Técnicas para hacer jabón casero. Jabones líquidos. Gel de ducha: ámbar seductor

Ja, ja, ja, ja!! te juro que se llama así; en el libro de donde copio las recetas le dicen a este gel: ámbar seductor… en fin todo lo seductor o seductriz que pueda ser una mediana o una litrona de cerveza, porque no parece recordar otra cosa el color de marras ¿sí o no? No ves lo que te decía el otro día de poner en valor las recetas :))

Pues nada, esto es fácil. Te contaba en otros post de jabón que no existe una diferencia específica entre los jabones líquidos, los champús y los geles de ducha o de baño. Los cuatro son jabones de potasa que –en casa- se fabrican igual, sólo que unos tienen una formulación especial para lavar y acondicionar materiales con forma de hilo –los champús- otros son más espesos –los geles de ducha- y, los de baño pueden o no ser espesos, pero llevan aditivos para estabilizar y hacer persistente la espuma en el agua.

El párrafo anterior no es más que una argucia para no escribir cómo se hace el jabón de potasa. Tendrás que ir al post del champú y leerlo y… mira! ya que pasas por ahí, léete las normas de seguridad para el manejo de sustancias corrosivas no se te vaya a ocurrir quemarte o quemar a alguien con tus experimentos ¿está clarinete el asunto? insisto ¿está claro?

Bien te pongo la fórmula [entre corchetes los números de saponificación con sosa potásica] de lo que ves en las fotos y después paliqueamos del cómo y los porqués. Lleva ochocientos veintiocho gramos de aceite de maíz [0,192], doscientos gr. de aceite de ricino [0,18], doscientos treinta y cinco de aceite de coco [0,257] y doscientos de colofonia [0,194]. Acuérdate de redondear los totales de sosa como un cinco por ciento al alza y además acuérdate también de no ser obtuso e intentar lavarte, o lavar a alguien, con el gel que hayas hecho sin antes haber comprobado que tiene un ph –claramente- inferior a once y medio y superior a siete ¿entendido? insisto ¿entendido?

Para esas cantidades usé un litro de agua, setenta gramos de carbonato potásico y cincuenta de tetraborato disódico decahidrato o borax… mona ;) pero todo tiene su explicación.

La verdad es que el aceite de maíz –caducado- lo tenía rodando por la cocina desde hace un par de años. No le conozco ningún efecto beneficioso al maíz, salvo lo de las palomitas, pero era lo único que tenía y matar no creo que mate. Debería haber sido un kilo pero sólo tenía eso y como, además, la cifra era capicúa pues me pareció de buen augurio.

El aceite de coco sirve para quemar la piel y para hacer espuma, la receta eran doscientos pero lo tengo en un bidón grande que pesa un huevo y eso fue lo que cayó.

El aceite de ricino no vale para nada –o casi- tampoco venía en la receta, pero se lo puse para completar lo que me quedaba hasta el kilo de maíz. Venga no, el ricino no vale para hacer jabón, él solo, pero es un disolvente muy bueno y ayuda a aclarar los jabones líquidos y hacerlos más transpa :))

La colofonia, responsable de la seducción de este gel, es un resto de la destilación de la resina de coníferas. En la vida real es una especie de cristal ligero –son trozos como si hubieras roto una botella ¿quizá de cerveza? pero no cortan y no pesan tanto, es así… como un caramelo  de azúcar tostado machacado- tiene un color ámbar y un aroma muy característico que recuerda a la esencia de trementina o similar… si alguna vez has tenido la suerte de restaurar un mueble antiguo de verdad, que no haya sido barnizado nunca con productos modernos… es ese olor a madera y barniz viejo. A mí no me gusta en demasía pero en el mundo jabonero parte la pana bastante y además, el jabón con colofonia, tiene una espuma especial. Tía, ni idea!! yo se lo puse porque el aceite de maíz estaba queriendo oler a rancio y me quería curar en salud… si hubiera tenido otro aceite, quizá de ámbar seductor nada de nada.

Te preparas tu sosa, le añades el carbonato potásico y con esa mezcla saponificas las grasas y cueces el jabón unas tres horas, según se explica en el post que te decía, léelo.

Haces las pruebas de rigor sobre que no quedan grasas libres y que el ph es el adecuado para no quemar a nadie y disuelves el jabón para hacerlo líquido. En este caso testar el ph es de mucha importancia porque el carbonato potásico va a querer hacerte el jabón muy alcalino y puedes quemarte; si es ese el caso tendrás que corregirlo con un poco con ácido cítrico. A mí me midió once y medio tirando a doce. Alto para lavarse con él, pero pasé del tema, después te explico más.

Para hacer líquido un jabón de potasio –éste- tienes dos opciones: marcha adelante y marcha atrás.

Marcha atrás consiste en deshacer todo el jabón a lo bestia, con un disolvente apropiado: alcohol, glicerina y agua –los tres juntos. Así obtendrás un líquido de consistencia acuosa que irás cociendo y evaporando disolventes hasta obtener la viscosidad que te apetezca. Como ves una parida: echar cosas que valen pasta para después evaporarlas.

La otra opción que tienes –difícil- es ir disolviendo la pasta de jabón en agua hasta que te gusté la consistencia del gel. Más inteligente desde mi punto de vista.

El jabón de potasa cocido es una pasta infame que se pega en todas partes y que te deja una cuchara o la mano de la minipimer enterradas como en cemento si la intentas dispersar. Es muy parecida a la melaza espesa.

Para evitar eso y hacer la pasta más manejable es para lo que se añade el carbonato potásico de tal manera que podrás hacer el jabón trizas con una batidora sin despeinarte. A mí, desde luego, todo esto me parece mágico…  espero no quemarle la piel a nadie porque yo no lo pruebo el primero ni de coña.

Espesar el jabón así requiere un poco de ojo porque trabajas en caliente y el líquido todavía seguirá espesando al enfriarse.

Para las cantidades de esta receta necesitarás –para dejar el gel como a mí me gusta de espeso que podrás ver en el cutrevídeo que te he puesto, se nota muy bien la viscosidad en las burbujas y remolinos de abajo más que en el chorro- unos dos kilos de agua o un poco más y es tan sencillo como añadir el agua hirviendo a la pasta y empezar a darle hasta que se disuelva todo. Lo prudente sería añadir un poco más de la mitad del agua y después ir añadiendo poco a poco hasta que te guste lo que tienes.

Lo que me suele pasar cuando hago jabón líquido así –no muchas veces porque cada vez que hago me salen cuatro litros y ya me dirás hasta que se gasta eso- es que el producto final tiene mucha tendencia a endurecerse y hacerse un pastiche que no se puede sacar del frasco. Curiosamente no en el champú de aceite de oliva que hice la otra vez que sigue como un campeón… pero no me salió tan cristalino como quería :(

Para evitarlo le pongo un veinte o un treinta por ciento más de agua y después espeso el gel con bórax. El bórax es un polvito blanco muy milagroso, que entre otras cosas sirve para: espesar y amortiguar el ph. Justo lo que necesitaba porque además tiene la virtualidad de que se puede añadir al gel en frío.

En el último jarrillo de agua hirviendo que le vayas a echar al gel que estás preparando pones –para esta cantidad de jabón- ochenta gramos de polvitos mágicos y se lo echas. Remueves muy bien, apagas el fuego, recoges –si está de Dios- y te vas a dormir o a lo que te dejen. A la mañana siguiente, en frío, compruebas la viscosidad y si necesitas hierves medio vaso de agua y le pones otros veinte gramos de bórax. Lo viertes al jabón, remueves y listo. Si con cien gramos de polvitos que le has echado el gel sigue estando muy líquido es que te has pasado mucho de agua. El bórax sólo puede ayudarte hasta un límite y mala solución tiene el problema. Cuece toda la pasta y le vas evaporando el agua que puedas. Suerte.

Ahora sólo te queda envasarlo.

Una última consideración sobre el ph. Si has usado los productos, las cantidades y procedimientos que yo he utilizado para hacer este gel –pero no parecido… sino LA MISMA VAINA!! el jabón que te ha salido debería tener un ph de entre diez y once, en cualquier caso no se te ocurra usarlo sin antes haber testado nuevamente la alcalinidad.

El resultado ha sido bastante bueno. El gel quedó transpa y cristalino sin necesidad de aislamiento… el color pues bueno, ya he hecho la broma al principio la verdad es que queda muy bonito con luz día

Hice alguna prueba para añadirle aroma de cedro pero me enturbiaba mucho la transparencia del gel y pasé. La colofonia mantiene un fondo de olor muy tenue y majete… supongo que a quien le guste dormir con carpinteros le gustará más.

La viscosidad es muy parecida a la del gel comercial, tengo que probar a espesar con celulosa a ver qué sale. Te contaré.

El aceite de maíz es cutrillo para jabón… usado en tanta cantidad. Prueba con otros aceites.

No sé si me dejo algo… si un caso ya me dices. Nos hablamos. Bss.

5 Respuestas a “Técnicas para hacer jabón casero. Jabones líquidos. Gel de ducha: ámbar seductor

  1. Vaya color más chuli! En esos recipientes tan espectaculares parece una bebida más que un gel .
    besos

  2. pues son una botella de aceite y una copa que me trajeron de un derribo en BCN… te cambio gel por harina ;) bss

  3. Buenos dias amigo. me gustaria hacerte una consulta … hago un jabon liquido con sosa y aceite reciclado que tras conseguir su consistencia gelificada, termina separandose con el tiempo (en la parte superior se queda la grasa y abajo un liquido parecido a jabon de glicerina) me gustaria saber que estabilizadores podria utilizar para que la mezcla permanezca en su sitio ¿?¿?

    muchas gracias y un saludo

  4. hola rubén, bienvenido… no creo que con aditivos lo soluciones, parece que tienes un problema de mala saponificación ¿tu sosa es pura al 100%? ¿qué número de saponificación estás usando para tu aceite reciclado? ¿es aceite reciclado sólo de girasol? si es así mézclalo con otros aceites o grasas ¿realmente, cuando echaste el jabón al molde estaba ya en la traza? revisa todo eso y verás que ese jabón no tiene ningún problema se puede hacer al sol con un cubo y un palo… saludos y hasta cuando quieras… y mira otra cosa, el asunto del blog éste no es un consultorio de problemas jaboniles variados, si te apete hacer este bonito gel u otro similar y quieres que charlemos del caso… encantado de resolverte cuantas dudas pueda :) venga, abrazos

  5. hey friend many thanks!!
    joer cuantas preguntas… jejeje por lo que veo influyen muchas cosas. te cuento mas o menos.

    el aceite reciclado como me lo da la familia no se esactamente si sera de oliva o girasol, pero lo tendre en cuenta.. me han dado unos 20kilos de manteca a si q los proximos seran de este aceite.
    la sosa creo q si q es 100% pero lo comprobare q no la tengo aqui a mano. el indice de saponificacion q utilizo para el jabon liquido que pese utilizar para labadora es de 200gr/kilo de aceite. para el solidos de tocador unos 145/150 en aceite de oliva. Estare encantado de esperimetar con la receta que publicas, pero aun no tengo los aceites de ricino y coco y algunos ingredientes. a si que estaremos en contacto mientras termino de rematar la primera receta q tengo. si quieres mi correo te lo paso!! un saludo y muchas gracias.