Mejillones en escabeche

Mañana tenemos gente a cenar en casa. Las cenas en casa me parecen un coñazo, las comidas también, pero me son más soportables, menos las que empiezan a las dos de la tarde de un día y terminan a las cuatro de la mañana del siguiente. No sé cómo me lo monto pero siempre me toca organizar a mí las timbas; todavía cuando es comida, sin extended time, te da tiempo a recoger y acostarte con la casa más o menos, pero en las cenas… mamá!!

Antes, cuando teníamos edades fiesteras más razonables, porque ahora nos encontramos casi todos o despidiéndonos de la cuarentena o en decidido camino hacia el centro de la cincuentena y algunos –si es que ello es posible- incluso más, el paisaje después de la batalla era razonable: colillas, tarjetas de visita con forma de ele, latas, vasos vacíos –alguno roto y escondido junto con alguien dormido- las inevitables pavitas, en fin: guateque.

Ahora, todo hay que decirlo, la gente aparca mejores coches y se va a dormir a su casa, cuando baja o sube el vecino a decir que piensa llamar a la policía se ahorra la llamada –mire, pase y se lo dice usted directamente al comisario que es aquel gordo del fondo y los menús hay que negociarlos con semanas de antelación porque al que no le viene mal una cosa, tiene prohibida la otra.

Verdaderamente casi no hay nada por el suelo, salvo las patosidades habituales y quizá algún papel de aluminio pero de antiácido, casi nadie fuma –aunque yo tengo muchas posibilidades de cagarla, veremos- y el wc de tíos está mucho más mojado que antaño porque los caños tienen otro funcionamiento que no acabamos de dominar, lo cual parece razonable teniendo en cuenta que sólo estamos al comienzo del drama, creo que después es mucho peor.

En definitiva, mis amigos están más calvos y mis amigas más guapas :) No sé qué pensará mi hijo de todo esto, espero que no me pregunte para qué es el desfibrilador  que siempre tengo a mano cuando la edad total de los reunidos supera los quinientos, ja, ja, ja, ja!!!

Bah!! todo este rollo para decir que a mí me toca poner la casa, el pan, bla, bla y algunos aperitivos, entre otros estos maravillosos: mejillones en escabeche.

Antes los hacía mucho, me parece que incluso llegué a postear la receta… no me acuerdo y ahora llevaba, pues a lo mejor un año o más sin hacerlos. Salen riquísimos le hacen la competencia a los de lata sin ningún problema.

La receta habitual era: mejillones cocidos al vapor, ajos, laurel, pimienta negra en grano, pimentón picante, aceite, vinagre y sal. Ahora como los comensales son un poco mayores pues he sustituido el pimentón picante y eliminado la pimienta -que aunque en las fotos se ve, es de teatro- no sea que le vaya a provocar un cólico a alguien.

Pues nada, se fríen los ajos y el laurel en aceite de oliva con cuidado de que no se queme el laurel; sacas la sartén del fuego y le pones una cucharada de pimentón, vueltas, vueltas, vueltas. Se añaden los mejillones cocidos y se fríen –tapados porque salpican muchísimo- no mucho. Les pones un poco de sal y un buen chorro de vinagre y los dejas cociendo un rato: como diez minutos. Enfriar y a comer, aunque están mejor al día siguiente.

Los puedes guardar en la nevera tipo quince días –no creo que te duren tanto- sin problemas y también los puedes esterilizar y hacer una conserva con todas las de la ley aunque hoy no te puedo explicar cómo porque voy mal de tiempo.

Bss.

Doncs moltes gràcies benvolguda martpunt, aquest és el teu primer butlletí de subscriptora. Un petonet

10 Respuestas a “Mejillones en escabeche

  1. Hola hem sembla una recepta fantàstica, jo no sabia com es feien. Moltes gracies per la recepta.Petons.

    Marta

  2. hola es 1° vez que llego de visita a tu blog y me ha gustado mucho.
    Un abrazo desde Chile
    Edith
    la brujita

  3. marta, anímate a hacerlos salen muy bien, bss

  4. hola edith, bienvenida y gracias por la visita

  5. Mmmmmm, tienen una pinta estupenda. Esta receta la utilizaré para sorprender en alguna cena a mis amigotas.
    Yolanda

  6. Estos mejillones están de vicio. Salen geniales. Haces bien en recomendarlos. Yo ya he probado.

  7. seguro yolanda y además si los escurres bien puedes hasta hacerlos pasar por conservados en lata… en alguna ocasión me han dicho: oye estos mejillones están buenísimos ¿de qué marca son? :))

  8. carmela hija… viniendo de ti -por gallega no por tÚ :)) ese comentario es como una bendición frente al mundo, beso

  9. Uno de los bocadillos preferidos de mi infancia era el de mejillones en escabeche. Mmmm, me encanta la textura que tienen los de lata y uaghhhs odio la textura de los frescos hechos al vapor!!!
    Me comía ahora unos con una cervecita y unas papas fritas…

    • pues chica, estos casi que dan el pego, anímate y sí la verdad es que un botellín… un bocadillo -en mi caso de anchoas- y un patio con parra son lo máximo, bs