manteca de cacao, como su propio nombre indica, tiene que ser del color del chocolate. Y por mucho que les he insistido: pero tías alguna vez os habéis dado en los labios –indefinido, sin especificar en cuáles- con una barra de cacao marrón??  eso no existe, la manteca de cacao es blanca coño… y sí lo es, blanca como el chocolate blanco. Y con un olor profundo a cacao, que alucinas de lo rico que es. Cuando es grasa vieja, como era el caso, huele como al interior de una caja de cartón que hubiera tenido  bombones. Ahhh!

Todo ese aroma!! en cuanto lo metes con sosa va al tacho. Y es que la grasa de cacao no es muy buena para hacer jabón… crema de labios :) sí, puede ser y para añadirle cierto toque a jabones de otras grasas también, pero no como grasa principal. Bueno, este jabón queda de coña, pero a lo mejor sale a cinco euros la pastilla.

La manera de trabajarlo sería añadir un poco de manteca de cacao a la pasta de un jabón ya casi terminado de tal forma que la sosa se haya consumido con el resto de grasas y te deje tu cacao lo más intacto posible. Así conservarás las propiedades de frotarte con una barra de cacao y parte del aroma.

El color. Mira, yo… no sé prácticamente nada de colores. La de colorantes artificiales es una de las industrias más contaminantes que hay y los productos que sacan una mierda: (pon todas las enfermedades que se te ocurran detrás de los dos puntos y seguro que las provocan los colorantes industriales). Procuro usarlos lo menos posible.

La sosa cáustica es un producto muy muy corrosivo –me evito las advertencias sobre su uso que están escritas en otros posts- tiende a destrozarlo todo y en los colores tiende a volverlos pardos aunque empieces desde un azul.

Esto tiene mala solución. Jaboneros y jaboneras inteligentes fabrican jabones del color de los aceites que utilizan. Es el reino de los dorados, los blancos y quizá algún verde –te sugiero que revises el post champú de aceite de oliva, ese jabón está hecho con el color del aceite, querida.

Otros se dejan timar por Mendrugo y sus compinches [la opinión no es mía, está sacada del foro del afeitado… si ja, ja, existe, y parece que el tal Mendrugo, como el Café de Rick, tiene una fama de timador acrisolada, a juzgar por lo que opinan de él por ahí] y pillan colorantes que son caros, mierdosos y además son dañinos, o pillan productos químicos de imposible manipulación y gestión por peña que está en su cocina con una puta olla exprés, unos guantes y una batidora.

Te queda la opción de gelificar tu pasta de jabón recociéndola hasta que te quede algo parecido a esto…

IMG_20160706_190957753

… no te hagas ilusiones, cuando se enfría se vuelve blanco y opaco.

El jabón gelificado es prácticamente jabón puro. No queda ninguna grasa no saponificada y consecuentemente –si hiciste bien las cuentas- tampoco hay sosa con lo cual la pasta no es corrosiva y la gama de productos colorantes que puedes usar es mucho mayor. Por ejemplo, como en mi caso, polvo de cacao y encima de comercio justo.

La verdad es que el proceso es bastante coñazo porque la pasta es dura, tenaz y muy pegajosa con lo que te toca volver a disolver toda la tongada de jabón con alcohol o con agua –o con los dos- hacerlo líquido echar el –en este caso- cacao en polvo que además tenderá a irse al fondo.

Mira la foto, el bloque de jabón de la derecha es más oscuro por arriba –es el culo de un molde- y el otro es más claro por arriba y además tiene espuma como de capuchino… era lo de arriba de la taza… ja, ja, ja!

Y eso, después de disolver el jabón hay que volver a evaporar el líquido y… un coñazo de una y no más. Para la galería. Puf!

La fórmula. En peso, dos partes de aceite de palma, dos partes de manteca de cacao y una parte de aceite de coco. Los números de saponificación con sosa cáustica son 0,176 0,138 y 0,183 gramos de sosa de sodio pura por cada gramo de grasa, respectivamente. Lleva además una cucharada sopera bien colmada de polvo de cacao –de comercio justo.

Y listo, coño por cierto, hablando de labios… anoche estuve viendo una peli que se llama Carol y que te recomiendo encarecidamente. Vale, pues resulta que Galadriel es bollo, bollo!! Me da igual –y esa bata de baño roja una noche vieja ahhh!! yo la sigo queriendo lo mismo y si me admiten me cambio a cocinar para ella y para su novia al apartamento de Manhattan.

También estoy en deuda con un par de lectoras a las que ofrecí algunos jabones por su simpatía y su colaboración. Es gratis pero perdí la dirección, en un caso, o nunca la tuve, en el otro. Sigo en posición deudora con vosotras.

7 Respuestas a “Jabón de manteca de cacao #jabon_casero

  1. No me interesa lo que me cuentas pero si como me lo cuentas, genial, me haces reír a carcajadas , no puedo pedir más ; gracias hombre!!! Me acabo de jubilar y solo quiero disfrutar, nada de trabajos nuevos, gracias 🌝

  2. ja, ja, ja, ja muchas gracias por tu visita y por tus comentarios, siempre he tenido mucho éxito con las viejas ¿has pensado en hacer un donativo a la caja de la seguridad social con tus cotizaciones?

  3. Me encanta leerte….. pues si…. vaya con la señora, es que te ves cercano y claro eso atrae !!. Pues eso haremos jabones y lo que se tercie, y lo del donativo no lo digas muy fuerte, a ver si se te va a llenar la hucha. Esperando tu próximo escrito. Apa… fins la pròxima.

    • hola isabel, bienvenida de nuevo estoy rebuscando en mi caja de productos venenosos y otras drogas para hacer las pastillas que me recomendaste… te tengo informada :))

  4. Pues mira que tu respuesta de los jabones de hace tres años me sirvió para mejorar el jabón. Además probé hacer tus jabones y me quedaron bastante parecidos. A ver si de pronto me animo a hacer uno de cacao un día de estos (aunque por lo que dices esta bastante trabajoso)

    • pues me alegro, angélica, me alegro, lo mejor del mundo es tener lectoras inteligentes y aplicadas, enhorabuena… y no, no te recomiendo la grasa de cacao en gran proporción para hacer jabón, beso fuerte

  5. Hola. Bueno jejeje !!! No queda como pastilla, si no como un polvo apelmazado, que hay que poner en el cajetín con cuchara. Te deseo un feliz día.