Pacto de Estao y patatas con bacalao

Parece ser que se avecinan malos tiempos. Peor aún de los que tenemos a la vista.

Esta mañana estaba leyendo un articulillo de Krugman –habrá que hacerle caso, total es premio Nobel, por supuesto sin que eso quiera decir nada ;) y se me ponían los pelos de aquella manera. Por cierto, hoy saca en El País la versión larga del mismo texto.

Resulta que el problema de todo esto somos nosotros, los españoles… que comparado con los griegos somos mucho peor… bueno casi tan peligrosos como unos monos pasándose una bomba,  a juzgar por las perspectivas que avanza mi primo.

No sé muy bien cómo nos saldremos de ésta, por si aka entre el sr. Borbón, la prensa, los sindicatos y los del carné por puntos, ya nos están preparando: pacto de Estado contra la crisis económica. Estoy a punto de llorar a causa de la emoción.

Me vais a perdonar pero aunque, ya sabéis, soy un ferviente adepto del culteranismo he de decir que me da la sensación que nos la están hincando en el jebe.

Por mucho que hayas pagado para, y que te prometieran que ibas a, jubilarte a los sesenta y cinco, nadita, nadita y aún puedes escapar contento si no hiciste caso a los que te decían que te hicieras planes de pensiones privados porque habrás perdido, como yo, casi el treinta por ciento de lo que pusiste, por mucho que hayas diversificado las cestas de los huevos. Al final para resolverlo deberemos hacer lo que sugiere El Roto, que por cierto era lo que pasaba en Francia en los años sesenta del XX. Mucha gente se jubilaba a los sesenta con una expectativa de vida de sesenta y tres. Apenas llegaban a cobrar la pensión.

No me atrevo a hablar de justicia en este caso nuestro, aunque encuentro un cierto tufillo de contrato de adhesión. Estoy casi por reclamar que si las condiciones van a variar tan sustancialmente como para incrementarme el tiempo de trabajo un treinta por ciento de mi esperanza de vida en el momento de la jubilación, casi que me devuelvan la pasta –y los intereses- que llevo poniendo desde 1986 –joder veinticinco años- y ya me lo gestiono yo ¿no?

Lo cachondo del asunto es que lo están disfrazando de pacto de Estado. Menos mal que la ceguera política de PP y de ZP no les va a dejar sentarse, porque si no del famoso pacto saldría:  recorte de pensiones, elevación de impuestos indirectos, limitación de la indemnización por despido…etc, etc… todo muy redistributivo y precisamente todas las cosas que más preocupan a los de los bancos. En el país con peor previsión social de Europa.

Y nosotros contentos porque hay un pacto, no sé cómo lo piensan vender los del metal, si por lo menos se acompañara de una quita a los que nos cobran intereses por vivir de casi alquiler en sus pisos ¡qué lamentable es todo!

Pues eso que me da la sensación de que se nos avecinan tiempos de muchas patatas con bacalao, la comida de mi infancia ;)

Estas de hoy van un poco ilustradas. Tenía un pimiento y un puerro perdidos en la nevera… así que porrusalda. El que no se consuela es porque no quiere.

Se pica cebolla y puerro finos. Se fríen en una cacerola sin que tomen color. Se añade un pimiento verde  y se reviene un poco.

Cuando esté se ponen las papas en trozos y se las hace sudar. Una hoja de laurel, agua y a cocer hasta que esté todo tierno.

Se añaden los trozos pequeños de bacalao desalado –no tenía ni bacalao ni dinero para comprarlo así que le puse un poco de lubina seca- se le da un hervor y se rectifica de sal y, si te gusta, un par de vueltas de molinillo de pimienta. Listo.

Contra el pacto de Estao, patatas con bacalao ;)

2 Respuestas a “Pacto de Estao y patatas con bacalao

  1. Del pacto de Estao: Sin comentarios.
    Del bacalao con patatas: me encanta! Esos guisos familiares son buenos, buenos. Recuerdo de mi madre: ese y uno de bacalao con arroz y guisantes.
    ¡qué hambre!

    besos

  2. pues no sé por qué no opinas, deberías!!