Ceviche de bonito

El ceviche o cebiche –no hay acuerdo sobre si es con  b o con v, el DRAE los da a los dos por buenos y el corrector del Word también- es uno de mis platos favoritos de todo el año. Me lo como prácticamente de cualquier cosa.

Viví algún tiempo en Centroamérica y me aficioné. Todas las tardes, a la vuelta de trabajar, solía parar en una gasolinera donde lo servían en vasos de plástico tipo cafetera de monedas ….. de camarón, mixto –con moluscos indefinidos dentro- o de corvina –el más popular allí.

Donde yo estaba –Panamá- se solía tomar condimentado con apio y acompañado de galletas saladas –galletas de soda- y una buena cerveza fría….una Balboa en mi caso –lo más parecido a una Mahou cinco estrellas una vez que te bajas del avión que viene de Miami :)

El picante que utilizan se llama ají chombo y es muy similar al habanero corriente: pica como un demonio. Traje semillas pero he sido incapaz de hacerlas germinar; ahora le pongo lo que más a mano tenga, normalmente habanero que es bastante fácil de encontrar en Madrid o cualquier otro que tenga a mano, incluidos los que cultivo yo ;)

Bueno siguiendo con el cuento éste del ceviche la cosa es que es una manera de preparar el pescado encurtido en limón y aliñado –fundamentalmente- con cebolla, cilantro y ají, aunque como se come casi que desde Méjico hasta Puerto Montt os podéis imaginar que casi en cada sitio se hace de una manera: me gusta mucho una variante que se toma en Venezuela, se llama Vuelve a la vida, con mucho marisco variado y con vinagre o limón. Normalmente te lo venden en la playa y si te lo comes seguro que te pasas la noche en el WC :)))

A la vuelta de aquella temporada fuera me lo empecé a preparar aquí con buenos resultados aunque los pescados no tienen nada que ver. Sin ir más lejos en cualquier resto peruano te sacuden un ceviche de perca del Nilo importada de Tanzania, te dicen que es de mero y se quedan más anchos que largos.

Normalmente lo hago con rape, con bonito, con salmón, con gambones argentinos y a veces con corvina de piscifactoría –si te la puedes evitar, hazlo. Pero casi con cualquier pescado fresco se puede hacer.

El plato no tiene mucho misterio: se trata de pasar el pescado limpio por limón y sal durante un tiempo variable –desde minutos a horas- en función de cómo te guste de cocido. Últimamente con el gusto por el pescado crudo –casi- a la japonesa hay peña que tiene el pescado en limón cinco minutos.

no me acuerdo si estas fotos las usé ya para otro post :(

Éste que está aquí está presentado así como a la peruana y tiene bonito, cebolla, cilantro, ají habanero y sal, se hace fácil: el bonito limpio y en trozos, la cebolla picada; todo a un bol con sal y exprimes limones –sin apurar mucho porque si no amarga- hasta cubrir el pescado, cilantro picado, ají picado y un poquito de sal de apio –hay peña que le pone también una pizca de ajinomoto, pero a mí no me llamó Dios por esos senderos ;)

Se revuelve todo y a la nevera un par o tres de horas, se escurre y se sirve sobre un poco de lechuga acompañado con lo que quieras: aquí una batata hervida al vapor y un poco de mote de Ecuador.

el maíz hay que remojarlo y hervirlo como si fuera una legumbre

El limoncito de remojar el pescado –en algunos sitios le llaman leche de pantera- lo puedes guardar para cuando vengas mamado por la noche, bebértelo antes de acostarte y que no te dé muchas vueltas el mundo.

:))

Los comentarios están cerrados.