Horchata con fartones

… vaale! orxata amb fartons, Torrent de l’Olla i Gran de Gràcia pero es que la que me enseñó a mí decía fartones, Mayor de Gracia y al Torrente de la Olla le llamaba Menéndez Pelayo ¡¡!! bueno, a estas alturas no creo que nadie se me rebote ;)

Es oro chata, dicen que dijo el Jaume I cuando una piba le trajo una or-xata fresquita y de ahí quedó lo de la horchata pero como que no; mola el cuento pero parece ser que viene más de aquí. Los fartones y las rosquilletas son dos complementos casi indispensables cuando bebes horchata en València. Son una especie de bollos de leche blandos y alargados, con azúcar por encima –los fartones- y unos colines duros y con anises dentro de la masa –las rosquilletas- que se mojan en la horchata ¿? sorprendente.

Bien, bien, no lo sé, pero parece ser que es un invento relativamente moderno, años sesenta del XX, para que la gente merendara horchata con bollo en lugar de café con leche y bollo. Ni idea, yo me enteré de la existencia de esos artefactos cuando tenía como quince o dieciséis.

El único secreto que tiene hacer horchata en mi pueblo –y en el tuyo-  es que no te coloquen chufas rancias, lo cual suele ser bastante común. Cuando éramos canis mis primos mayores nos llevaban a Alboraia, que era una carretera llena de horchaterías, y detrás de las casas estaban los campos de chufa.

Aquí los campos de chufa vienen dentro de bolsas de plástico. En alguna ocasión las he visto en verbenas y similares, remojadas y vendidas en cucuruchos para comerlas como pipas… uf! terminas con la boca llena de llagas y con trocitos de chufa por todas partes.

Bien pues al tajo. Si como la mamá del orco, crees que las aceitunas son todas verdes y vienen en bolsas de plástico, quizá no hayas visto nunca chufas secas. La chufa es un tubérculo que se conserva limpio y seco; pizca más o menos tiene este aspecto…

Tiene muchas propiedades molonas como podrás leer en la Wikipedia, tantas que el domingo mi amiga E, que es la hostia de lista, decía que por qué no hacían leche de chufa, su marido se descojonaba –pero tía, sí la hacen, le llaman horchata!! pero la tía erre que erre, que se tenía que llamar leche de chufa para hacerle la competencia a la leche de soja ¿? quizá tenga razón E.

Para hacer horchata es necesario remojar la chufa por lo menos una noche. Te aconsejo que no la dejes mucho más porque –por algún motivo que desconozco- la horchata que haces con chufa remojada en exceso se corta como si fuera –o fuese- leche, al día siguiente de hacerla.

Una vez remojada, tiene más o menos este aspecto…

Lo más difícil del cuento es triturarla bien. Si tienes una buena picadora o robot de cocina lo tienes fácil. Si no, te toca ponerla en un cuenco grande con agua y darle con la minipimer. Duro curro. Yo quemé una así. Cuanto más gruesa dejes la chufa menos rendimiento le vas a sacar.

Una vez bien triturada la chufa remojas la pasta en agua. Cuarto de chufas te da para +/- un litro y medio de horchata. Dejas la pasta en remojo un par o tres de horas y la pasas por un tamiz muy fino. Mejor una gasa. La dejas escurrir y cuando termine de gotear le das un par de apretones a la gasa. Lo que te sobra, si tienes, se lo puedes echar a las gallinas.

Endulzas con lo que más te apetezca, si es azúcar unos cien gr. te bastarán, va en gustos. Rápido a la nevera y te la bebes cuando tengas sed :))

Los fartones y la receta. El pan del fartón es una especie de pan de leche blandito –brioche-  con azúcar y con aceite –de girasol o de oliva fino si no tienes de eso- en lugar de mantequilla.

Si buscas recetas por ahí te puedes descojonar. La primera la saqué del libro de cocina valenciana de Everest …

mi conocimiento de los fartons es, como te decía, relativamente reciente ja, ja, ja, ja!! pero joder nunca los vi como rosquillas gordas –pon fartons en imágenes google… ni siquiera las rosquilletas son redondas… ¿? así que no sé muy bien qué opinar, en cualquier caso esos huevos me parecen muchos huevos para esa harina –a no ser que le añadas medio saco y hagas un fartón del tamaño de la acometida de la presa de El Atazar- no creo que se le pueda añadir mucho más líquido, del azúcar ni comento y 200 gr. de levadura!! ni que fueran a hacer el globo de Betanzos!!

Yo los hice así: 250 gr. de harina foja, un huevo,  una pizca de sal, un par de cucharadas grandes de azúcar, medio sobre le levadura seca y leche templada hasta que te salga una pasta no muy pegajosa, porque después de amasar le tienes que añadir un chorro de aceite.

Lo mezclas todo le vas añadiendo la leche, lo amasas, le añades el aceite y lo dejas fermentar hasta que doble. Haces bolitas y les das forma de salchicha, las dejas fermentar –las salchichas-  tapadas con un plástico. Las pintas con huevo y las horneas a unos 180ºC hasta que se doren. Las sacas –las salchichas- las dejas enfriar y le pones un poco de azúcar glass disuelto en una cucharada de agua.

Listo!!

2 Respuestas a “Horchata con fartones

  1. Las rosquilletas con pipas de girasol, esas si que están requetebuenas, son un peligro.

    La horchata mola, los fartons… no lo tengo muy claro, depende… lo cierto es que en Valencia que visito de ven en cuando, mi hermana vive allí, bueno, en Alzira, los he comido en diferentes sitios y ya se sabe, unos están ricos y otros… vamos a dejarlo aquí. Y sin animo de hacerte la pelota te diré que los de la foto tienen muy buen aspecto, seguro que con queso están de muerte.

    Besos mil

  2. ¿con queso? marga… como te escuchen en valencia te queman con lumbre de cañas… y sí las rosquilletas de pipas -conozco las que venden en el mercadona- son riquísimas y adictivas, beso