Roscón de reyes para niños republicanos

Esta entrada fue publicada el veintiuno de diciembre de 2008 en otro blog que tenía; está casi tal cual… un poco actualizada por motivos obvios, efectivamente nadie está preparado para eso. En fin a ver si os gusta.

______________________

Roscón de reyes para niños republicanos

El domingo estuve en el Rastro por la mañana temprano porque quería comprar algunas paridas republicanas y soviéticas para regalos de reyes, ¡qué mejor ocasión para hacer alarde de republicanismo!

Para quienes no conozcáis Madrid, el Rastro es una cosa tipo marché aux puces pero a lo bestia….no hay madrileños -o casi- pero es punto de encuentro de los domingos. Antes, cuando éramos más jovencitos, era sitio típico, conjuntamente con el bar del tanatorio de la M-30, al que ya no dejan entrar a gente a finalizar las juergas, pero las croquetas siguen siendo cojonudas… -son de carne y no voy a seguir- donde terminar la noche a las doce de la mañana del día siguiente. Salir del Rock-Ola o del Marquee y derechos al Rastro era casi lo más típico y la Bobia el sitio de encuentro fundamental -estamos hablando de los tiempos que vosotros llamáis la movida.

El Rastro tiene muchas zonas típicas, cada una dedicada a una cosa: muebles decó, ropaje militar, relojeros, vendedores de souvenirs, peristas -un día le expliqué a juancito lo que era un perista…tendría unos cinco años… y se fue derecho al grupo a preguntarles que por qué vendían o compraban cosas robadas, en fin espero que no me salga picoleto.

Una de mis zonas favoritas es la misma plaza de Tirso de Molina donde se pone la gente de partidos radicales, anarcos -la sede de la CNT está en la misma plaza-, políticos alternativos….es, salvando las distancias y las formas, una especie de speaker corner.

Entre las paradetas que se ponen allí hay un par de viejitas que venden merchandising republicano. Me fui temprano porque tenía que preparar un roscón, pero las señoras todavía no habían llegado. Pobretas, más de setenta -podrían ser Irene Falcón– y en Madrid hacía un frío del carajo. Me di un rulo por la zona a gastar euros en una chupa de milico gabacho y cuando volví ya estaban desembalando. Según las vi de lejos pensé: joder eso es compromiso republicano y lo demás gilipolleces!!

Hice mis compras y dejé encargadas algunas cosas para enero. Nos despedimos deseándonos salud y República; yo levanté el puño, ellas no pero me contestaron: ojalá veamos la tercera!!. Me metí en el metro pensando en la fuerza de esas tías para ir todos los domingos allí caiga la que esté cayendo…estoy seguro que hasta bombas y estarían allí como clavos ¿Qué harán de venta cada domingo? ¿cincuenta euros? Yo me dejé veinte, quizá fue la venta más suculenta de la mañana.

no me digas que el Lenin de escayola no es molón ¿eh que sí?

Ya de vuelta a casa, había dejado al orco sobando, me dio por pensar en todos los chavales que se tuvieron que chuparse aquella mierda. Estuve recordando el libro de Eduardo Haro: Arde Madrid. Es como la segunda parte de El niño republicano y narra el final de la guerra en Madrid. Todavía se me encoge el corazón rememorando las sensaciones que describe cuando vio subir a los primeros moros por Alberto Aguilera. La sensación de las manos frías de su madre abrazándole y el miedo.

También me acordé mucho de mi padre –por fortuna vive todavía– -désolé, se murió el año pasado- y de las sensaciones que me ha contado durante años. Es mi conversación favorita con él.

Ellos estuvieron escondidos durante días. Mi abuelo, era socialista, tenía el número 45 de carné de la UGT de Madrid, estaba en el frente y desaparecido y mi abuela escondió a los niños. Después, cuando las cosas parecía que se normalizaban, salieron y se dedicaron a agarrar todo el dinero republicano que la gente tiraba a la basura. Si era abril, estaban convencidos de que la República iba a volver en septiembre -me parece que ya lo he contado otra vez… llovía aquellos días, conservo los billetes manchados de barro… los guardó toda la vida y me los dio con un reloj que mi abuelo se compró el día que nací; era igual de dura que las viejitas de el Rastro, nunca perdió la esperanza.

Después el abuelo apareció en un campo de concentración y se pegó un par de años picando en Cuelgamuros, lo que ahora llaman la Cruz de los Caídos, y hasta el año cincuenta inhabilitado -era empleado del Ayuntamiento de Madrid. La pena era por haberse ido voluntario a la guerra; él no tenía obligación porque tenía tres niños pequeños que mantener, pero se fue y la cagó.

Siempre me he sentido muy orgulloso de mi abuelo. En cuanto tengo ocasión siempre lo saco a colación. Estaba en fortificaciones porque de joven -era de Teruel- había trabajado de minero en la explotación de hierro de Ojos Negros y sabía manejar la dinamita.

Joder!! las veces que habré contado -y presumido de- esa historia, hasta que el otro día -no hace mucho, a lo mejor ni un año- la expliqué en un party donde también estaba mi viejo. Cuando le llevaba a casa por la noche, él nunca me la había oído, me dijo: No tronco, el abuelo no se marchó a la guerra porque se lo creyera mucho. Se fue porque con los salvoconductos que tenía se iba a Teruel -hasta que cayó ese frente- y entre los explosivos que llevaban o traían en el camión, hacían contrabando de vino!!. Hostias pedrín!! se me cayeron los palos del sombrajo!! Pensé que lo siguiente que me iba a decir es que a mí me encontraron en la calle, menos mal que no lo hizo, prefiero seguir en la ignorancia.

Estos de la foto son mis tíos y mi padre. Una vez mi amiga P.R. -que lo está pasando muy mal ahora ¡suerte chica!- y aragonesa de pro, me dijo en todas las familias de allí siempre hay un Antonio, un Mariano y un Juan.

antonio se piró a francia en el año cincuenta y mi abuelo se lo trajo a hostias desde marsella, después, ya aquí en españa, se mató a copas....mi viejo es el más soviético -fisonómicamente- de los tres ¿seré nieto de un tanquista ruso?

De izquierda a derecha son Antonio, Mariano y Juan. Juan es mi padre. Viven M y J, pero no se hablan por un problema de veinticinco mil pesetas del año sesenta. Problema éste, el de no hablarse, muy habitual en mi familia -por los dos costados. Vive M.

La foto está sacada en diciembre de 1936 y era la que llevaba mi abuelo en la documentación militar -de contrabandista diría ahora que sé la historia verdadera :)) Los gorros que llevan eran los típicos de los milicianos en aquel principio de guerra. Hay unos fachas que hacen un mercadillo de productos típicos del fascismo y otras paridas guerreras….creo que el día del cumpleaños de Adolfo Hitler, y alguna vez los he visto en vivo y en directo. Son rojo carmesí y de tela muy fina.

Los llevaban porque eran del Socorro Rojo y se dedicaban a pedir por las calles para ayudar a los combatientes de primera línea

No sé si tomaron roscón aquel año. Sí sé que hasta muchos años después no volvieron a tomarlo. Hoy me parece bien hacerles este homenaje.

 

Ya les hice uno en el 92, el día de la ceremonia de la inauguración de los JJOO, no era una fiesta precisamente de izquierdas -si hacéis click en la foto se puede ver el precio de la entrada- pesetas de 1992. Cuando entró el equipo español me levanté como un poseso -salgo en el vídeo oficial aunque sin hacer el ganso todavía- gritando: ¡¡los nuestros, los nuestros!! que era como ellos llamaban a los soldaditos de la República y después canté el himno republicano -me sé la letra que, por cierto, es cutrísima- con el puño en alto.

Mi jefe, el presi de la empresa, sus señoras, mi mujer y otro par de menes y señoras que estaban con nosotros, en el grupo, me miraron despavoridos. A la salida mi jefe me llamó la atención y le dije que el mismo derecho tenía a sonar en el estadio Els segadors que el himno de la República. No me despidió.

Días después coincidimos en la final de los cien metros de atletismo….ni su mujer, ni yo nos levantamos cuando sonó el himno de los EEUU; por eso nunca me reciben cuando voy a la Casa Blanca. Ella se suicidó el año pasado.

fue una noche inolvidable, ninguno de los guiris que teníamos alrededor entendían nada y además confundían la senyera con la bandera de españa, ja, ja, ja, ja!!

Así que decididamente este primer roscón de reyes del año es el de los niños republicanos y el de las que todavía pasan frío esperando, como mi abuela, a que llegue la tercera….¡¡¡que es la nuestra!!!

La mejor pregunta de todas es cómo se hace un roscón. Pero mucho mejor aun es de dónde sacar el color morado si no es de una lombarda :) después seguimos con esto.

El roscón que hago tiene esto: medio kilo de harina de fuerza, cien gramos de mantequilla, un poco de azúcar -depende de cómo te guste de dulce, le pongo poco unas dos cucharadas soperas-, como veinte gramos de levadura fresca, dos huevos y la yema de otro para pintar, 250 cc de leche -en mi caso kéfir, gracias chica fina, feliz año- un chorro de agua de azahar -estúpido comprarla en una farmacia, en las tiendas de moros vale dos euros, en la farmacia seis- una cucharada pequeña de sal y un poco de esencia de naranja -ya sabéis que evito usar la peladura de cítricos siempre que puedo porque está llena de mierda.

el orden en añadir los ingredientes es muy importante

Con la levadura, un poco de harina y algo de leche se hace una bola y se deja fermentar.

Después se echan todos los ingredientes en la amasadora, menos la mantequilla y el starter fermentado. Se amasa todo, se va añadiendo, poco a poco, el starter y finalmente la mantequilla.

Queda una masa infumable, pegajosa, que hay que dejar fermentar, al calentito, unas dos horas, romperla y dejarla otras dos más. Normalmente la hago de un día para otro y se queda una noche en la nevera porque en caliente no se puede trabajar.

la puta iluminación de la cocina de mi kel es una puta mierda

Cuando te pones con ella la vuelcas en una mesa con mucha harina la haces dos trozos iguales y la boleas. Se deja reposar un poco y con los dedos, desde dentro hacia afuera se hace la rosca. Con estas cantidades salen dos roscones.

Se dejan reposar un par de horas y, atención porque el orden es importante, se mete la sorpresa -en mi caso dos euros envueltos en papel de aluminio, que siempre exijo que me sean devueltos- se pintan con la yema de huevo batida con agua -un poco de agua- se coloca la fruta confitada -en este caso rojo de guinda, amarillo de limón y morado de flores de violeta glaseadas.

violetas imperiales, nunca me lo hubiera imaginado

Las fotos no le hacen justicia al morado, en una foto un poco más arriba le añadí el pico de un libro morado para reforzar el carácter republicano del roscón. Si gusta se le puede poner un poco de azúcar grueso. Éste lo lleva. Se hace con un par de cucharadas grandes de azúcar y unas gotas de agua, digamos media cucharada. Se revuelve bien en un cuenquito y enseguida se apelmaza. Se pone por encima y al horno a 180ºC hasta que se dore. Atención porque la cosa se quema en cuestión de segundos hay que estar muy encima de la película.

Para cuándo una plataforma social seria -por favor que no esté Anguita- por la III República. Para cuándo un color morado más fácil de obtener….las violetas imperiales éstas valen una pasta. Para cuándo un color, aunque no sea morado, que nos una a todos y echemos a estos tiparracos de aquí, desde Cartagena hasta Roma, para que se gasten todo lo que han robado ¿Para cuándo?

Salud y República.

7 Respuestas a “Roscón de reyes para niños republicanos

  1. Precioso homenaje; entrañable relato y un buen Roscón :)

    Besos

  2. De acuerdo, y yo llevo el mío con masa madre a ver que te parece :)

  3. OK. Sin problema. Yo hago el Roscón. Besos y Felices Fiestas!!

  4. Me apunto, me apunto!!!!

  5. eso está hecho licenciado, te avisamos del magno evento, abrazos, feliz año