Tunnbrød. Pan plano. Pan Polar

Ah! qué coñazo de semana!! Vivimos en un país de modas. Este mes toca productividad. Como si fuéramos alemanes! Día y noche. Cualquiera que vea los horarios de envío de mis correos electrónicos se descojona ¿qué hará éste despierto a las doce y media? y lo cojonudo del caso es que uno –mi jefe- me contestó al ratito y le recontesté a las cinco –no quería hacerme el interesante- ja, ja, ja, ja!!

Y claro con tanto currar, vienen los errores. El viernes le mandé a ajonjoli documentación de curro y seguro que a alguno del curro le mandé una receta de tupinambos… ¿qué pensarán de mí? los dos! :)) Claramente no soy alemán ;)

Como colofón, ayer me dio por preparar estos panes suecos tunnbrød –no sé si es así ø o así ö- que dicen que se traduce como pan delgado, pero también le dicen pan polar que es el equivalente a llamarle bimbo a todos los panes de molde… en fin.

No es la primera vez que lo hago. Le eché un ojo a las recetas de aquí y de aquí. De punta a punta… como verás panes cardiosaludables :( Después le di una vuelta a un libro de Linda Collister y me convenció más la receta. Es la que hice.

Lamentablemente lo último que se me ocurrió consultar –pero ya  con el pan hecho- fue la wikipedia y el youtube. Tampoco la receta de la Collister es fetén, sobre todo porque hay que hacerla con harina candeal y no con harina de fuerza, yo usé T65.

Me las prometía felices ja! harina de cebada, nada, nada, me voy a una tienda de hippies y me la agencio, una leche!! De avena la que quieras, pero si tu forraje es la cebada como no te la fabriques, nanay!

Pude porque tengo grano de cebada cervecera que uso para hacer malta –joder, esta tarde, si tengo un rato, a ver si me traigo un post sobre la malta que tenía en el otro blog- pero claro moler grano sin molino no es cosa fácil, lo hice con un molinillo de mano, pasándolo varias veces… un desastre. De doscientos gramos de grano saqué ochenta y cuatro de harina fina de cebada. Productividad griega con jornadas estajanovistas, menos mal que me regalan la cebada.

Bueno la receta. Trescientos gramos de harina de trigo T65 –si lo haces, usa harina de trigo corriente del súper- cien de trigo integral, cien de centeno integral y lo que salió de harina de cebada. Un par de cucharadas de crème fraîche, un poco de sal, como cuatrocientos cc. de leche templada, cinco gramos de levadura seca y un par de cucharadas de azúcar.

Este pan se puede comer blandito –por ejemplo si te comes un bocata en IKEA- y con levadura o crujiente, como si fuera una galleta, y sin levadura con lo que lo puedes conservar mucho tiempo. De hecho, parece ser que la técnica sueca era moler y hacer el pan duro en una o dos veces en todo el invierno antes que se congelaran los ríos que movían las piedras de moler ¿? No sé, me parece una capullada, fuera de contexto, de la sra. Collister.

Sacaba a colación lo de blando-crujiente para decirte que te interesa no usar azúcar corriente para este pan porque te quedará más quebradizo, yo creo que la tontería es que se pueda doblar bien para hacer bocadillos.

Usa azúcar invertido –puff!! qué poco me gusta esa palabra- o algún tipo de azúcar invertido… por ejemplo miel corriente, para que te quede flexible. Le puse dos cucharadas soperas.

Pues nada lo mezclas todo y lo amasas hasta que te quede una pasta manejable. Difícil porque la harina de centeno es muy puñetera  e insistirá en pegarse por todas partes.

Lo dejas reposar una hora al abrigo y lo divides en partes iguales… hice bolas de unos ochenta gramos y las dejé reposar otra media hora… me salieron tortas de veinte centímetros hasta que me cansé y todavía me sobró la mitad de la masa –la congelé ;)

Si tienes la curiosidad de ver vídeos de cómo se hace este pan en Suecia, te darás cuenta de dos cosas, 1) que no se hace con harina de fuerza ni de coña y 2) que nosotros tenemos cosas mucho más pequeñas que los suecos –y las suecas- entre otras: los hornos y las palas de madera.

Lo extiendes bien y, como no tendrás un rodillo con formas y pinchitos –como los suecos- lo pinchas bien con un tenedor y, o bien al horno muy caliente un par de minutos –riesgo de que te salgan pitas en lugar de tunnbrød- o bien a una sartén a fuego medio, como minuto y medio por cada cara. En ese caso la primera cara que pones es la que has pinchado con el tenedor y, mientras se hace, pinchas la otra, con la torta en la sartén. Si las quieres duras, dejas enfríar las tortas de pan y las retuestas después en el horno, mejor con la puerta abierta.

Nos las cenamos anoche con escarola, tomatitos y bacalao y atún ahumados.

Te dejo, que hoy tengo a una de las gorronas habituales para hacer alajú. Otro día te cuento cómo.

Beso.

2 Respuestas a “Tunnbrød. Pan plano. Pan Polar

  1. Tiene buena pinta. Una receta a probar. Gracias :) besos