Grabar a cincel

El otro día estuve comiendo con mi hijo en la cafetería del híper de referencia de mi barrio. Comemos casi todos los días fuera y cenar… pues muchas veces. El tío creo que está hasta los aquellos de rancho externo.

Tengo la suerte de tener cierta capacidad de conciliación del curro y de mi vida familiar. Se traduce en que le dejo todos los días a las ocho en la puerta de su curro para llegar –yo- unos diez minutos tarde al mío, recogerle a las tres los lunes, llegar al barrio y elegir entre  McDonald’s, chino, Hipercor o döner kebad. Martes me tengo que levantar más temprano para prepararle un  bento –el man es bastante exigente- porque se queda a teatro hasta las cinco; miércoles  y viernes comemos debajo de mi curro –viene él-  en La Felicidad; allí mejor, porque como tengo cierta mano en el barrio nos tratan como en casa, pero el rancho es el rancho.

Todas las tardes es el mismo cuento, él curra en lo suyo, yo en lo mío y llegan las diez, sin duchar, sin cena y hasta los huevos de todo. Ya te conté el otro día que el fulano me dijo que: antes que salir a cenar fuera prefería una lata de atún y un trozo de pan. Ni pan congelado me queda en la nevera; putos biscotes suecos de centeno y galletas de soda marca… ya te la imaginas.

El mejor día para los dos es el jueves. Él se va a comer a casa de mi madre y yo puedo comer –rancho-  a las doce y media como si fuera gabacho, echar un rato de ofi por la tarde y llegar a casa sin mala conciencia por haber currado menos de diez horas.

Pues traía a colación lo del híper porque estos días tienen oferta de –qué política comercial tan rara- tartas de postre. El orkito me dijo que si se podía pedir tarta de queso de postre: -claro tío, lo que quieras… y –papi, podemos hacer tarta de queso y –textual- culis de fresa este fin de semana… pero lo hago yo ¿? –claro tío, lo que quieras. Pensé que se le olvidaría.

Pues resulta que el viernes a las cinco –menudo día y menuda hora… taurina- tenía que estar en Badajoz para dar una charleta de curro. Puff!! mucha gente, mucho lío… siempre suelo decir: bueno, en peores plazas hemos toreado; quizá no en este caso.

Si eres de/o conoces Badajoz y el sitio donde está el Palacio de Congresos, o simplemente eres aficionada a la historia, te darás cuenta de que no hay sitios mucho más peores donde torear. Me dio asco estar físicamente en aquel sitio, me tuve que autolimitar para no empezar haciendo un recuerdo a los asesinados, en todos los sitios y de todos los colores pero allí en particular. Joder, si hasta han tenido el mal gusto de hacer el palacio redondo.

Quedé bien. Hablé justo después de las autoridades  ¿te imaginas a audaciosus echando un cuento de los suyos para quinientos? ja, ja, ja,ja!! tuve que saludar dos veces, me sentí como la Castafiore… hablar después de los políticos es siempre una garantía éxito, cualquier mentira que cuentes es siempre menos mentira que las suyas ;) y pasa desapercibida.

Bueno, el caso es que llegué el sábado, comimos en casa de las gorronas habituales –allí había dormido él-  y de camino a casa me dice: –podemos pasar por el Hipercor a comprar quesitos y fresas para hacer la tarta?? –pero joer, es que es un coñazo no tenemos ni la receta! –sí, la he buscado en Internet, mira…

… ja, ja, ja, ja!! bueno yo creo que esa receta es bastante internacional, mi profa de francés me la puso una vez en una grabación, contada por una mujer suiza para que aprendiera a diferenciar el acento; ni idea, no funcionó… sólo distingo el habla de los québécois que parece que están todos con catarro o con alergia :))

Así que, si la receta la copió de tu blog, ya lo siento… te la copió el orko, no yo. Del culis, pues nada te lavas y te cueces unas fresas sanas, las trituras, las cuelas para quitarles las semillas y después azúcar hasta que te guste. Compramos una caja de dos kilos y lo que sobró lo hice conserva, por si me toca otra vez… al menos quitarme las fresitas.

Lo importante del cuento es que la tarta y la salsa de fresa las hizo él. Sólo intervine para que no se quemara y en ayudarle a forrar el molde. No pude convencerle de que era antiadherente… así que haz el favor, si la receta es tuya, de actualizarla y decir que si el molde es de teflón no hace falta papel alu :))

Le salió bien el cuento, no consintió cenarla anoche, la quería para desayuno del domingo ¿? y así lo hemos hecho. Buen chaval!!

Grabado a cincel. Pienso el papel que hago con él y el derecho que tengo a modelarle a mi semejanza. Llevamos viviendo juntos desde que tiene tres años y medio.

Hablo mucho de este tema con una amiga. Me preocupa, también mucho, el asunto. Le gusta la misma música que a mí, come lo mismo que yo, opina de política –bueno con sus limitaciones y, sobre todo, con las mías-  lo mismo que yo… supongo que terminará fumando como un camello y bebiéndose, al menos eso se llevará ganado –lo de la priva-  mi colección de Vegas Sicilia.

Mi amiga me dice que no puedo transmitirle al chico otra cosa diferente de lo que soy yo, pero siento vértigo de hacer un clon y de quitarle todo lo que de original tenga ¿tenemos algo original o replico a mis viejos y mi hijo me replicará a mí? Si crías a un chico en solitario, sin hermanos, entenderás de lo que te estoy hablando.

Como a los de Badajoz…  si quisiera, le podría cincelar la cabeza a mi conveniencia, a veces no sé si lo estoy haciendo y lo que tengo son remordimientos. Otras veces no sé si en su seguridad vital va el hecho de tener a alguien cerca, que diga las cosas y que parezca que lo que dice, se lo cree.

En fin que non mi piace verle hacer y decir cosas que hago, me siento ridículo yo y me da cierta pena él.

Por supuesto no cuando de lo que se trata, es de tarta de queso.

Bss, nos hablamos!

12 Respuestas a “Grabar a cincel

  1. Au, yo no tengo hijos pero creo que con el tuyo lo estás haciendo muy bien. Un chaval de su edad con el que se puede hablar (de historia!!!), que no te anda con tonterías de no me gusta esto no me gusta lo otro, que lo que pide hacer el fin de semana es una tarta de queso….. coño, Au, tu niño es una joya. Mira que los niños me dan una absoluta pereza, pero si me aseguran que va a salir como el tuyo igual hasta me lo pensaba. Algo bien debes de estar haciendo, ¿no? Es cierto que quizá tener un padre menos enrollado al que enfrentarte forja el carácter, pero eso no tiene que ser necesariamente mejor. No le des más vueltas. Además, en menos que canta un gallo se hace adolescente y ya verás como deja de copiarte, jajajaja
    Por cierto, hemos estado hablando con “7 lunas”, nuestro experto agricultor de cabecera, y dice que si las papas estaban enterradas, que no te preocupes que en cuanto reciban su riego un par de semanas ya brotan. Fijo.
    Un beso.

    • no joder, si yo no lo pongo en términos de hacer las cosas mal, como la vecina de abajo, tampoco ando pocho de autoestima… hago lo mejor que puedo todo, pero estarás conmigo en que no es lo mismo el pan con agujeros que una personita y lo que pasa es que a veces me da miedo el poder omnímodo que puedo ejercer/ejerzo sobre su cabeza… y sobre las papas pues, de momento, estoy tranquilo me parece que, que no haya salido ninguna es una garantía… peor sería si unas sí y otras no ;) bs

  2. Tengo una hija y la trayectoria es similar. Hasta en lo de las recetas. A mí no me agobiaba que se estuviera troquelando a mi imagen y semejanza (esto te dará idea de que mi autoestima no estaba mal en esa época). Ahora tiene 22 años y nada que decir: chica normal para su edad, pero….. tiene ideas propias y no siempre coincidentes con las mías. Cómo, cuando y por qué ocurrió, ni idea¡. Así que disfruta y tranquilo que añorarás esta situación. Siempre es un placer leer tus post y aunque casi nunca comento, siempre te agradezco que compartas tu cocina y tus vivencias. Besos

    • pues sí yo sí siento cierta sensación de agobio sobre todo porque, quizá no fue tu caso, él interpreta ciertas cosas como verdades absolutas sobre las que edificarse y no siempre se tiene tiempo de explicarle a un niño que dudas hasta de las cosas que dices con cara seria… me alegra que el final del cuento que auguras sea de normalidad, bss, au, y gracias a ti por pasar por aquí

  3. Tienes un hijo encantador, supermajo, cariñoso, educado, y todo eso, a pesar de ti ; )

  4. Qwghlmeliana

    Lo que más agobia es ver tus defectos reproducidos exactamente en un mini yo. Yo tengo dos, uno es un clon mío, el otro va a su aire. Me consuela pensar que si en uno tengo influencia y en otro no, la culpa la tiene la genética…

  5. Bueno bueno, filosófico que estas hoy… media humanidad deseando clonarse en su descendecía y al man le dá por todo lo contrario, si es que para gustos los colores, al pan pan y al vino mejor melocotón XD

    La pequeña clonadita a su madre, lo quiere hacer todo -y todo sola- (¡que disgustos te vas a llevar hija mía!) y el clonpadre en versión aborrescente que mejor si me avisas cuando ya esté en la mesa (¡matame camión!).

    La letra de la receta me ha dejado flipada ¿10? ¿11? años me refiero…
    Al niño no lo conozco pero por el padre tengo devoción así que no te quejes pichón ;-)

    Pdta. Estaba esperando que me dijeses algo de Urdangarín por aquello de agradecerle sus esfuerzos por la Republica a través de sus sociedades sin ánimo de lucro.

    Besicos sorianos
    Raquel

    • todos los comentarios son siempre bienvenidos pero he de reconocerte que siempre es una alegría que vengas desde tan lejos ;) tiene 12 escasos y un gran problema con la letra, receta incluida, de hecho sus profes y profas le tienen marcado como letra de niño descuidado y cada trimestre me toca ir a defecar sobre los muertos de alguno de ellos que considera que le puede bajar la nota por mala letra, el martes próximo será la proxima vez que tenga que ir a esos menesteres tan escatológicos y de lo demás ya queda dicho más arriba… hay a gente que le gusta que sus hijos se parezcan a ellos, yo preferiría que se pareciera a mí sólo la mitad y la otra mitad a su madre; si tengo una mitad buena ¿quién sabe? precisamente a esa mitad, lamentablemente la otra parte no puede ser, beso fuerte y cambio el quidproquo en vista de que tú has hecho lo propio… por cierto sabías que quid pro quo o quidproquo es un chiste de estudiantes medievales para referirse a los que confundían qué (quid) por, que (quo) :)) beso de nuevo

  6. Joé llego tarde…
    No te confundas Au, tu hijo empieza a tener mejor criterio que tú: le gustan los gusanitos y a tí no. ;-)

    • tener mejor criterio que yo?? eso no es muy difícil, soy famoso por elegir mal los vinos y por que se me queme la paella… mientras explico mis criterios, a quien quiera escucharme, el día que tengo treinta a comer, tampoco suelo acertar en quién va a ganar las elecciones, ahora, una cosa voy a decirte, yo no me presentaría en casa de un colega con gusanitos de postre, la pagarás!! :))