Judías blancas con hinojo y morcilla

El otro día estábamos en el descanso de una vaina de presentación de empresa –echando un pito en la puerta- con mi jefe y un corro de peña… unos a ver si me sacaban pasta y otros a ver si convencían a mi jefe para que me dijera que les diera pasta por humo –conste que menos el baranda, todos los demás estaban echando humo de mi paquete de Marlboro- y en una arrancada de las suyas va el man y suelta: joder, este sector de lo que está lleno es de maricones!!

Entonces tres de los que estaban por allí a ver qué, se retiran prudentemente a tomar café. Terminamos la plática y le digo al tío: joder, no hagas comentarios  –ya es el segundo jefe, y el primero es Secretario de Estado, en funciones ja, ja, ja, ja!!  al que le llamo la atención por hacer  chistes improcedentes- de gays delante de gente que no conocemos –pues los conozca o no, en este puto sector no hay más que maricones!! reiteró mi primo.

Claro lo que quería –él- decir no tenía nada que ver ni con pelo ni con pluma, hablaba de negocios. Yo tengo una opinión tibia al respecto, procuro obviar chistes y comentarios ambiguos sobre esas cosas y cuando cuento chistes de catalanes los cuento en catalán para que no quede ninguna duda de que el más polako de España soy yo… pero alguna cosa siempre se te escapa, para bien o para mal.

Me da la sensación de que no soy de ese palo –ya con los años que tengo me sorprendería, incluso a mí, descubrirlo, lo cual, habiéndolas hecho de todos los colores del arco iris :)) como las he hecho, me resulta harto improbable, lo de descubrirlo me refiero- Pero este verano me fui a Bilbao a ver el concierto de los Arcade Fire y comiendo con una amiga que, atención: vive con dos bollos, se me ocurrió hacer un comentario polait sobre la homosexualidad y con voz de bucanero me contestó: –oye!! maricón se es o no se es, no hay término medio!!

No sabría decir, pero creo que a mi lado estaría mucho más seguro un rubio que una rubia… quizá no este rubio…

… pero sí casi todos los demás ja, ja, ja, ja!! en opinión de mi amiga sería –yo-  gay sin remedio ja, ja, ja, ja, ja!!

En fin que el castellano es especialmente soez en ese ámbito de actividad. Pero fíjate, curiosamente no en todo. Hay una expresión que se usa mucho en MAD –en los círculos de baja extracción en los que yo me muevo- que es venir como picha al culo para decir de algo que te viene especialmente bien.

Y eso mismo pensé cuando el otro día estaba dando un rulito por el blog de epa! y me encontré con esta receta.

Joder, como picha al culo… no sabía qué hacer con un trozo de hinojo de cuatro euros, unas zanahorias secas y unos pimientos momificados que tenía en la nevera… también tenía unas morcillas congeladas, de cebolla con alcaravea –mucho mejores que las portuguesas donde lo haya- pero estaban muy frías y eran amenazadoramente XL  ja, ja, ja, ja!! y unas cebollas del huerto de casa.

Así que lo dicho. Hechas de un día para otro con toda la verdura frita fuera del guiso, un ajo, una pizca de pimienta y otra de glutamato ye-ye –glutamato monosódico me parece que le dicen a esa vaina.

Todo pasado por un chino y cocido al final de las judías. Las morcillas las pones cuando apagues las judías –si no se te romperán- y las dejas toda la noche dentro del guiso. Al día siguiente con recalentarlo todo se quedan hechas.

Muchas gracias por la receta querida ¿crees que debo ponerme en el apartado de “sitios que copian” de oficio??

:))

10 Respuestas a “Judías blancas con hinojo y morcilla

  1. ¡Una buena alegría que hayas vuelto a la vida bloguera y cocinil! El reconocimiento de autoría y enlace te honra….apúntatelo en la parte luminosa clara de tu arco iris…..ya sabemos que dejas el malva para otros.

    ¿Podrías poner una buena receta de pote gallego? Un enlace también me vale, es que cada Navidad preparo un clásico y este año toca noroeste. Saludos.

  2. Jajaja, ¡directo a los sitios que copian!!! :)
    Lo que de verdad me rompe el corazón es que no me copias a mí, sino a mi segundo de a bordo… pero es que estos guisotes son cosa suya, la verdad es que estaban buenas. Lo de la morcilla con alcaravea me ha dejado mueta, y lo del glutamato ni te cuento: yo lo tuve una vez para cuando me daba por la comida china y al final acabó en el cubo, ¿tú lo notas?
    Bueno, por fin te leo de nuevo, qué bien! Tengo que invitarte pronto a algo, a ver si te convenzo para que plantes ruibarbo ;)
    Besos

    • es la morcilla típica del pueblo de mi vieja… ellos no han visto nunca la planta pero de siempre se la añaden a las morcillas, que por cierto las hace la madre de unas amigas mías, y ese es el sabor tradicional, normalmente suelo tenerlas congeladas ya te regalaré para que las pruebes… y sí el glutamato ye-ye sí se lo noto al guiso, le redondea los sabores pero como te pases te sabe a chino… el otro día hicimos un arroz caldoso con anguila y le puse un poco con el guiso de all-i-pebre y quedó excelente y el ruibarbo, el primer año, no se planta…. SE SIEMBRA. parece mentira que una rural como tú no distinga :)) ya le dije a nuestra amiga marga que el huerto el año que viene lo colectivizamos así que si te agencias las semillas (atención con la fecha de siembra) cuenta con ello, bs, espero esa invitación con fruición ;)

  3. ¿Voz de bucanero?

  4. pero no me negarás que el rubio, da el pego de puta madre??

  5. Si, lo reconozco, me gusta hasta a mi, que no soy bollo pero soy un pedazo de pan. : )