5 pastillas de la felicidad

El otro día tuvimos una pequeña fiesta de cumple en casa y unos amigos se presentaron con una cajita –igual que las de las fotos- que decía en la etiqueta: 125 grs. of happiness.

Lo primero que pensé fue: puf!! esta noche vamos a terminar todos en la cárcel… hace algún tiempo –empieza a no ser poco- hubiera pensado: puf!! esta noche nos vamos a poner todos hasta el culo; 125 grs. juntos, sólo los he visto en las películas… menos mal: eran bombones, 125 grs. no hay ni para empezar.

Me hago mayor, lo noto en muchas cosas. En lo físico menos –pero mucho también ja, ja, ja, ja- al fin y al cabo todavía sigo viendo las cosas, a la gente y a mí en el espejo, con los mismos ojos que tenía hace treinta años; pero más en el coco, por ejemplo en el cuento de más arriba ¿poco o mucho? 125 grs. de felicidad me hubiera parecido poca felicidad para la que yo quería –o creía que podía tener- y 125 grs. de dulce: un exceso.

Pero si te soy  sincero –espero que sepas guardar la discreción debida al caso- cuando más, más, más, me noto que me ha pasado un rodillo de años por encima, es cuando voto en las encuestas  de El Mundo y resulta que voy –algunas veces, pocas joder!! con la mayoría; coño! es que me llevan los demonios!!

Pastillas de la felicidad, dicen que son las que más se prescriben en España; se ve que somos especialmente propensos a la melancolía. Las azules para subir, las rojas para bajar –vaya, otra vez me traicionó el subconsciente… un país de máximos y mínimos.

Y no es gratis lo de las pastillas. El orco lleva varias semanas haciéndome preguntas recurrentes sobre qué es lo que es el éxtasis, apostaría a que –tiene diez para once- no se refiere a polvos, sino a cápsulas ;) algún gañán está próximo en el cole.

No sé muy bien cómo –sin traicionarme, todavía más, en términos ideológicos- enfocar el asunto.

El día uno nos dimos una vuelta por el Rastro y terminamos en la FNAC de Callao. Mientras él revolvía libros de macacos yo me fui a ver pelis musicales y me di de morros con Quadrophenia… la oportunidad la pintan calva!

Si no la tienes en la memoria, Quadrophenia es una afamada peli que produjeron los Who en los setenta del XX y que cuenta la historia de un chico de los de hasta el culo de anfetas, de sus héroes –un guapísimo y jovencísimo Sting: as de oros- y del reconocimiento por la pertenencia a un grupo: los mods. Claro, todo trufado de chicas que me gustan, palos a farmacias, hostias con los rockers, gritos con mis viejos, neurosis e histerias por las anfetas, no voy a currar porque tengo una resaca de tres pares… etc. etc. etc. Y al final me tiran de casa, del curro, mi piba se lo hace con un colega y as de oros –el más follador de la comarca- resulta que era el botones –el bellboy de la canción de The Who-  guaperas de un hotel en Brighton.

Salvado… con esta peli practicamos inglés –sólo estaba en versión original- y el man va a comprender –sin que yo tenga que pringarme políticamente- el porqué no de las anfetas.

Resultado: la peli está en un slang –no llega a ser cockney pero casi- incomprensible, al tío no le pareció mal que la peña se forrara a leches en la playa, las motos con muchos espejos le parecieron guays y, sobre todo, me dijo: papi, esta mañana he visto en el Rastro unas chupas iguales que las que llevan en la película ¿podemos ir el domingo que viene y me compro una con lo que tengo en la hucha?… Bellbooooy!!!

Como el chiste de Jesucristo y Judas: ¿no es pa matalo?

5 pastillas de la felicidad se titula el post, si de verdad fuesen mágicas y conjuraran algo quizá yo también me las tomaba… no son, las azules y las rojas, el medicamento más prescrito?? y decían que el soma y el estado del bienestar eran majaderías bah!! yo las he preparado  -las pastillas- de jabón de glicerina para los regalos de estas Navidades: bienestar a precios populares y sin recetas. Te evitas abroncar a tus hijos por comerse pilules mientras tú te las metes a escondidas ¿crees que no sirven los mismos argumentos para ti?

Con un simple baño y un buen jabón de los que van en la cajita puedes ser feliz o al menos te lo parecerá lo que no deja de ser lo mismo que con el Valium y las azules ¿no?

Beso.

14 Respuestas a “5 pastillas de la felicidad

  1. No le des más vueltas, tu hijo es un crack.
    La cajitas de jabones y los jabanes te han quedado muy chulos.
    Yolanda

  2. sí, menudo crack, a ver si se hace un poco más mayor y me lo fumo, beso

    • ozu q vichissoyse

      Acabo de leer tu contestación, querido E. Francis, muchas gracias por tu sinceridad, es que ya te decía que es que lo estoy viendo venir, por aquello de las barbas vecinales…
      Oye que no se si te has fijado pero hablo en dos lugares de que soy padre; no… lo decía por lo de querida amiga, para que luego no te lleves un chasco. Aunque si me pones un piso me puedes llamar lo que quieras, tigre, que tienes que ser un tigre.
      Besos

  3. ozu q vichissoyse

    Lo que disfruto leyendote, no te tenías que morir, debieras ser un servicio público, bueno ya lo eres :)) pero te faltan las retribuciones.

    Oye y que haces tú con el Orco, ¿que le explicas? por que a mí la mari me sigue gustando aunque por problemas de salud ya no pueda fumarla y tenga que hervirla con leche. Mi hijo todavía es pequeño, 7 tacos, pero me lo estoy viendo venir… Y es que lo que unos amigos hacen, se los fuman a escondidas y a sus dos hijos les dicen que la mari es droga y que es mala, porque no quieren que empiecen por ahí y acaben no se donde… pues no, no me parece. Pero saber que tu padre se lo fuma en arguila igual mola, pero me dá miedo que él quiera ser más que su padre…
    Anda, sueltaté una parrafada de como lo ves tú.

  4. querida amiga, me pones en un brete con esa pregunta que me haces… yo creo que la regla general es que prohibir o perseguir este tipo de cosas es ponerle puertas al campo… le reprimes fuertemente, gritos, broncas y después le sueltas de ocho de la mañana a ocho de la noche libre de marca y acompañado por una panda de gualdrapas –cada uno de su padre y de su madre- para empezar de nuevo el ciclo??… yo ya no estoy para esos trotes; pero desde luego lo que no se me ocurre es decirle que los petas son malos y después metérmelos yo a escondidas… por dos motivos: el primero porque es mentira que sean malos per se y lo segundo por mi higiene mental, moriría de disonancia; otra cosa es que me los fume –no sería el caso porque a lo mejor hace veinte años que no me hago un mai- me entorrije o me ponga hasta el culo de cualquier otra cosa delante de él, parece que este rollo de la familia está montado sobre una serie de relaciones jerárquicas que sin ser intrínsecamente buenas –no sé si te fijaste de quién es la foto que se ve en el periódico que hay en el post- le dan cierta continuidad al tema y seguridad a los chavales y que quedarían en entredicho si tu hijo te ve revolcado/a por el suelo… yo al mío procuro contarle las cosas tal como yo las veo –yo soy de los buenos- algunos días –no siempre, sólo si me encuentro especialmente demócrata- le digo lo que yo creo que piensan los malos y busco ejemplos lo menos panfletarios posible –quadrophenia es un buen ejemplo si hablamos de anfetas/drogas y yo cristina f uno malo- de adonde llevan las cosas al final del cuento… el resto es cosa suya, no sé si hago bien o mal ¿? pero en muy poco tiempo voy a salir de dudas, beso
    morir nunca, servicio público?? ¿de qué vas vichyssoise? :))

  5. Pero Au, a ver… ¿tú crees que porque le digas que la droga es mala luego él no hará lo que le venga en gana? Los humanos sólo aprendemos equivocándonos nosotros mismos, nunca nunca escarmentamos en cabeza ajena. El chaval probará sus cosas (o no), tendrá sus sustillos (o no) y al final decidirá que mejor lo dejamos o al menos nos dedicamos a las blandas. Si da igual lo que los padres hagáis, los hijos (porque yo todavía estoy en el bando hijos, lo de pasarme al otro bando no me llama) hacemos siempre lo que nos da la gana.
    Así que relájate. Los sustos te los vas a llevar igual, jajajajaja

    Oye, muyayo, ¿viste el concurso? Aceptamos jabalíes ;)

  6. hermana ¿tú has leido el post y los comentarios o ya traías el comentario escrito de casa y total ya lo dejo….?? y sí, sí he visto el concurso y saldré este finde al campo a ver si encontramos algunas setas que coloquen y de paso mato a algún panoli y hago terrina con el hígado, bss

  7. el panoli salvaje, por supuesto

  8. Jajaja, que caracter chico!

  9. cojones hermano vichysoisse perdona el despiste -como por aquí sólo pasan tías, pensé que eras de ese palo- pero hostias pon lo del sexo en negritas… vaya semana que llevo a ver si termina de una puta vez, abrazos, bienvenido

  10. Molonas las pastillitas y el post, como siempre muy a tu estilo ;)

    besos

  11. oh carmela! espero que lo del estilo sea de tu gusto, bss

  12. Ay leches. Coincido en lo de servicio público, es buenísimo, sobre todo porque te las toca (las blandas). Eso sí, yo las encuestas del mundo no las miro ni harto de rojas, me da muchísimo miedo estar con la mayoría. En fin, tendré yo que irme preparando una copia de Trainspotting o de Historias del Kronen para cuando me crezcan los elfitos? Ya lo sé, estarán totalmente demodés, ya lo están, pero si a ti te ha servido quadrop… Cosas esto de la paternidad, jostiayá!

  13. ja, ja, ja, ja!! eres buenísimo gusete pero me temo que el rodillo de años nos pasa a todos, tarde o temprano caerás en la tentación y mira yo también pensé en trainspotting que además tengo la novela pero me pareció que le iba a dar miedo… y la del kronen pues qué quieres que te diga hay ahí rollos de sexo hetero y homo que no me parecen convenientes por ahora ;) sí, duro oficio éste de la paternidad, abrazos