Tartar de salmón

Al final tenía razón con  lo de las corrientes y los viajes en colchoneta ¿te imaginas? ir de Japón a Canadá en un barco a la deriva y después de la hazaña van los gringos y lo hunden ¡qué lástima!

Mira la foto de Google sobre la derrota prevista para los restos flotantes del tsunami. Es una lástima que no la haya encontrado más grande, pero se ve claramente la dirección de las corrientes de ida y vuelta a través del Pacífico en el hemisferio norte.

En fin, sólo para que quede constancia a efectos de la verificación de teorías.

Por lo demás cena rápida y barata para un día cualquiera. Tartar de salmón. En este caso con corales de un buey que tenían de oferta en el híper, me parece que a nueve euros el kilo y no llegó a pesar cuatrocientos gramos, lujo asumible para estas jornadas de desasosiego nacional –y republicano, ja, ja, ja!!

Te limpias y le sacas las raspas a un trozo de salmón, lo picas en cuadraditos y le añades sal, un poco de wasabi –en mi caso en polvo- un chorro de salsa de soja tipo japonés –Kikkoman por ejemplo- un chorrito de aceite de sésamo –yo usé oliva suave porque, aparte de no tener, el aceite de sésamo me sabe a cacahuetes rancios- y unos granos de sésamo negro –que sí tenía pero se me olvidaron :(

Unas vueltas a todo y para el body.

Bss

Los comentarios están cerrados.