Pan de molde casero con semillas de amapola (2) Preparando los moldes nuevos

actualización: Si te interesa otra receta de pan de molde, mejor … :) puedes mirar aquí.

El molde gabacho de plástico resultó ser un fiasco, lo he tirado a la basura. Al cubo de los envases. No sé si la cagué.

Me he pasado a la tecnología alemana. Moldes de chapa de hierro …… gorda ;) Como que grande, ande o no ande, he comprado dos …… gordos!!

Son de hierro pavonado o eso dice la vendedora. El pavonado es un proceso por el que se recubre el hierro –o el acero- de Fe3O4,óxido ferroso férrico, con dos cojones! Sirve –para nada porque ahora hay acero inoxidable- para que las piezas se oxiden más despacio; en fin, molan bastante mis moldes.

Antes de usar las piezas de hierro sin recubrimiento antiadherente añadido, hay que hacerles un pequeño tratamiento. Del francés se traduce como curado, pero en castellano no tengo ni idea cómo. No se debe de decir así porque un día se lo conté a mi viejo, que sabía mucho de esta vaina, y me llamó gilipollas, palabras textuales, uf!

Pero, bueno, puedo testificar que tengo dos sartenes de hierro de fundición, para hacer blinis,  que traté de la manera que dicen los franceses y no se pega nadita, nadita, aunque lo que pongas no tenga ni una gota de aceite. Al final, cuento cómo es el cuento.

Los dos panes que se ven llevan: cuatrocientos gramos de harina de fuerza, doscientos cincuenta de agua, un sobre levadura, media cucharada de café de malta de cebada, un chorro de aceite de oliva, un huevo entero, sal, una cucharada sopera de azúcar –se me olvidó- una cucharada de leche en polvo y … a ver, a ver… ah! sí, una cucharada de café de sabor a mantequilla… sí joder, extracto de sabor a mantequilla :)) no tiene colesterol –no sé si provocará algún otro desastre en el organismo, pero no tiene colesterol, comida mediterránea.

Me quedé corto con la harina para los dos panes y la pobre masa hizo lo que pudo. Deberían haber sido seiscientos de harina y un poco más de agua. Otra vez será.

La elaboración es: mezclar todo y amasar bien. Interesa poner el aceite al final para que no interfiera en la formación de la red de gluten –Sandra dixit. Se deja reposar al abrigo hasta que doble volumen –una hora y media o así- se vuelve a sacar, se desgasifica la masa y se forma algo parecido a una baguette pero más aplastado. A los moldes engrasados y otra vez reposar hasta que suba un poco más de la mitad de la altura de los ídem.

Horno a 200º C una media hora.

Para darle un poco de color al asunto le puse a la masa media cucharada sopera de semillas de amapola –lo negrito- que te enteras poco porque son muy canis pero si pillas alguna están hasta buenas.

Lo del curado. Pues cuando te venden los moldes los lavas con agua templada y jabón neutro –el que te hayas hecho con aceite viejo vale- con mucho cuidado de no frotar la superficie interior. Si lo raspas mucho, adiós los treinta euros.

Se secan con un paño y se embadurnan –por dentro- con aceite de oliva. Si no te da grima lo animal :)) también puedes usar manteca.

Se meten en el horno muy caliente –por ejemplo aprovechando un día que vayas a hacer pan- y se dejan hasta que te canses.

Los sacas con cuidado de no quemarte y los dejas enfriar. El resultado se ve en las fotos, se forma una capa tipo vitrificada que no se pega nada, nada.

Si no eres tan borrico como yo a lo mejor te das cuenta de lo siguiente: cuando dejas el molde dentro del horno caliente, todo el aceite se funde y resbala al culo donde se hace una capita de pm, pero no en las paredes, por lo que hay que hacerlo varias veces poniendo cada vez de base del molde una de las caras.

De todas formas el resultado es bueno, se pegó un poquito a las paredes y nada en el fondo y en las tapas. Menos mal porque sino o se rompe el pan al abrir o lo tienes que romper para sacarlo.

Nunca hay que raspar el interior con nada. Si algún día se te pega algo, es la misma vaina. Agua, jabón neutro -el que te hayas hecho con aceite reciclado vale- y esponja y otra vez aceite y otra vez horno. No lo conseguirás, pero quiero que sepas que cuentas con toda mi simpatía :))

Puf! qué coñazo mañana la ofi por la tarde, mamá!!!! ¿por qué se acabarán los findes? :((

6 Respuestas a “Pan de molde casero con semillas de amapola (2) Preparando los moldes nuevos

  1. Hola! Te había perdido el rastro!!
    Vengo a decirte que yo no leo con displicencia libros en inglés, sino con un diccionario de los de toda la vida…bajo la luz de una bombilla de 25 watios y sobre un hule de cuadritos, como cuando hacía mis deberes de inglés en 6º de EGB.
    Saludos (y ahora me voy a echar un vistazo a todas tus entradas que me he perdido últimamente)

  2. querida sra. con peces: gusto en rencontrala; yo también le había perdido la pista a usté ¿has estado fuera de la circulación, no? a mí lo que me pasa con el inglés de diccionario es que me entero poco…lo he buscado en francés y en catalán y no existe…qué pena! ya me lo irás contando, bienvenida, un besito y hasta cuando quieras

  3. Que ganas tengo de conseguir un ‘molde para pan de molde’.
    Pero menuda currada para poder utilizarlo no?? Me encantan las semillas de amapola. Que bien te quedan los panes, que envidia!

    Besos mil!

  4. los moldes de hierro los puedes conseguir en la tienda de bons focs, no son baratos pero molan mazo y sí son un poco asquerosetes de preparar y de mantener pero merece la pena porque no se pega nada, bss, el sabor de la amapola un descubrimiento :)

  5. Este molde me suena.

    Esto (tu largo e incógnito retonno) se avisa

    Estoooo… que te echaba de menos, coñe

  6. oh licenciado! cuánto bueno por aquí … yo es que sin vosotros no vivo, bienvenido de nuevo, abrazos