Tortillas mejicanas

Esta temporada me está dando por los panes foráneos. Los planos son los más agradecidos porque los haces en un pispás…sin fermentación y sin vainas de minutísimos en el horno…

las de trigo, contra todo pronóstico, me quedaron muy gruesas

Le llevaba tiempo con ganas a las tortillas mejicanas, pero siempre me había retraído porque mi amiga mÒ me había contado que con la harina de aquí no salen…pero no me podía creer que una cosa tan sencilla no se pudiera hacer.

Hay varios tipos de tortilla, para los neófitos –como yo- serían dos: de maíz y de trigo; aunque a juzgar por los envase de tortillas que venden en el Hipercor debe de haber una tercera: con harina de maíz hasta un 30% :)) Parece ser que las de maíz son más populares, más cholitas, y las de trigo, que se comen en el norte, más refinadas ¿?

La elaboración no tiene ningún misterio. Si te metes en el youtube hay un montón de mejicanas guapas haciendo, y explicando cómo se hacen, tortillas.

Efectivamente la harina que se utiliza –en las de maíz- tiene su aquel. En realidad la tortilla, bien, bien, no se hace con harina de maíz sino con una cosa que se llama masa harina o masa fresca o, simplemente, masa.

menuda pasta vale la harina de maíz!!

Estoy escribiendo esto y me parto el pecho de la risa –después verás por qué- por una cosa que me pasó una vez con un libro de recetas que prestó una amiga mía….

….pues resulta que mi amiga C, soltera impenitente, decidió hace un tiempo que quería casarse y pensó que le añadiría cierta gracia a su candidatura el hecho de saber hacer algo en la cocina y similar, porque C es negada para todo lo que no sea pasar la aspiradora.

Bien, C se compró un libro –que no leyó, pero con el que parece haber hecho ciertos progresos porque, aunque sigue soltera, ahora anda con un tío casado :)) del que no recuerdo [del libro] el título, pero venía a ser algo así como: El manual de la perfecta modistilla.

Era muy completo ja, ja, ja, ja, desde los misterios de la vida, hasta hacer pan y jabón, pasando por: la costura, cómo hacerle bien el amor a un hombre, economía doméstica, el cuidado de los niños, las relaciones sociales, la higiene femenina….todo un compendio del savoir-faire en doscientas cincuenta páginas.

Un día, por iniciativa propia –quiero pensar que porque estaba empezando con esto de los panes y los jabones y no por el capítulo de hacer el amor a un tío, ni para llamarme la atención sobre que ella estaba en posesión de aquellos conocimientos ;) me lo dejó…..todavía recuerdo el comienzo del capítulo de la costura: la primera recomendación era que lo mejor para coser, si no la tenías ya, era comprarse una máquina de ídem. Para hacer pan de campaña [sic] había que comprar un kilo de harina especial para pan de campaña y para hacer jabón de tocador comprar jabón blanco fino, fundirlo y añadirle polvos de tocador ¿? Los capítulos de hacerle el amor a un man y de la higiene no los leí.

Y así es la vaina. Me puse a aprender cómo hacer tortillas de maíz y claro, lo primero que compré fue harina de maíz, corriente, precocida, que es muy habitual en MAD por la cantidad de gente que hay –de un tiempo a esta parte- que come arepas y similares….dos euros el kilo.

Pues no vale, tiene que ser masa fresca –o seca si vives fuera de Méjico. Maseca, siete euros y medio los dos kilos :(

Un poco de manteca y agua…amase hasta que la adquiera una consistencia suave y manejable…bueno….deje reposar diez minutos tapada…fácil….haga porciones iguales de unos cincuenta gramos y deles forma de bola ligeramente aplastada….tirado…tome cada una de las bolas y deles forma de tortilla con una tortilladora…¿qué? –pero oiga no se pueden hacer a mano?? –por supuesto, aplánelas sobre la mesa con las manos y después, con un rodillo o con una botella, deles forma redonda girando la tortilla 45º cada vez….¡¡!! –una leche eso es imposible, nunca quedan redondas!!!

maíz a la izquierda

En fin, una máquina para hacer tortillas –en el supuesto que la encuentres, no se te ocurra pedir una tortilladora o una máquina para hacer tortillas, porque el artefacto se llama tortilla press– diecinueve euros y medio….menuda bromita de post. Lo de la máquina de coser era verdad :)

unos sesenta gramos

Antes de pasar a la receta un par de notas sobre la harina de tortillas.

La harina de maíz que se utiliza para hacer tortillas, totopos, tamales, etc en Mesoamérica –Méjico y Centroamérica- está procesada con un sistema antiguo que se llama nixtamalización que se trata de cocer el maíz con cal para eliminar la cáscara y, entre otras cosas, para hacer digeribles las proteínas del grano y liberar la niacina que tiene el maíz

¿Qué a ti que te importa? pues te debería importar porque como no te metas niacina para el body te va a dar la pelagra que es la enfermedad de las tres ces: cagalera, costras en la piel y chaladura –el chiste me lo contó un mejicano que no contemplaba la che como letra- en realidad es la enfermedad de las tres des: diarrea, dermatitis y demencia, es muy grave –típica de los sitios con dietas basadas en el maíz- y mezclada con tequila puede ser mortal –wipipedia dixit- así que si comes tortillas sin niacina en mejicanos y te pones morado de chupitos de tequila te puedes morir…..haz una consulta antes de salir de copas, si eres de los que no hace otra cosa que comer mierdas de maíz.

La harina precocida venezolana o colombiana es la misma vaina pero en vez nixta..etc. se cuece antes de molerla para lograr un efecto parecido en la dieta….pero, pero….vale poco para hacer tortillas, queridas.

Bueno la receta es esta:

bueno, es bonita

para las tortillas de maíz: lo que quieras de masa harina –cada tortilla se lleva unos cuarenta gramos de harina- sal y agua; se va añadiendo agua a la harina y amasando con las manos hasta que se quede una masa más o menos manejable, la masa de maíz no es igual que la de trigo, no es elástica y tiende a quebrase…..en un par de intentonas se le agarra el punto….se deja reposar tapada diez minutos, se hacen bolas de unos cincuenta gramos y se aplanan, con los medios disponibles, hasta que tengan forma de tortilla o similar; con cincuenta gramos te salen como de quince centímetros de diámetro que es lo suyo….en una sartén, caliente pero no hirviendo, se van poniendo las tortillas que se cuecen un minuto por cada lado, ojo! las tortillas sólo se vuelven una vez.

se me había olvidado ésta

para las tortillas de trigo: ídem que anterior con harina de trigo para repostería –mi amiga mejicana dixit- y además un buen chorro de aceite o de manteca  derretida; hay que tener en cuenta que la harina de trigo se extiende más que la de maíz por lo que a lo mejor se pueden hacer las bolitas algo más pequeñas para sacar el tamaño oficial de quince centímetros.

a la derecha las de maíz

Las tortillas se van poniendo una encima de otra arropadas con una servilleta y se comen lo más calentitas posible. Si sobran se guardan en una bolsa de plástico en la nevera.

Salud, señoras!!

Los comentarios están cerrados.