Conservas caseras de legumbres. Comida barata

conserva casera de legumbresSiempre he tenido la sensación de que la comida, comprada en una tienda, era barata. Y todavía lo creo: la comida es barata y si estás dispuesto y en condiciones de cocinar, o de pensar en cocinar, es más barata aun. En el post te lo voy a demostrar.

A principios de agosto tuve un encuentro casual, y virtual, con la señora del gourmet de provincias en un programa de radio donde explicaba los motivos que les han llevado a hacer la experiencia de lo de intentar sobrevivir con cinco euros al día, cuatro personas, comida de niño incluida.

Esto, según dijo ella, les vino a la cabeza porque vieron a una –o a unas- personas en la calle,  que un presupuesto de esa onda optaban por pillarse unos zumos, un sobre de chorizo y pan y que a ellos, a los gourmets de provincias, les pareció que había mejores opciones.

A mí también me lo parece, por ejemplo comprar el zumo de litro o comerte el bocadillo sin salir de la sala de ventas del supermercado, y creo que incluso al que se estaba comiendo el pan con chorizo también se lo parece, pero la vida son circunstancias y desde que hacías unas pequeñas vacaciones de diez días en la playa, hasta el día que te ves con tu hijo, sentados en un banco, comiendo chorizo de sobre hay un imparable y lamentable declive del que no se sale aprendiendo a guisar barato.

Si tienes lo necesario para poder desayunar, comer, cenar, bajo techo, cuatro, por cinco euros diarios probablemente no estés tan mal como piensas. Si a mi madre le das cinco euros al día durante un mes, hasta comes cordero asado, ja, ja, ja, ja!!

O sea que vale que sí, que se puede, aun a costa de darle al arroz revuelto con de todo, comer, básicamente, por esos euros e incluso por menos y sin trabajar nada en la cocina si le metes a las conservas que para eso están.

El gran drama de la pobreza es que te obliga a estar en la calle o porque no tienes otro sitio o porque te tienes que estar moviendo o porque te da vergüenza de que te vean tus vecinos o tus amigos o tu familia. Y vas perdiéndolo todo hasta que tu última posesión es el móvil. Cuando ya no tienes ni número de teléfono al que alguien que piense en ti pueda llamarte para preguntarte cómo estás, compañero, entonces sí que estás muerto. Cuando la alcaldesa de Cádiz se quejaba estos días de que lo pobres tenían conexión a Internet, no sabía de lo que estaba hablando.

Pues eso que más allá de intentar optimizar lo más posible los alimentos y de darle a la mollera para encontrar combinaciones bonitas y baratas, está lo de resolver el día a día de los alimentos, de qué hacer para echarle energía a la caldera y poder salir todas la mañanas de casa.

Desde luego y si de verdad lo único que tienes son cinco euros, la opción más inteligente es el comedor de Cáritas –o del que toque- mañana y noche y con esos cinco euros… mira con esos cinco euros o les das un donativo a los que te están dando de comer o juégatelos a la lotería a ver si te cambia la suerte.

Si con todo, te da vergüenza lo del comedor social y todavía tienes algún sitio donde guarecerte la mejor opción son, sin duda, los platos preparados y en conserva.

Una temporada estuve colaborando en la canalización de los excedentes alimentarios de la UE –comida que la Unión compra a los productores a un precio determinado para que no se arruinen y que después se transforman y se reparten a los pobres y a todos los que están entre el almacén y el pobre- tuve ocasión de ver los criterios en que se basaba la Unión para convocar los concursos de transformación de alimentos: la UE entrega x toneladas de trigo o de carne –sólo vaca- o de leche y el fabricante devuelve x-y toneladas de envases de pasta alimenticia seca, carne cocinada, albóndigas, leche en polvo, galletas, etc. “y” es el beneficio del fabricante.

Los criterios son que la gente que está en situación de necesidad pierde muchas capacidades, entre ellas la creatividad para explotarse la cabeza e intentar hacer un menú rico y variado, si es que alguna vez la tuvo –muchos compis de mi hijo sin estar en una situación de especial necesidad en la que no esté también el orco, cenan durante todas las noches de su vida salchichas de pavo- y a lo más que llegan es a calentar una lata o cocer pasta y echarle tomate frito por encima. Lamentable, pero así es la vaina.

Creo que los alimentos procedentes de excedentes europeos ya no existen pero si dejas a una persona con algo de dinero, con experiencia en las lides de la supervivencia urbana y dos dedos de frente en un híper se irá derecha a los lineales de las conservas y menos a los del arroz, las pastas y otras cosa que haya que elaborar y/o conservar, no agarrará ningún congelado, ni verduras, ni frutas que no se puedan consumir directamente y no te digo ya carne, pescado, aves o productos congelados.

Parece como si los pobres  tuvieran –tuvieran o tuviéramos??? otras cosas mejores en qué pensar que en cocinar sano y variado… bueno los pobres, los ingleses y las familias de los compis de mi hijo porque mamá!! la cantidad de comida elaborada que se vende.

Justamente anoche estaba terminando de leer un libro de Antonio Muñoz Molina –Todo lo que era sólido… muy recomendable- que decía que la sensación que sacó de la primera experiencia que tuvo con pobres en los EEUU fue de que eran gordos, olían a tabaco y comían comida en frascos.

Estamos en la última semana de agosto de 2013, hace un par de días estuve en un súper de mi barrio, debajo de las casas de unos realojados de la Ventilla –un barrio de chabolas de MAD- le dije al jefe que era periodista independiente –lo cual no deja de ser bastante cierto- y que estaba escribiendo sobre los hábitos alimenticios del barrio ja, ja, ja, ja, ja!! lo que tampoco es en absoluto mentira; aparte de varias vainas carentes de interés, al caso, sobre lo que roba la peña, me contó que sus ventas estrella –sin contar lácteos, cafés y bebidas- son, atención: las salchichas, las pizzas refrigeradas y las latas de fabada asturiana ja, ja, ja, ja, ja, verídico!! no me lo podía creer, por encima del aceite de oliva, el arroz y las pastas… aquí no cocina ni Dios y joder… ese desbarre regional: fabada asturiana, increíble.

Y nos va a venir al pelo para ver de verdad eso de los cinco euros hasta adonde llega. Ya hemos dicho al principio, y la sra. y el sr. de Provincias también lo medio escriben, que para poder gastar cinco euros al día en comer, cuatro personas, cocinando tú… primero hay que tener un sitio donde cocinar y toda la impedimenta que ello requiere incluida la cultural, es decir hay que saber hacerlo.

Cuando echas la cuenta de lo que te has gastado en elaborar una serie de alimentos en casa pones la parte del león de los gastos y a los precios que tú has pagado por los alimentos, pero no repercutes tu inmovilizado ni tus gastos de investigación y desarrollo hasta que has dado con la fórmula… etc, etc, etc.

Pero los sres. Louriño, Litoral, la sra. Bonduelle, el sr. Hero y todos los sres. y sras. que enlatan o embotan para marcas blancas, esos sí, esos no se dejan una pela fuera de la cuenta… y además le meten su margen comercial de fabricantes y el sr. Caprabo o Hipercor el suyo de distribuidores.

Así que yo creo que se podría concluir que aunque esté mejor o peor hecha, te guste el sabor más o menos, haya o no la variedad de productos elaborados acorde con tu paladar o consideres que son más o menos sanos, los precios de la comida elaborada y presentada en lata o frasco, es decir que no necesita conservación ni transporte especial y su periodo de caducidad es, a los efectos que estamos hablando, en la práctica ilimitado, son los P R E C I O S. No hay elaboraciones que cumplan con esas premisas más baratas ni tú vas a ser capaz, por motivos de volumen, de elaborar comida no perecedera más barato que la sra. Bonduelle.

¿Sabes cuánto vale un kilo de garbanzos guisados metidos en una lata? no una lata de dos raciones, un kilo, cuatro raciones largas ¿sabes cuánto vale? venga di algo! pues dos euros veinte IVA incluido, alimento con marca; sabes a cuánto va la fabada marca blanca?… pues entre dos treinta y dos ochenta y si tiene marca se acerca a los cuatro euros, albóndigas, pote gallego, lacón con grelos mismos precios. Si quieres callos, un poco más caro… pero lo resolverás sin pasar apenas de los cinco euros… siempre con IVA y siempre las cuatro raciones y además ten en cuenta que de ahí comen también los sres. Cor, Bo y la sra. Bonduelle.

Pongamos que te quieres tirar el rollo e invitar a unos colegas de infortunio sin que se enteren de que están cenando de bote –unos callos al vacío bien arreglados siempre han dado el pego ja, ja, ja, ja! Por ejemplo imagínate unos garbanzos en ensalada con cebolla, perejil, comino, pimentón, aceite de oliva y un chorro de limón… pues ese primero te saldrá por dos pavos el kilo de ensalada, todo incluido, y además te llevas un frasco de cristal que te sirve para poner flores que alegren tus mañanas de pobreza o –más provechoso- para guardarlos y hacer conservas. Según te explico, todavía, más abajo :))

Así que fíjate, entre unos garbanzos al natural metidos en un frasco de cristal y unos elaborados –a la manera de la abuela, según dice el bote- y metidos en una lata metálica no hay ni treinta céntimos de diferencia, lo que me lleva a pensar que, o la elaboración no vale nada o, teniendo en cuenta que de ahí hay que sacar los márgenes de todo el que participa en levantarle los cinco euros diarios al parado,  que lo que va dentro no vale nada.

Cuánto tiene que valer un kilo de garbanzo –lenteja, judía seca, judía verde, guisante, acelga, espinaca, zanahoria… vale todo pizca más o menos lo mismo- para que me lo pongas, cocido, envasado, etiquetado y dentro de su frasquito de cristal en la puerta de mi casa por dos euros el kilo ¿?

Te voy a contar cuál sería mi –bueno te lo voy a contar por encima, porque tampoco es cuestión de ponerse aquí a refinar números- estructura de costes  si tuviera que hacer comidas para todo el invierno, comidas, no cenas, comidas de legumbre variada que parece ser que es lo que se ha comido en el sur de Europa toda la vida y nos ha mantenido sanos, aunque enanos, hasta hoy.

A mí la verdura me cuesta entre cincuenta céntimos y un euro el kilo, en esa horquilla metes todos los tipos y todas las tiendas. Legumbre de calidad estándar, producida en Argentina, Méjico o Canadá, probablemente en los dos últimos años, tratada contra los bichos y envasada en algún sitio de fuerte resonancia hispano/castellana, para poder poner el nombre en el paquete.

caorce frasco de dos racionesCon un kilo de legumbre remojada puedo llenar siete frascos grandes –de dos raciones- de legumbre. Los frascos no los puedes llenar hasta arriba porque la legumbre, aunque lleve doce horas en remojo, todavía se hincha más en el frasco por lo que hay que llenar –en un frasco de este tamaño-  hasta menos cuatro dedos, si no lo haces no pasa nada pero tendrás que romper los garbanzos o las judías para poderlos sacar… te quedará un puré.

Los frascos no me cuestan nada porque los reciclo –o reciclé- de otros frascos gastados o agarrados de los contenedores de vidrio y a veces hay gente que para hacerse la simpática –para que les regale conservas- me traen frascos. Por el contrario también hay muchos –muchas- que no me devuelven los frascos, en fin yo creo que podría vivir sin comprar frascos.

Las tapas son lo más delicado de este negocio. Si no te importa mucho morir –es broma- puedes irlas reciclando, yo creo que un par de usos no deberían dar problemas pero en cualquier caso nunca morirás por una conserva mal cerrada.

Siempre las uso nuevas lo que es un problema… hay que ir a buscarlas a algún tendero inteligente porque los de por aquí compran el mismo número de frascos que de tapas así que después no te pueden vender diez frascos y treinta tapas para que puedas hacer conservas varios años seguidos. Las últimas que he comprado –este verano en Ponferrada- me han salido a diez céntimos la unidad, es la tapa tipo 77 Ø que es la más común en tapa tipo ancha.

Así que en el peor de los casos, y sin contar el desvío a Ponferrada camino de Galicia, catorce raciones de legumbres antes de condimentar y cocinar me salen por setenta céntimos de tapas y un euro de contenido o sea unos veinticinco céntimos por frasco de dos raciones, continente y contenido y sin contar el cristal ja, ja, ja, ja, ya ves que te decía que lo de fuera vale más que lo de dentro.

Venga no voy a echar más números que además es un rollo, ponte que como mucho a un frasco de conservas de dos raciones le puedes echar, además de la legumbre, no más de otros veinte céntimos de variedades, especias y energía para cocinar… nos acercamos a los cincuenta céntimos cada dos raciones de legumbre.

Al igual que en el súper se puede vivir en casa con menos de cinco euros, para cuatro, si te dedicas a las conservas caseras y cuidas de comer un poco de fruta todos los días para prevenir el escorbuto.

La mayor parte de las cosas se pueden poner en conserva esterilizada pescado, carne, ave, vegetales, muchas frutas… no sé es otra manera de entender la gastronomía, si te acuerdas de Doctor en Alaska los festines se los daban casi en exclusiva de grandes manjares enlatados ;)

La receta es lo más delicado del tema, a ver si estos días que siguen –sin tanta palabrería como hoy- pongo las fotos y las recetas de unas cuantas cosas ricas que hemos hecho en los últimos tiempos.

He hablado en alguna ocasión con el hermano de una amiga que se dedica a hacer salsas en polvo y conservas industriales en Francia. Éste, con lengua de trapo, lo que cuenta es que cuando se elaboran guisos para conservas hay que tener muy en cuenta la evolución de los sabores en el tiempo, que tienden a transformarse en otros y, algunos, a amplificarse. Hay que sazonar pensando en seis meses más allá ¡!

Por ejemplo una dosis adecuada de clavo hoy hace un sabor insoportable el día que abres la alta. El laurel también cambia mucho con el tiempo. Por ejemplo el estragón cambia a un sabor diferente y no malo, el azafrán se vuelve muy acre al paladar. Las grasa animales tienden al enranciar el sabor, lo verde a pardo y las salsas a desligarse… Así que cuando te fabriques tu receta ten mucho cuidado con estos asuntos.

Estas que finalmente te presento hoy, como contribución desinteresada a la alimentación de los que tiene sólo cinco euros… hay una idiota que no se le ocurre mejor cosa que comentar que ella las salchichas baratas de no sé qué oferta de Carrefour las usa para dárselas a su perro, joder en una página para pobres, mira los comentarios del cuatro de agosto, no sé si habrá pasado por allí un pobre de  verdad que tenga que darle a sus hijos de comer lo mismo que la tonta del bote esa le da al puto chucho.

Joder que no termino.

la olla exprésConserva de garbanzos guisados con pollo y zanahoria. Pues esta receta me la explicó una amiga mía que es murciana y lleva, para un kilo de garbanzos remojados, una pechuga de pollo limpia y troceada, un par de zanahorias grandes en trozos, una cebolla picada, sal, cúrcuma y una pizca de glutamato, si no tienes o no quieres usar glutamato mono sódico lo puedes sustituir por un par de vueltas o tres de pimienta negra. En una olla amplia doras el pollo y haces un guiso con todo y agua –yo usé caldo de jamón- suficiente para –junto a los garbanzos y el guiso- llenar los frascos –mejor quédate corta que larga- cuando esté hirviendo le añades los garbanzos y lo revuelves bien por unos diez o quince minutos. Te agarras una espumadera y vas llenando los frascos sólo con lo sólido, después repartes el líquido, limpias los bordes de los botes, los cierras con tapas nuevas apretadas y cocinas dentro de una olla exprés aproximadamente veinte minutos, subes el fuego al máximo y lo dejas otros diez minutos. Apagas y dejas enfriar el conjunto con la olla cerrada.

Conserva de judías blancas guisadas. Remojas las judías y las pones en los frascos. Calculas el volumen que te falta para rellenar cada frasco. Si los frascos son, como deberían, iguales y has puesto, como deberías, la misma cantidad de judías en cada frasco con que midas un frasco y multipliques por el número total de frascos tendrás bastante ;)

Te haces un guiso con cebolla, ajo, perejil, sal, pimienta, pimentón, aceite, vino blanco y agua con el volumen que has obtenido siguiendo las instrucciones del párrafo anterior, ten en cuenta que algo perderás en el camino, y cuando lo tengas rellenas los frascos. Los cierras e ídem de lienzo que en el caso de los garbanzos.

Estas conservas mal esterilizadas pueden provocar botulismo y la muerte de quienes las consuman, los procedimientos y tiempos que yo indico aquí son para mi olla, el tamaño de mis frascos, la presión atmosférica del sitio donde cocino… y no tienen por qué coincidir con los que debes usar tú. Emplea estas recetas bajo tu responsabilidad.

Parece mentira pero terminé.

15 Respuestas a “Conservas caseras de legumbres. Comida barata

  1. Aaaaauuuuuu….¡cuanto tiempo!
    Interesante entrada, sobre todo eso de que comas un par de frutas para evitar el escorbuto, jajajajaja Yo recomendaría hacer chucrut casero, por el precio de un kilo de repollo tienes un enorme bote de chucrut cargadito de vitamina C. Le añades algo a tu puchero conservado una vez caliente y apañao.
    Un beso.
    La jonjo.

    • pues sí, si no te estorban los sabores ácidos el chucrut es una opción como acompañamiento pero casi, en este entorno de semi mendicidad en el que nos estamos moviendo, yo recomendaría ir a los puestos de los mercados a pedir fruta madura fuera de periodo útil de consumo y a poder ser con un niño chico en brazos para dar más pena, ja, ja, ja, ja

  2. ay ay ay señor Audaz, pa ácidos tú!!! lo de ir a pedir con el niño en brazos…. de todos modos, en Lyon lo de ser “glaneur” o “glaneuse” era lo más. Muy “écolo” evitar “le gaspillage”. Durante mi última estancia acompañé varias veces a una amiga que lo hacía de corazón, no por pose ni necesidad. Y la verdad que podías sacar tarros y tarros de salsa con los tomates recogidos, ¡o incluso kilos de mangos!

    • bueno mujer, era una exageración propia de mi carácter… ya me conoces! pero vaya teniendo niño no sé muy bien por qué no sacarle provecho también en eso yo hasta que el mío cumplio diez años me saltaba las colas de los aviones sin ningún pudor no hemos pagado en easyjet por reserva de asiento en la vida, ja, ja, ja, ja y mira respecto a lo de aprovechar ya me/nos han echado dos veces del hipercor por revolver los contenedores del reciclaje y la semana pasada mientras devolvíamos una palm que nos habíamos llevado y que no funcionaba, nos encontramos una trituradora de vaso nuevecita que va de coña, no te imaginas lo que tira la gente, así que entiendo perfectamente y aplaudo a tu amiga la espigadora, beso fuerte

  3. En mi casa tenemos huerta y el planteamiento es diferente. Si es cierto que hacemos muchas conservas, intentamos conservar los excedentes. Bueno, el caso es que quería aportar el lugar donde adquiero los botes y sus tapas, por separado, en una amplia variedad. La empresa se llama Juvasa, no penséis mal que no tengo otra relación mas allá de la comentada, y podéis encontrar catalogo, precios y lugares de distribución en la web: http://www.juvasa.com.
    Por lo demás comentar que el tema tratado es interesante lo demuestra el ratito que has echado en el, no puedo aportar nada al respeto pues los tiempos que vivimos son complicados para muchos y no me atrevo a decir nada salvo que no deberíamos recuperar nuestra capacidad critica para cambiar. Un abrazo.

  4. PERDON debereis quitar el “no” a “salvo que no deberíamos recuperar nuestra capacidad critica para cambiar”

    • claro si tienes una huerta decente el tema de la conserva da para mucho, sobre todo la de tomate que es facilona… y la pagina que envías está muy bien tienen mucha variedad y además reparten a cualquier parte muchas gracias y también por tu visita y tu opinión, bienvenido, abrazos!

  5. HOLA:
    Cuanto tiempo sin noticias tuyas. Me encanta la idea de las conservas de legumbres, me voy a poner manos a la obra para tener siempre a punto.
    Las recetas me pareces estupendas, (como todas las tuyas).
    Pero te diré, que lo que más me gusta es todo lo que escribes y como lo escribes, sigue así por favor.
    Besitos

  6. Qué buena idea, no se me había ocurrido hacer conserva de legumbres y eso que hago bastantes conservas. Ya estoy tardando en ponerlo en práctica. De paso he cotilleado todas las entradas de pan, muy sencillas, yo ya hago hogazas de masa madre pero a veces me da pereza por los refrescos etc. y ahí me van a venir muy bien tus instrucciones de panes rápidos. Muchas gracias y ya te contaré qué tal!

  7. Encantada de volver a leerte, se te echaba mucho de menos

    • muchas gracias Paloma, algo debe de estar cambiando cuando desde un Ministerio del Gobierno de España me escriben para felicitarme…. ja, ja, ja, ja, beso fuerte

      • Shuuuu!!! calla hombre, que solo en ratos libres me doy una vuelta, pues lo que faltaba con la fama que tenemos los funcionarios.

        Por cierto que yo soy ventilera jaja.

        Un beso

        • querida paloma, la fama no es de los funcionarios, es de algunos funcionarios -y funcionarias- entre las que seguro que no estás tú, así como de algunos trabajadores -y trabajadoras- bastante vagos -y vagas- beso fuerte… yo de cuatro caminos :))