Los aperitivos de mi hijo

Los hijos hacen, dicen, piensan lo que piensan, dicen, hacen los viejos. O, al menos, eso se dice.

En mi caso la máxima se cumple casi al cien por cien. No estoy excesivamente nada contento de eso. Supongo que, como todos nosotros yo, el orquito adolece de gregarismo. Pero tampoco soy capaz ni de sembrarle la duda, ni de explicarle las cosas de manera diferente a como yo las veo –al fin y al cabo esa es mi seguridad- y muchas veces le noto como un caricato de mí mismo lo que, aunque sea un privilegio del führer, me motiva poco; ya lo decía antes.

Si me hubiera fijado objetivos –cosa que no he hecho, ni pienso hacer, en ningún ámbito de su vida- en cuanto al grado de acuerdo entre lo que opina mi chaval –nueve, para diez, años- sobre los aspectos opinables a su nivel y mis opiniones, los hubiera cumplido lamentablemente, a facha fecha de hoy, casi en su totalidad.

Estaba fallando un poco en los asuntos de la cocina. Vaya por delante que éste, como otros niños, te avergüenza si sale, solo o acompañado, a comer fuera. Pero es en otro sentido.

Si los filetes que se come en casa de sus amigos están muy hechos dice que no le gustan nada. Si le dan un frankfurt pregunta si tiene carne de pavo, sólo adereza con salsa de soja, come pescado con raspas, el kétchup le parece una basura y los yogures los prefiere endulzados con sirope y con una cucharada de sésamo tostado. Únicamente comparto con él la preferencia por la carne de vacuno cruda y el horror por el pavo en las salchichas.

Hasta la mamá de la niña que le cuida, se queja de que L, de un tiempo a esta parte, quiere el yogur igual que J-cito. Es un orco de gustos gastronómicos que, aunque propios y sin ser la gran vaina, resultan un poco estrambóticos para sus alturas, moral y física. Al fin y al cabo son nueve –para diez- años.

Tampoco había conseguido interesarle por meter las manos en la masa y preparar la comida para él o para otros. Sé –me congratulo de ello- que presume de buena mesa con sus amigos porque alguno me pregunta en el cole si es verdad que cocinamos tal o cual cosa –no quiero pensar en las mierdas que esos niños papean en sus casas, pero como el target de este blog es gente ligada, de una u otra forma, a la cocina me permito poner esta duda como afirmación: no hace falta pensarlo, sé las mierdas que se comen- pero, por el asunto cocina, el orquito pasa como un turista.

Este finde largo me sorprendió por varios motivos. Aparcó su asco por la carne de pavo ;) Pensó con anticipación lo que le apetecía comer –se le puede ocurrir, perfectísimamente, querer cenar boquerones fritos una noche de febrero, en un pueblo de la llanura manchega- lo dijo y, más difícil todavía!!! se metió en la cocina y, salvo el fuego, lo hizo. Yo: fli-pan-do!!

Pues bien: pinchos de salchichas con miel y sésamo. La receta es del ClanTV o similar.

Se pinchan mini salchichas en una brocheta cani, se pasan por la sartén y se pintan con miel –le pareció más conveniente la de azahar pero colgué el teléfono mientras le gestionaba una plaza de aprendiz en el bulli cuando me preguntó que qué era el azahar ;) Las rebozó en semillas de sésamo para que –en sus palabras- no parezca que estamos copiando la receta ja, ja, ja, ja!!! –tierna ignorancia- y me invitó a probarlas.

Bueno, por algo se empieza ja, ja, ja!!

11 Respuestas a “Los aperitivos de mi hijo

  1. Hehehe , me siento identificada , la mía prueba todas las masas antes de que vayan al horno , todas , todas …El pan rallado para ver a que sabe , el huevo batido …y no le hables de chucherías si hay un buen plato de cuchara …Vamos lo que ben ;X
    Pero el tuyo apunta maneras , cómo quedo lo de la plaza de aprendiz en El bulli ? Ya contarás .
    Bicos

  2. no te preocupes por el ben, es comprensible, las dos teclas están juntas es mucho peor mi amiga maragda que el otro día decía que había cambiado rezumo por remumo -según sus palabras, porque se le había ido el dedo- y la z y la m están de punta a punta del teclado :)) lo del bulli terminó mal porque después de lo difícil que es que te agarren el teléfono colgué, como te decía, cuando me di cuenta que el orco se estaba haciendo el interesante con lo del azahar ;) bss, bienvenida

  3. Perfecta y equilibrada receta, a la par que socorrida. El día que elfito R me sorprenda con algo así tardaré bastante en salir de mi éxtasis (o era estasis?…leo demasiada SciFi
    Abrazos grandes, habrá que hacer un poder pasadas las fiestas, o algo, vamos digo yo

  4. Guauuuu con el orco, apuntado maneras ya.. no me extraña nada! Es buenísimo lo del sésamo para que no parezca copiada, jaja… pronto empieza a despuntar! Un crak! dale un besote, y dile que cuide la caja amarilla, ya se que el papa noel como que no jajaja..

    Besos!

  5. todo se andará, ete querido …. verás como la cosa llega más pronto que tarde ;) haz más panes a ver si te puedo copiar alguno que estoy aburrido de mi repertorio

  6. ay laura! el man es así, cuando tenía seis -sí, seis- me hizo llevarle a un bistro en parís -estábamos en disneylandia- porque quería cenar cocina francesa -no sé que se pensaría que es- me acuerdo que el menú suyo era: lentejas con salchichón y una carne en salsa, yo me pedí ensalada y lubina a la plancha; terminé cenando las lentejas, la carne y la ensalada….siempre va de boquilla :))

  7. hahahaha “remumo” alegría ;)
    Eps! que el chaval apunta maneras…, y digo yo: en lugar de ir de tapeo por Madrid, cogemos los patracoles de picnic y degustamos unas brochetas de estas… ¿o pondrá el chico pegas a eso de cocinarlas por lo del camping gas…?
    Quizás pases de esta vaina, pero en fin, con los amigos uno a veces se arriesga…:
    Lotería de Navidad
    en cualquier caso… tu mismo.
    Un beso enorme!

  8. Qué salao… Un bistrot… Jajajjaa… Eso es un chaval con clase, lo demás son tonterías…

    ¿De tal palo tal astilla, Sr. Audaciosus?

  9. bah! no te pienses; yo, la verdad, es que donde estén unos buenos callos con garbanzos, que se quiten el bistro y la saucisse de toulouse :)

  10. Delicioso lo que cuentas… era de esperar que en algún momento diera el paso, viviendo tanta cocina ;)

    besos