Horno de pan o plaza de toros

Hoy he hecho mi primer pan en el horno de leña.

Los remates del horno son un coñazo y más hechos a salto de mata.

IMG_20150708_140618153_2Pensé, durante semanas, los colores que iba a usar para pintarlo. Me imaginé una pagoda y visto terminado me parece una plaza de toros ¡¡!!

Anoche le puse un poco de leña para calentarlo y para hacer brasas de pincho moruno. Esta mañana a las siete le he medido 171ºC con un termómetro infrarrojo. Funciona.

Otro poco más de leña y a la una estaba saliendo este pan.

IMG_20150708_124854171_2Corteza muy crujiente pero blanca. Nada que ver con lo que estoy acostumbrado en el horno eléctrico. Asunto delicado es, la humedad en los hornos de leña.

Es un pan de trigo y centeno muy rico. Le he regalado un pan a mi vecina de arriba porque lleva un mes de julio de radial y motosierra que, menos mal que la tía es comedida.

Bss.

Grav[lax]* de trucha del fiordo

trucha marinadaAsí se llama la vaina que me vendieron el otro día en la pescadería. Debe ser otro de los pescados estabulados que venden en estos tiempos, en algunos casos casi al mismo precio que los de mar abierto.

El tío que me lo despachó me dijo que lo probara, que era menos graso que el salmón ↼también de granja- y que resultaba más agradable para comerlo hecho a la plancha. Bueno, ni fu ni fa. Será trucha pero de grande como un tiburón. Daría el pego de salmón.

El caso es que compré una cantidad apreciable ↼vale, tipo, la mitad que lo otro- y pensé en hacerla marinada.

Me juego algo a que si hubiera un ranking de recetas en Internet, casi con toda seguridad, la del salmón marinado estaría entre las cinco o diez primeras en cuanto a cantidad.

No lo he hecho nunca. Lo más cerca que he estado del salmón marinado ha sido en algún resto que me lo han querido colar por ahumado.

Pues me puse a buscar y, como te decía, salieron un congo de recetas… de los primeros salieron estosIMG_20150630_183952183

que proponen, para un kilo de salmón, kilo y medio de sal+azúcar, mira, mira, no te engañoIMG_20150630_184009656

puff… estas web comerciales deberían cuidar más lo que escriben porque o se cargan a un diabético o a un hipertenso ;)

También me salió lo de El Comidista que me gusta mucho. La verdad es que al chaval éste, el hermano lo supo colocar bien ↼como sabes él era un periodista deportivo de medio pelo- y después, hay que reconocer, que se lo han currado bien. No hay nada como tener buenos padrinos.

Pues sí, sí, ahí anduve entreteniéndome, primero con la receta ↼también éste es fino se fue a Menorca y le vendieron el salmón marinado que así, así… y sin querer quitarle mérito… vaya por delante, es como el equivalente a la tarta de queso o al bizcocho de yogur… naturalmente me refiero a la profusión de peña que la hace- después trasteé un poco el blog.

Así lo que publican en Internet es unos días ↼muchos- un publireportaje de polvitos para hacer vermú, de restaurantes en Menorca ↼por ejemplo a cuenta de un salmón marinado de la mierda- de páginas web de paellas, etc. etc. Y cuando no hace el publireportaje él ↼o ella- lo hacen los lectores… ese salmón marinado debe estar cojonudo y sobre todo acompañando este arroz al horno… y cascan la dirección del blog, en fin, sin comentarios.

Yo les leo mucho, sobre todo en EPS y sobre todo a una chica que trabaja, no sé si con o por él.

La verdad es que es un honor ↼para mí lo sería- poder escribir en el rincón donde escribía Simone Ortega y creo que la separata de cocina la escribe siempre esta chica que ahora no me sale el nombre…

La mayor parte de las veces, yo diría, que son recetas muy innovadoras y rimbombantes ↼qué bonita palabra RIM-BOM-BAN verdad?? sobre todo desde el punto de vista estético porque en lo que se refiere a la cocinabilidad y a la comestibilidad, mi impresión es que se encuentran entre las de Madame Figaro y la sección de recetas del HOLA: una puta patata.

Hace tiempo que no publica ahí, no debo ser el único que opina así… aunque quizá cualquier finde nos sorprende, tampoco los criterios de los editores ↼o editoras- de El País, en lo que se refiere a cocina, han sido dignos de mención… quizá como de treinta años a esta parte.

Pues te decía, que estuve revolviendo en el blog y me encontré con un post sobre todo lo que deberías saber… etc donde presentaba a un equipo de peña que va a meterle caña al asunto de la cocina en su sección. Me jode no conocer al man de El Comidista porque antes de la selección de personal le hubiera proporcionado la dirección de unos amigos de BCN para que le dieran referencias de uno de los doce o trece magníficos: yo me tengo leídos una serie de correos mandados por el magnífico a esta gente que, si los pongo en perspectiva, no sé si El Comidista va a terminar bien el año.

Y claro es que el asunto de la cocina, la vida sana, los productos naturales es un puto gap que la gente señala como sitio para hacer algo de dinero… con futuro pero con mucha gente a repartir, hóstias!! sobre todo en lo de El Comidista que son ciento y la madre… no van a tocar a nada. Me decepcionaré si no escriben nada de la altura y profundidad de Toynbee.

Bueno vale ya de maldades. Joder es que en cuanto me quedo solo en casa sólo se me ocurren maldades. Sin ir más lejos el otro día estuve comprando cosas para hacer jabón ↼sí, sí, soy consciente de que estoy en deuda con vosotras- y me llevé un frasco de nitrato potásico y el tipo me pidió el carné y yo: ↼joder, es para hacer embutido no te pensarás que voy a hacer pólvora ↼no, pero está la cosa mu mal, dame el carné por si un caso… ja, ja, ja, ja!!

La trucha, joder, la trucha.

(*) Gravlax para trucha no está muy bien dicho que digamos porque lax en sueco significa salmón y grav pues no tengo idea. Lo digo con conocimiento de causa porque me pasé meses currando allí y salí hasta los tutos de comer salmón, arenques y patatas. Lax es salmón.

Pues si te soy sincero la mayor atracción de hacer esta receta fue la posibilidad de echarle vodka… que es una de las maneras de marinar este pescado.

Me da vergüenza hasta contarlo.

Si te haces con dos lomos de trucha de, aprox, un kilo entre los dos… les quitas las espinas grandes ↼y si vas a hacer lonchas finas, también las pequeñas. Conservar la piel y las escamas de los lomos del salmónido te ayudará a cortarlo después y, si va a estar mucho tiempo en la salmuera a que no se sale demasiado.

Te preparas una mezcla con dos/tres cucharadas de azúcar, igual de sal y una de pimienta negra molida.

Es más romántico tener eneldo fresco, pero si no lo tienes una cucharada de seco te hará el servicio.

Lo mezclas todo. Te compras una o dos botellitas, de las de avión, de vodka. Yo compre dos de Absolut, me bebí una a pelo y la otra se la eché a la trucha.

Embadurnas con azúcar/sal/pimienta y envuelves cada lomo por separado con plástico. No hace falta ni que le pongas peso ni que lo gires cada X, eso es de panolis.

Lo metes en la nevera y lo dejas, al menos, tres días. Cuanto más esté más dulce/salado se pondrá. A partir de los tres días se puede comer y si quieres hacer sashimi de trucha te lo puedes comer sobre la marcha.

Cuando te parezca sacas el pescado, lo lavas en el caño, lo secas bien y lo guardas frío en trozos o loncheado. Unos quince días podrás hacer uso del pescado.

Lo puedes servir con más eneldo, con nata agría, crème fraîche, aceite de argán, de oliva, de girasol…

Hay más opciones de marinado: enebro, pimienta de Jamaica, bayas rosas, pimienta roja… caca de la vaca.

Salud y viva Grecia, no los bancos y la deuda pública.

Cuestión de confianza

Casi todos los días me pasan cosas curiosas o quizá las cosas en las que otros no reparan para mí son curiosas. Debo de ser un risueño.

Esta mañana he rechazado la amable invitación de un conductor para que subiera a su vehículo porque llevaba esta foto en la puerta… IMG_20150518_143637611

… el tipo me ha insistido mucho en que el taxi no era suyo y que lo ponía su jefe —sí eso decís todos los fachas… y me he subido al siguiente de la cola que me ha explicado amablemente que no me podía llevar porque el facha estaba delante; le he explicado el problema y el tipo ha arrancado ante el disgusto de su compañero de derechas… creo que ha pensado que llevaba a un majara en el asiento de atrás.

Luego he ido caminando hasta el médico —estoy un poco malo- y mirando el paisaje me he topado con este cartel en una farolaIMG_20150518_104020722

… sí, sí, dice esto

IMG_20150518_184154104

… ojo un negro africano, no es cualquier vaina y se llama Catanga, apellido subsahariano de los de toda la vida.

Me dieron risa las dos cosas, pero desde luego me inspira más confianza mi primo Catanga que la mafiosa Aguirre por muy Gil de Biedma que le continúe.

¿Si pierde por un escaño, volverá a haber tamayazo?

Viva San Isidro!!

Cuando cocinar no estaba de moda, pero nada! y todos teníamos sartenes de hierro que no eran de Buyer

Cuando cocinar no estaba de moda, pero nada!

IMG_20150418_105108Esto es un post que va de cómo usar y disfrutar de sartenes de hierro, es muy bonito, tiene fotos y vídeos. Pero también largo, ya sabes, éste es un blog de cocina y también de sentimientos y las dos cosas juntas ocupan mucho.

A mí me parece que se aprende más de los sentimientos que de los libros de cocina pero hay gente pa’to. Si te quieres ahorrar esta primera parte que, digamos, es para inteligentes… puedes ir directamente hasta un párrafo que comienza: De un tiempo a esta parte se está poniendo de moda… Abur! Viva San Isidro!

Nací hace ya un congo de años. Fíjate si hará años que nací –y la buena memoria que, por ahora, tengo- que todavía recuerdo cuando mi madre trajo por primera vez a casa film de cocina… para mí es uno de los artefactos más infernales de la cocina –sobre todo el soporte de plástico que supuestamente lo corta a la perfección- me gustaría conocer a los dueños y dueñas de esas manos primorosas que lo llevan hasta el envase sin que se les doble ni se les pegue y lo ponen de a una en la boca del vaso. Joder eso es mentira!

Pero a mi madre –no sé qué piensa ahora- le encantaba aquello. Le parecía mágico el film transpa.

A mí me parece que todo eso pasó hace poco, pero en realidad –mal que me pese… no, no… estoy seguro de esto último, no estoy seguro de que me pese- fue hace mucho.

Hace tanto que mi madre usaba cacharros de cocina de aluminio, de porcelana y claro sartenes de hierro. Yo creo que la primera olla a presión –BRA- se la compró poco antes de irme a la mili y todavía la usa cuando vamos al pueblo.

También sé que hace mucho tiempo de aquello, porque estaba muy mal visto que los tíos, y menos si no llegaban a los quince y tenían madre, hicieran cualquier cosa en la cocina que no fuera entrar a hurtadillas y meterle mano al jamón –yo- o al chocolate –mi hermano y mi padre.

Como mi vieja colgaba el jamón de un gancho había que cortar de arriba abajo… un día se me fue el cuchillo –lo conservo- y me corte una teta, pero fue tal el desastre que me hice que ahora, si quisiera, podría vender cupones de la ONCE.

Pues sí, entrarle a mi madre a la cocina era un desastre de broncas y muchas veces con razón. A mí me pasaban cosas tremendas.

Siempre había un cacharro con ramas de té de roca o de río –me encantan- para quien quisiera se pusiera una taza. Se calentaba, te servías, rellenabas el agua que habías consumido y listo hasta que las hojas dejaran de valer… equivalente hispano al samovar.

No me imagino a mi padre o a mi hermano bebiendo té que no les hubiera servido mi madre, así que al final éramos ella o yo quienes trasteábamos el asunto. A mí, de diez veces tres, se me olvidaba apagar la lumbre. Una vez pasó la vecina a decir que estaba ardiendo algo… las putas ramas de té.

Otra vez leí en el cole que, para que no te dieran fiebres había que hervir la leche tres veces –en aquella época en MAD se podía comprar leche sin procesar, y ya siendo mayorcito me han mandado en coche a El Pardo a comprar a la vaquería. Pues la herví tres veces, bien hervida, en el cacharro de aluminio que usaba la vieja. Le dejé cinco milímetros de leche quemada en el fondo. Otra vez en Ciencias Naturales nos contaron que el requesón se hacía con el cuajo de leche cortada, así que le eché vinagre a una olla con un par de litros de leche fresca. Otra cambié el agua de los cubitos por gaseosa… en fin me las llevé dobladas y quizá con razón pero creo que truncaron una gran carrera de profesional de la gastronomía. El apéro de salchichón con leche condensada, no ha sido superado ni lo será.

Mi objeto del deseo, por encima de todas las cosas, comidas o bebidas que pudieran fabricarse en la cocina de mi madre era: la tortilla de patatas con cebolla. Ah!

Y aun riéndose de mí, porque se descojonaba, me enseño a hacerla… pero soy un negado. Cuando no se me pega, no se me dora, o me queda aceitosa o se me cae al darle vuela en el torna truites, cómo será la cosa que cuando lo de morir por Teflon® se hizo evidente tiré todas las sartenes y las cambie por cerámicas o de hierro y lo único que tengo de Teflon® es un súper colorido artefacto que vale para darle la vuelta a la tortilla con la precisión de una madre de los 70.

P1040488Sí, sí, como mi vieja en aquellos tiempos, ahora solo uso sartenes de hierro y otra que tengo porque a veces viene un tarado a  casa que solo come tortilla francesa, pan, patatas fritas y empanadillas o croquetas “La cocinera” y claro aunque en una de hierro se puede hacer tortilla sin problemas en la de Teflon® se la hace su mujer.

Otro de los indicadores del paso del tiempo es que en todas las casas había sartenes de hierro, todas iguales; mango rojo, mango verde, mango azul, pero las mismas. Chapa fina, negras de hollín por fuera, negras de uso por dentro, con el culo deformado del calor. Todavía se pueden encontrar, nuevas, en las ferreterías de pueblo o el los tenderetes de las ferias de final de verano y viejas en la cámara de cualquier casa.

Pueblo pobre el español. No nos daba para una de Buyer MineralB® de chapa de cinco o de seis. A cambio, como los chinos, calentábamos el aceite con dos duros.

Más signos del paso del tiempo por nuestras venas y por la cocina de mi madre, es el lavado. Guarras –aquí lo uso solo en femenino porque el tema de cocina en los setenta, te haces cargo, no?? ja, ja, ja!! las ha habido en todas las épocas pero yo creo que, menos en esa época.

Tengo pocos recuerdos de ir a casa de un colega y que me pareciera sucia. Todo eran familias de chinitos, de esquimales, de perritos, platitos de la playa en las vitrinas… Ahora me pasa al contrario, voy a pocas casas –empezando por la mía- que me parezcan limpias.

Sea como fuere lo de mi madre con la limpieza era y es antológico. Es posible que entraras en la cocina te hicieras una tortilla de patatas y cebolla y la tía no te pillara en el momento, pero es imposible que no te cachara a los dos o tres días.

Todavía hoy, las escasas veces que voy a su casa a dar una vuelta cuando está de vacaciones, casi siempre a por una herramienta que me falta o similar, abro la nevera me bebo un botellín y me como un trozo de chorizo seco; cuando vuelve me llama a darme las gracias por haber ido a echar un vistazo ¿a que no adivinas cómo sabe que he estado? me cago en diez, si tiene un palmo de chorizo seco se tatúa las medidas en el brazo.

En la época de la clandestinidad –de la tortilla de patatas y cebolla- me colocaba aun más fácil.

Hay muchas cosas, como te decía, que te marcan el paso del tiempo en la cocina. El papel film de antes, si no tuviera ese recuerdo de mi madre haciendo el panegírico de esa vaina me parecería que eso siempre ha existido. Pero la verdad es que no y cuando te cuente alguna cosa, rápido vas a caer.

En mi casa lo notamos menos porque muchas –la mayor parte- de las cosas que gastamos en limpieza y aseo las hacemos nosotros. Creo que me queda media botella de Fairy® que fue un regalo de bodas.

Toda la limpieza doméstica –baños y cacharros- va con jabón de la grasa del cocido del invierno anterior, el limpiacristales y en general superficies lisas es alcohol etílico e isopropílico mezclado con colorante azul de hacer jabón para distinguirlo del friegasuelos de gres que es amoniaco casi puro rebajado con agua –ese producto, el amoniaco puro, está ya disuelto en agua porque puro es gas si no recuerdo mal, es muy peligroso no lo uses si no sabes manejar productos corrosivos y venenosos- el friegasuelos de madera lo compramos tipo misterProper®, el polvito para el lavavajillas también lo compramos –y me jode- los jabones para el cuerpo, champús, geles y otras vainas, menos la colonia, como sabes los hacemos nosotros, el desodorante es una piedra de alumbre y ahora he aprendido a hacerlo en espray con agua y un par de productos naturales –pero secretos. El jabón de la ropa es jabón reciclado rallado con un bonito rallador que me compré en Liverpool, que, aunque nos los pasamos de pm, el viaje hubiera sido provechoso sólo por poder comprar ese artefacto. El suavizante es vinagre que también fabricamos en casa.

En fin todo esto para decir que el día que tengamos que rendir cuentas ante el Sumo Hacedor por nuestra huella de carbono, mi hijo, yo y Teresa de Jesús –si alguien consigue reunir los trozos y armarla- estaremos bien colocados en la lista.

IMG_20150418_111738Por supuesto no tengo una foto del cubito del estropajo de mi madre pero podría diferenciarse del mío, prácticamente en el color del estropajo, y el mío del suyo en dos dedos de una sustancia de color vainilla que había en el fondo del suyo.

Mi vieja usaba estropajo de esparto que venía en unos rollos envueltos en papel que a juzgar por el aspecto debían salir de la misma fábrica que el papel higiénico de El Elefante. No me extrañaría que fueran la misma cosa.

Ahora algunas veces que voy a Habitat o a El Alambique o a Tokio-ya o a alguna tienda de menaje de copete y veo las escobas que venden para fregar woks y similares, además de tirarme por los suelos se me abren las carnes de los precios… y fíjate: ya que mis post son tan palizosos procuro siempre documentarme antes bien, por consideración a los lectores, y me puse a buscar si es que todavía en MAD se puede uno agenciar estropajo de esparto.

Para mi es fácil porque conozco la planta y la hay sembrada en los jardines de mi barrio y quizá del tuyo, si vives en un sitio seco. Pero lo quería envuelto, para fregar cacharros y mira tú por dónde lo encontré, en insospechado sitio pero lo encontré.

IMG_20150427_114204El estropajo de esparto y el de scotch brite® se diferencian en que uno es verde y otro no, uno es natural y otro no, con uno si quieres te puedes hacer una cuerda y con el otro no, uno se lo inventaron unos gringos y el otro no, con uno se puede hacer funcionar una fundición y con el otro no… déjame que te diga, por si no lo sabías, que los primeros hornos de fundición industrial que hubo en España –altos hornos- se construyeron en Málaga y funcionaban quemando esparto, si no te lo crees deberías leer El fracaso de la revolución industrial en España por Jordi Nadal. Hay varias cosas a favor del esparto hispano, pero no tiene nada que hacer frente al scotch brite® en lo que se refiere a la capacidad de raspado de la caca que se va quedando adherida a los cacharros. Scotch brite® es superior al esparto en ese aspecto.

Pero mi madre y colegas no eran gilipollas, lo sabían y añadían a su cubo de estropajo el contenido de unos cartuchos de cartón que vendían y que tenían arena fina. Cuando necesitabas raspar el fondo de una cazuela –como cuando quemé la leche- o de un cacharro metálico al frotar el esparto con el jabón metías un poco el dedo en la arena y allí ibas con todo.

Y lo mismo hacía yo, pero también con las sartenes lo que resultaba algo parecido a mearte en el ascensor de tu casa, que te coloque el portero por el vídeo de seguridad y lo suba al YouTube.

Llegaba mi vieja sacaba las sartenes se ponía a freír cualquier cosa y de inmediato: YA HASTAO POR AQUÍ EL COCINITAS HACIENDO EXPERIMENTOS, VEN PA’CA QUE TE VOY A DAR!!!!

Lamentable esto debió de causar en mí un microinfarto cerebral que me hace que siempre que quiero escribir desolado en francés escriba desolada como muy bien señala –aunque de forma desabrida para su simpatía habitual- la sra. Jonjo en sus comentarios de hace dos o tres post.

Voy a salir del armario, Jonjo querida, désolée es una palabra tan bonita, con tantas tildes y con tantas es –el plural de e será es o ees??  que me cambiaría el sexo sólo para poderla escribir con propiedad. Esa es la explicación: un trauma infantil porque mi madre me llamaba cocinitas y me hizo transexual. Mi hijo a sus primeros Reyes les pidió una cocinita, a mi mujer no le gustó una cala ¿a ver si adivina alguien el porqué? voy a hacer jabón rapidito… regalo para quien lo acierte… por acertar y por haber llegado hasta aquí leyendo.

Queda explicado lo mío, ahora cuéntame tú por qué insistes en plantar trigo y otros productos cuando en realidad lo que haces en la práctica totalidad de las veces es sembrar??

Joder el otro día estuve leyendo sobre un tío que hay en USA que tiene un blog y chorrocientas mil visitas diarias –tipo el de la cubana gusana esa Yoani no sé qué- y el fulano que escribía sobre el man, explicaba, en unas cien líneas, que el gran éxito consistía en condensar todo lo que a la gente le interesaba en veinticinco líneas ¿? Querida, désolé! pero no es éste ese blog.

Yo creo que leído, lo que has leído hasta aquí no deberías seguir porque todo lo referente al uso de las sartenes de hierro está explicado más arriba. Aunque te parezca que no.

Ésta, a mi juicio, es la parte más aburrida del post… si vienes siguiendo la indicación del principio ya te aviso que te pierdes los motivos por los que me voy a hormonar para hacerme transexual, pero en fin entiendo que tempus fugit… procuraré ser lo más conciso posible.

De un tiempo a esta parte se está poniendo de moda el uso de sartenes y otros cacharros de cocina que no estén tratados con Teflon® básicamente porque ciertos compuestos que se liberan al calentar ese material son responsables de varios tipos de cáncer.

Vaya por delante que las estimaciones de la OMS dicen que aproximadamente la mitad de las personas que ahora están vivas desarrollarán esa enfermedad a lo largo de su vida y la mayor parte de ellas morirán por su causa. Ninguna organización ni ninguna teoría son inocentes. OMS son solo siglas y no sabemos quién mueve los hilos.

La ciencia avanza que es una barbaridad, en el caso del mundo occidental en el sentido de cronificar el cáncer y hacer que te mueras de él pero cuando tengas ochenta años, lo que en términos de población implica: que no importa de lo que te has muerto mientras sea después de los ochenta.

El tema de la relación del cáncer y el Teflon® está tácitamente aceptado y aunque los de DuPont –propietarios de la patente- protegen el artículo de la Wikipedia como leones –prueba a intentar escribir en ese artículo sobre la relación entre el cáncer y el Teflon® ja, ja, ja… la cosa no es mucho más controvertida que, que la carbonilla de la barbacoa también lo produce y ya has visto el cojo horno con barbacoa que me estoy haciendo.

P1040481Sea como sea a mi me dio el jari de tirar la mayor parte de lo que tenía revestido con esa sustancia y empezar a usar solo cosas de metales puros. Le leí a Marga la acibechera que las sartenes de cerámica tendían a cocer más que a freír y me echo un poco para atrás. Después de probarlas no me parece que cuezan tanto.

Miré por ahí y al final las dos opciones que encontré fueron las de hierro de toda la vida o las de acero inoxidable, me decidí por las primeras porque en alguna ocasión las he usado inox y no me gustaron los resultados.

En hierro hay varias opciones. En barato tipo las que te contaba de mi madre. Finas, se calientan muy deprisa y también se enfrían rapidito. Para mí el principal problema que tienen es que se deforman, sobre todo si las usas con lumbre de gas. El ejemplo más claro lo tienes en las paellas baratas para guisar arroz.

La otra opción son las deBuyer®. Son gabachas, yo no sé dónde las venden en MAD… bueno ni en ninguna otra parte. Se las compré al tío Amazon, menos unas pequeñas para blinis y tortitas que también son francesas pero no tienen marca y las compre en una tienda profesional en la calle de San Vicente Ferrer, MAD.

Esta marca tiene un huevo de cosas, incluidos cacharros recubiertos de Teflon® y también inox completos. Tienen también una serie de sartenes con el mango tallado con un relieve de la torre Eiffel, quizá para turistas.

Si buscas en Internet encontrarás muchas vainas pero sobre todo deBuyer® mineral, mineral B, B element, deBuyer®de hierro mineral… una vez estuve a punto de escribir a atención al cliente de un tío que las vendía en Ebay para decirle que yo era vegano y que si no tenía ninguna sartén de hierro vegetal!!

Mucha tontería por ahí, las sartenes deBuyer® son artilugios de hierro corriente –no acero- embutido con una prensa, con un mango pintado de resina epoxy y remachado con clavos. Si ves el vídeo de su web, verás que no se dan ninguna importancia. Las hace un operario gordo, con un mono azul lleno de manchas y las manos grandes y sucias. Podría ser España.

Lo de mineral, mineral B, B element son gilipoyeces de marketing que no significan nada salvo que la sartén viene limpia de la taladrina de la prensa y recubierta de una capa de cera de abeja, el famoso B element, que se da para que no se oxide mientras está almacenada. Igual hace el paellero o la paellera después de fregar la paella y antes de guardarla, la seca al sol y la unta de aceite… si haces eso con tus sartenes recuerda que los aceites vegetales, salvo el de girasol, tienden a ponerse rancios con el tiempo… acuérdate de enjuagar bien la sartén antes de usarla, si tienes estropajo de esparto mejor.

Únicamente se diferencian de los discos de freno de un coche en que a los discos no les quitan la taladrina –tampoco vas a comer en ellos- y que la sartén viene envuelta en una bolsa de papel de estraza muy molona y con un imán de nevera pegado.

Antes de entrar en el uso te cuento sobre el precio. No son baratas. No voy a mirar para decirte el precio de Amazon pero entre veinte y sesenta euros las tienes todas. Una sartén de aluminio fundido, recubierta de Teflon® y de la máxima calidad, vale eso pizca más o menos, te dura –a mí porque las sartenes de Teflon® las meto al puto lavavajillas- un par de años escasos y te da tanto cáncer como un Marlboro. Las de hierro no dan, valen lo mismo y se las puedes dejar a tus hijos de herencia. No tiene color.

Preámbulo dos. Si vas a ferias eco verás que suele haber un puesto de unos tíos que venden sartenes de fundición. En francés eso se dice poêles –sartenes- o cocottes –cacerolas- en fonte –de fundición- y las fabrica mucho Le Creuset. La mayor parte de lo que te venden sin marca está pavonado con Teflon® y aunque pesa mucho es de aluminio fundido a lo mejor remachado con una placa de acero en el fondo.

Le Creuset, ahora, no fabrica sartenes de mango de fundición –en fonte– entre otras cosa porque sería una ruina freír un huevo en una sartén que después de va a estar caliente toda la tarde ¿a ver si adivinas por qué? Si quieres darte el pisto con esa marca te tendrás que conformar con aluminio y Teflon® o cocinar otras cosas que necesiten más tiempo en la olla. Te sugiero que te alejes de las tiendas de las ferias eco.

El éxito en el trabajo con sartenes de hierro es un extraño compromiso entre la temperatura, la cantidad de uso y el mantenimiento adecuado.

La filosofía general del asunto –no estoy muy de acuerdo con el asunto- es que hay que intentar revestir la sartén con restos de diferentes y sucesivos usos de tal manera que se le quede una costra oscura o negra que te haga el efecto que antes te hacían los recubrimientos antiadherentes.

Esa vaina se llama pavonado y se consigue así –cocinando mucho- o directamente quemando grasas en la sartén. Estos días estuve rebuscando unos papeles que me dio un fulano que sabía mucho de esto y lo que recomendaba es calentar la sartén y freír torreznos todos los días hasta que la poêle se pusiera oscurita. Hace mucho que no sé del man y los apuntes son viejísimos, de antes de que naciera mi hijo, una amiga común me contó que se había muerto de un ataque al corazón por comer tantos torreznos ¿?

La otra opción que tienes es quemar grasas vegetales pesadas tipo coco o palma. La verdad es que aunque en mi casa se consumen muchas de estas grasas, no son comestibles, las gastamos casi en exclusiva para regalar jabón a las gorronas habituales y me da cosa ponerlas en algo que se va a usar para hacer comida. De hecho en los frascos ya dice que son materiales no aptos para consumo humano. Si curras en una fábrica de grasas trans y te llevas coco o palma alimentarios apañas la sartén de una porque te la pavona infalible en una sesión. En cualquier caso el objetivo es éste.

Una sartén de hierro deBuyer® o no, se fabrica con proceso industrial que se llama estampación, embutido, prensado… de muchas maneras. En general consiste en que una prensa baja sobre una pieza –en este caso de hierro- y la embute en un molde que tiene la forma de la sartén. Si tienes o vas a tener una sartén de esa clase, aunque no sea de esa marca fíjate y verás las marcas de cómo el hierro se ha hundido en la matriz.

Para facilitar ese proceso de prensado se utilizan unas sustancias que –seguro que se llaman de otra forma- yo conozco como taladrinas y que facilitan el recorrido del metal o el fresado de piezas de hierro gruesas. Es un líquido blanquecino, acuoso y aparentemente inofensivo pero que se vendió hace unos años mezclado con aceite industrial de colza –como el mío de coco- e intoxicó y mató a un huevo de gente.

Si fuera fabricante de sartenes no las lavaría antes de envasarlas porque le metes coste de lavado, de secado y además posibilidades de oxidación si pasan una temporada en curso. Quizá el sr. Buyer, ya que es tan fino con el B element, lo haga pero no está de más que a cualquier cosa de hierro embutido le des un buen lavado antes de usarla.

¿Cómo se lava una sartén de hierro? Nueva o usada lo fundamental es no rayarla, si tienes estropajo de esparto ya le puedes frotar lo que quieras que no le vas a hacer nada, si tu madre todavía guarda arena en el bote del estropajo evítala –a la arena- porque si la rayas la primera fritura que haga tu vieja en la sartén se le va a pegar, te va a llamar cocinitas, te va a provocar un trauma y te vas a tener que cambiar de sexo. Si no gastas más que estropajos verdes y similares guarda alguno o alguna esponja fuerte, usados.

Usa el jabón más neutro y sin olor que encuentres. Si no encuentras, es una buena oportunidad para que aprendas a hacer jabón natural. Mira en mi cocina y encontrarás muchas recetas. Seca y guarda. Si no vives en Galicia no hace falta que hagas más, si estás en un ambiente húmedo y usas la sartén de tarde en tarde merece la pena que la seques y la aceites un poco con un papel. Si se te olvida secarla tampoco pasa nada se le pondrá una pátina fina de óxido de hierro, la limpias y a correr, es mentira que el óxido de hierro dé tétanos.

No interesa que metas, nueva o vieja, la sartén en el lavavajillas por dos cosas. El lavado en máquina es mucho más intensivo que a mano y si tu pieza está pavonada perderás la pátina. Y segunda, los lavavajillas de máquina son una infernal combinación de carbonatos e hidróxidos de sodio y potasio, limpiarán tu sartén de pm pero también atacarán la superficie donde echas los huevos fritos además la sartén estará varias horas mojada dentro de la máquina con lo que la sacarás oxidada.

Una vez preparada tu sartén para el primer uso no te asustes.

Freír o cocinar en una sartén de hierro grueso no es la misma vaina que hacerlo en una antiadherente, pero nadie ha dicho que estemos en este puto valle de lágrimas para pasarlo bien.

En una sartén de hierro, como habrás podido comprobar en los vídeos que te he puesto, se puede cocinar cualquier cosa. Hasta mi hijo se puede cascar una salsa al pilpil que te deja acojonado… mira, mira los vídeo. Y conste que no soy zote, es que no le puedo dar la vuelta a la tajada con una mano ocupada con la cámara.

A ver, yo no haría una tortilla francesa sin aceite el día que estreno una deBuyer®, o no lo haría con gente delante :)) pero en general no hay mucho problema para nada.

Una sartén que estrenas se debe calentar hasta que el culo se empiece a poner tipo morado. Le pones el aceite que vayas a usar. Comprobarás que el aceite se va a los lados porque, por muy gruesa que sea la chapa de hierro de la sartén, el culo se abomba.

Sé prudente con la temperatura y además ten en cuenta que la inercia térmica de una sartén gruesa de hierro es mucho más alta que en una de aluminio, por lo que si te pasas con la temperatura es posible que el aceite o el pimentón se te quemen aunque retires la sartén del fuego. El abombamiento de la sartén no es un problema excesivo, quizá lo noten más lo herederos de la sartén que tú, pero es un dispendio de energía. Si tienes una placa de inducción puedes usar estas sartenes sin problemas, no así la función booster –creo que es la más calurosa- quizá porque el culo se abomba y deja de estar en contacto con la placa.

563px-VELÁZQUEZ_-_Vieja_friendo_huevos_(National_Galleries_of_Scotland,_1618._Óleo_sobre_lienzo,_100.5_x_119.5_cm)¿Qué puedo, y qué no, cocinar en una sartén de hierro nueva? pues con mucho aceite prácticamente cualquier cosa. Acuérdate de la sevillana que freía huevos en un lebrillo. Huevos y patatas sería lo más característico.

Con la temperatura adecuada y unas gotas –gotas- de aceite puedes freír cualquier cosa. Cualquier carne o pescado tirando a recios. Yo no estrenaría una sartén con unos salmonetes a la plancha, pero sí con una pieza de salmón haciendo primero la piel.

Nueva o vieja no deberías cocinar platos con mucho caldo y menos si tienen tomate. Hacer salsa de tomate en una sartén de hierro usada equivale a pasar todo el pavonado de grasas viejas a la salsa y comértelo y además dejar la sartén reluciente y tener que volver a empezar el proceso. El ácido del tomate se encarga de ello. Si lo haces con torreznos, por favor no te los comas… todos. Igual te digo para pistos y en general verduras. Para todo eso una buena olla o sartén inox o cerámica te vienen de perlas.

Una vez que el culo de la sartén está patinado puedes hacer a la plancha o freír con mucho aceite cualquier cosa.

Desde luego el paradigma de la sartenes de hierro son esas pequeñas de blinis. La ventaja que tienen es que por el tamaño las puedes pavonar en el horno. Cuando las estrené las embadurnaba de aceite cada vez que hacía pan, así que tienen veinte o más capas de antiadherente. No fallan. Mira cómo se hace una tortilla para hobbits.

El problema es que tienen el rabo muy corto y te quemas rápido. Uff!

Quizá lo más gustoso de cocinar en este tipo de recipientes sean las piezas gruesas de carne o de pescado. La cosa no es que tenga mucha ciencia por que básicamente es como si te hicieran un filete en la plancha de un bar.

La temperatura a la que tienes que poner la sartén supongo que la deduces del vídeo del huevo frito, humeante pero sin pasarse porque se quema en un pispás.

Yo no sé si dorar sella o no los jugos, pero tu objetivo es que la chuleta tenga un bonito color por fuera y por las dos caras y después bajar o apagar la placa y dejar que se temple o se haga por dentro en función de cómo te guste la carne. No se pega prácticamente, si es un taco de atún o de salmón pues igual. Mira el vídeo.

Puede pasar, como decía Fernanda, que el alimento se haga bien en el centro y la sartén esté bien preparada y sin embargo se pegue cuando intentes moverla para darle la vuelta.

Te decía hace quinientos párrafos que esto de freír en sartén de hierro es un compromiso entre preparación –cantidad de usos- temperatura y mantenimiento.

La preparación, como has visto son cuatro vainas y si te gustan los torreznos, ninguna. El mantenimiento te lo cuento un poco más abajo y la temperatura pues depende del numerito de la ruleta de tu cocina –las mías funcionan de coña entre cuatro y medio y cinco y medio de una Balay corriente, vitro eléctrica. Pero hay un factor más que es diámetro del fuego donde estás cocinando.

Me pasa muchas veces que después de calentar, por ejemplo, un cazo de sopa de cocido en un fuego pequeño, pretendo hacer un filete en el fuego caliente pero con una sartén grande… pues lo que resulta es que el culo de la sartén se calienta un poco más que el diámetro del fuego y tu filete se hace de pm en ese diámetro y se pega en los extremos y contra los laterales de la sartén, por muy negrita que esté por dentro. Las sartenes de hierro gruesas tardan mucho en enfriarse pero también mucho en calentarse.

Y, por fin, el mantenimiento. Yo a las pequeñas no les hago nada, como no tengo pasta para caviar hago pocos blinis pero sí muchas tortitas, si están a la temperatura correcta no se pega nada. Les doy una mano de aceite como se ve en el vídeo del la minitortilla, dejo que se enfríen, las envuelvo, individuales, en papel de cocina y dentro de un sobre de papel fuerte. Si vives en sitios húmedos puedes usar bolsas de plástico y meterle dentro sales en sobre de esas para desecar.

Las otras sartenes más grandes, si has frito patatas o huevos o similar, las puedes dejar en la encimera y usarlas varias veces sin enjuagarlas. A veces lo hago. Si lo que has frito es pollo, carne pescado a la plancha, etc. no debes dejarlas mucho rato sin enjuagar porque se te pegará el jugo que hayas dejado en la sartén, se endurecerá y como algo de agua tendrá –sobre todo si has cocinado carne con clembuterol- te oxidará la sartén y después te toca frotar.

Hay dos cosas que el sr. Buyer prohíbe específicamente. Dejar la sartén a remojo en el fregadero y meterlas en el lavavajillas. Estos franceses son unos exagerados.

Mira esto no se trata de que tengas a la gente esperando por ti porque tú estás niquelando tu sartén… no, no, no tú quítala del fuego y en cuanto esté templada al agua. Claro, no te cojas quince días de vacaciones porque cuando vuelvas la sartén estará hecha un asco. Come tranquilamente, haz café, un chupito y echa una partida a ver a quién le toca colocar la cocina y fregar los cacharros. Si gana mi amiga M hazlo tú porque hace dos domingos perdió ella, se fue a fregar, volvió, preguntó dónde estaban los estropajos nuevos y a los diez minutos me caí del guindo, corrí a la cocina y había dejado la sartén del lenguado a la plancha como el espejo de la madrasta de Blancanieves :(

Y bueno lo del lavavajillas, pues como la fecha de caducidad… es una recomendación hecha con los mejores deseos pero tampoco vamos a volvernos locos… mira hay veces que las putas sartenes de hierro quedan de pena de cosas pegadas, sobre todo cuando pasas cinco o seis piezas de carne seguidas… eso no hay quien lo quite sin emplearte a fondo con el estropajo verde y joderás la sartén. Mira, carga el lavavajillas le metes la sartén en sitio preferente, le pegas el programa que más te interese y a los diez minutos de que se haya abierto la capsula del polvito limpiador, lo paras, sacas tu sartén, lo dejas seguir y tú terminas tu deBuyer® a mano, y relajadamente, en la pica… si pasa alguien a la cocina a por hielo, pones cara de cansado o cansada y le dices: sí estas sartenes es lo que tienen… no dan cáncer pero hay que cuidarlas mucho.

En todos los casos es fundamental secar con un paño perfectamente –no dejar escurrir hasta que se seque- y guardar en seco o protegidas si las usas poco o vives en Galicia.

Y me queda poco aliento, pero dos cosas más.

Mi hijo desde que descubrió la técnica del déglaçage no deja de practicarla con fruición. De hecho, sé que la primera fiesta que se organice en mi casa sin mi presencia será una especie de orgia de cocina francesa con cierta fusión manchega, panes de leña, segundos platos de brasa y todo regado con vinos de la caja fuerte.

Sabiendo que en las cocinas profesionales, lo hacen con pôelones de aluminio –se calientan antes que los de hierro y añaden una enfermedad más a tus posibilidades de morir- no me termina de hacer gracia. Prefiero recipientes esmaltados para eso. Cuando es el caso, en casa ese déglaçage se lo aprieta mi hijo, yo le pongo un poco de aceite de oliva a la pieza.

Segunda, tengo un par de sartenes de hierro oxidadas herencia de mi madre, puedo arreglarlas y usarlas?? Yo también tengo pero como mi casa es tan rara, en mi caso es herencia de mi padre.

MiraP1040486

Desde luego hay pocas cosas que no se puedan arreglar. La posibilidad es función del cariño que les tengas y la cantidad de dinero que obre en tu bolsillo, en casa de mis abuelos las sartenes estaban remendadas y no les tenían excesivo cariño. Si lo que tienes son sartenes finas de pobre, pasta y mucho cariño… límpialas, cuélgalas de adorno y cómprate unas buenas. Si por el contrario tienes sartenes pero también tienes necesidad, como te decía todo es posible.

La foto de arriba es de una plancha de hierro que me fabricó mi padre con chapa de hierro de cinco, más o menos como una sartén deBuyer®, para usarla sobre fuego de leña. Con ese grosor de material, una máquina de taladrar con lija o una lijadora de banda y terminado con unas piedras que venden para el cuidado de planchas profesionales o lana de acero, te queda de pm.

Si la plancha o la sartén son más finas mejor hazte un frasco para guardar lápices y te acuerdas de tu padre, o de tu madre, cuando lo mires.

Y fin, si sabes más cosas sobre sartenes házmelo saber. Pero no me cuentes lo de refinar la sartén calentando sal gorna cada cierto tiempo porque es un rollo.

Viva San Isidro! y felicidades por su cumple a mi amiga A que pudiendo celebrarlo en MAD ha preferido la playa … a mí no me gusta la playa :))

Pan de leña

IMG_20150510_114843

No quepo en mí de gozo.

Viva San Isidro.

Huertos urbanos. Hablar de política

IMG_20150414_193013No sé que nos está pasando en este país que de repente a todos nos ha dado por hablar de política.

Como en Zelig, cada mañana cuando salimos de casa nos vamos transformando: unos media barba y frenillo, otros código de barras  en los labios y cuello estirado, culo y tetas más gordas para otros, acento catalán y zapatones otros, descenso de estatura, labios y mofletes de Heidi… coletas, cara de niño –o niña- en fin, muchas transformaciones… físicas, pero sobre todo mentales.

Nadie hace seis o siete años se atrevía ni siquiera a preguntar qué estaba pasando. Al Rey de entonces se le ocurrió sugerir un pacto de Estado –y patatas con bacalado– y por poco se lo meriendan y sin embargo esta semana al salir de casa he escuchado parte de una conversación en la que el portero y una vecina hablaban con toda naturalidad de los pactos poselectorales en el Ayuntamiento de Madrid y si el PP iba o no a aguantar el tipo –en esto estaban los dos de acuerdo en que no.

Teniendo en cuenta que él –aparentemente- no gasta otras habilidades que las propias de su profesión y ella –ya te lo digo porque ha sido compañera en la Junta de Gobierno de la Comunidad- apenas aparenta unas competencias políticas que pudieran acercarse a las profesionales del portero, pues me pareció un avance o por lo menos una curiosidad de la vida.

Parece que Podemos y Ciudadanos le han quitado roña a nuestras opiniones. Ya te adelanto que –aunque lo tengo que negociar con mi hijo, porque como le veo tan ilusionado con la política le he cedido el uso de mi voto- los modernos no se van a llevar el 100% de mi apoyo a finales de mayo.

Y le han quitado tanta roña que la gente no se recata de hablar en el bus, en el metro, en la ofi, por la calle, con el camarero… me han invitado a una fiesta la noche de la final del Festival de Eurovisión, pues verás como en vez de ver el evento, hablar de las canciones y apostar sobre si Portugal nos da, o no, los doce points terminamos hablando de política, verás!

IMG_20150325_190608Con eso en la cabeza, hace unas semanas me fui a ver una charla TEDxMadrid sobre huertos urbanos. Se titulaba Huertos urbanos, ciudadanos marcianos. El título me pareció bastante molón.

Esto de TEDxMadrid, es, según me pareció entender, una franquicia de las conferencias TED gringas y un poco más de andar por casa. Sobre una charla TED original –tienen el detalle de subtitularla :)) hay un o una dinamizador que se ocupa de montar un coloquio.

IMG_20150325_195348La charla TED que vimos para entrar en materia fue ésta. Dura un poco más de diez minutos y te la recomiendo porque es divertida y el tipo apunta mucho de lo que hay o debería haber detrás de los huertos en las ciudades.

Básicamente lo que plantea es que cuanto más deprimida es una zona urbana, más porcentaje de suelo está sin uso.

Que las tasas de mortalidad derivadas de enfermedades provocadas por una alimentación deficiente varían enormemente entre zonas ricas y pobres aunque se encuentren a pocos kilómetros de distancia –usa como ejemplo área sur de la ciudad de Los Ángeles y Beverly Hills- lo que convierte a la comida o la posibilidad de acceso a la comida en un elemento de desigualdad social. Esto, los que vivieron después de la guerra de España y los que beben Vega Sicilia ya lo sabían :)

Y finalmente que no es tan importante la comida que saques de tu huerto urbano, sino la movida social que generas cuando eres capaz de implicar a la peña en algo tan tonto como sembrar tomates en la mediana de una calle, puf!

Te voy a contar cuál es mi experiencia personal en todo esto. Vine a vivir a un barrio de las afueras de –no sé si de Aranda de Duero- MAD hace unos, no me acuerdo.

IMG_20150414_151429El primer registro escrito que tenemos es de 2006 pero yo creo que estuvimos un año sin hacer otra cosa que colocar cajas, así que ponte que vinimos en 2005.

El último registro escrito, quitando los recibos de la luz, es de 2013 cuando mi hijo me sacaba casi cuatro dedos de alto y tenía trece años.

IMG_20150414_151456Ahora estamos en 2015, entonces si el primer registro de nuestra presencia en este barrio es de 2006 –con dudas- llevamos aquí al menos nueve años.

P1010063Mi barrio, aunque tenga algún detalle simpático, es un desastre, no hay nada, casas y solares vacíos y Valdebebas, que está puerta con puerta, ya ni te cuento. No hace ni una semana estaba correteando por allí y había una perdiz bebiendo agua de una piscina, ja, ja, ja!! me descojonaba, si vivo en esa casa… como perdices escabechadas dos veces a la semana.

IMG_20150207_094230Dice el pavo del vídeo del TED que en la zona sur de Los Ángeles hay 26 millas cuadradas de terrenos abandonados, equivalentes a veinte veces la superficie del Central Park. La verdad es que no tengo ni puta idea de cuánto es eso y además como no lo dice en campos de fútbol, que parece ser la medida oficial del terreno en España… ni celemines ni fanegas ni hòstias! para saber si un fulano es o no terrateniente te tiene que decir cuántos campos de fút tiene.

Dice que en ese terreno se podrían cultivar unos setecientos cincuenta millones de tomateras, sí 750.000.000 ja, ja, ja, ja!! con dos cojones. Lo que no dice es que para cultivar esa vaina se necesita tecnología y agua correspondientes a ese tomatal que, quizá, será urbano pero necesitas un congo de peña para que te lo cuide.

Bueno pues el tío podrá tener los campos de fútbol que quiera en California pero te aseguro que entre Sanchinarro, Valdebebas y las Tablas hay más, qué digo más… muchos más!! y medianeras para poner tomates puf! las que quieras…

kirai2Mira esta tía en Tokio –FOTO DE KIRAY– esta piba en Sanchinarro se hinchaba a meter rayitos de sol en frascos de conserva.

kirai1Pues en nueve años que llevamos aquí primero sembré en mi huerto, modesta jardinera privada de 25 m2. Después me pareció que puesto que aquí había campos y campos de fút a la espera de mejor uso, podía usar algún piquito para poner plantas de porte, tipo alcachofas, berenjenas –has visto alguna vez un berenjenal?? pues es la leche de descojonación de plantas- calabacines, melones y así esas cosas que abultan mucho en un huerto cani como el mío.

Fui por derecho, a pedir permiso –pero usted quién es, qué quiere, no sé si ese solar es nuestro, pero un huerto, eso qué es…?? así que no me quedó otro remedio que hacerme sitio entre la maleza, desbrozar y sembrar cuatro mierdas semi silvestres. Carajo! tienen tíos mirando todos los días los solares para que no les descarguen escombros y basura. Lo intenté dos veces; la última planté por la tarde y a las diez de la mañana del día siguiente ya estaba arrancado.

La segunda parte del discurso del moreno es lo de que es muy sano lo de sembrar tu propia comida y comértela y claro, claro, esto debe ser verdad en algún pueblito o en sitios donde llueva mucho… Tengo unos amigos que trabajan en el Prat de Llobregat, en San Cosme, muy cerca del aeropuerto, tienen un negociete de colonias infantiles y movida asociacionista ligada al tema de lo que allí se llama esplai que es una vaina de ocio y tiempo libre, un tipo –si me leen me matan- boys scout a la catalana pero sin el componente de indios y americanos. La leche, mejor que no me lean.

Pues estos han re-creado el ecosistema original del delta del Llobregat en un pequeño rincón de su edificio. La última vez que lo vi había hasta unos patos naturales… o sea que no los teían allí con las alas rotas si no que habían venido por la cara. Bueno pues si te das un rulo por los solares vacíos de El Prat, MercaBarna y similares, hasta la linde de BCN no verás sino acumulaciones de basura y residuos químicos. Donde yo vivo, en MAD, eran escombreras y basureros hace cuarenta años –visto con estos ojos que se ha de comer la tierra- y mi puto huerto es de arena de miga sacada de vete tú a saber qué sitio, pero con restos de cristales, pinturas, aceites… incluso habrá algún condón.

lo que no sé es cuál es cuálPiensa en sembrar aromáticas e incluso tomates en las medianas de MAD, comerías pis de perro, humo de coche y lluvia ácida del esmog de las calefacciones. No parece que, lo mires por donde lo mires, cultivar en la ciudad sea lo más sano que puedas hacer.

IMG_20140319_074929Me voy a detener un momento para contarte el tipo de personas que había en el coloquio de marras, a juzgar por el tipo de preguntas/intervenciones que hicieron… yo estaba un poco malo y con pocas ganas de hablar así que, contra mi costumbre, me contuve, joder a duras penas.

Había un confuso pelotón de ecólatras. Peña sin sentimientos ni conocimientos, que opina que es posible sobrevivir un invierno con lo que cultivas en tu terraza a base de sustrato de chino,  nicotina para la araña roja y abono líquido cuando el sustrato ya no da más de sí. Son usuarios habituales de los huertos tipo Leopoldo.

leopoldoMenor, pero también con presencia audible, usuarios de parcelas de alquiler en el extrarradio y hartos de que les saquen entre cincuenta y cien euros cada tres meses por cuidados extra del huerto tipo labrado del suelo, riego, vigilancia, abonado… tampoco estos sabían que a partir de octubre no hay nada que comer si no es en conserva o viene de Almería.

Otra gente, también numerosa, de clientes de hortelanos ecológicos que tampoco entendían por qué siempre les tocan fresas cutres hasta mayo, judías verdes de mayo a julio, patatas y puerros en variados envíos para completar la caja, tomates y pimientos en los meses de calor y calabacines, alcachofas y berenjenas salteadas cada quince días pero siempre lo mismo. Anda que no saben los ecohortelanos. Este grupo de lo que quería enterarse es de si había otra gente que vendiera más variedad.

Después estaban los ecoemprendedores. Ahora está muy de moda el sufijo emprendedor precedido de cualquier palabra. Ya sabes: no encuentras curro y te pones de autónomo. Estos promocionaban ferias de intercambio de semillas y productos naturales, supongo que entre una maraña de gente vestida de Jethro Tull vendiendo juguetes de madera, pan de masa madre, duro como las piedras, y jabón natural.

Y finalmente, para mí el grupo más interesante, los profesionales de esto.

El asunto de los huertos urbanos creados en terrenos expropiados no oculta un fuerte componente de reivindicación popular. De esto es de lo que pensaba que íbamos a hablar en la tarde TED… aunque sólo fuera de cultivo de guerrilla como el que intenté cuando a mi hijo le sacaba cuerpo y medio de altura… qué tiempos.

Casi la totalidad de los panolis 2.0, cree que lo de los huertos va de sobrevivir de lo que se saque e incluso de comer sano. Error!

Para cultivar una hectárea de terreno −más o menos un campo de fútbol-  se necesita saber mucho, regar, abonar, maquinaria, insecticidas, fungicidas… y si encima quieres que la cosa vaya por lo natural multiplica por cinco las manos, conocimientos y materiales que necesitas y adapta los gustos y las posibilidades de alimentación del grupo de hippies a los ciclos de las plantas… no hay fresas en agosto ni patatas en enero.

Si no vas a ser capaz es mejor que te dediques a sembrar cebollinos y albahaca en tu ventana, ya te aviso que la albahaca es una de las verduras predilectas para la araña roja. Si me mandas un beso te cuento como se combate ;)

leopoldo

Esto va de organizarse, de agarrar el suelo que nadie usa desde hace décadas, sacar agua de la red de riego, hacer una caseta, que primero es para guardar tres mierdas y después es un centro de reunión y de beber botellines, charlando sobre cómo podemos ocupar otro solar o que más cosas podemos hacer para que los habituales de la política no nos pasen por la piedra, como de costumbre.

Entre la gente que ve este tema claro, hay muchos que son activistas o habitantes, entre los que me encuentro, de los barrios bajos y que buscan cómo hacer cosas guays jodiendo lo más posible al ayuntamiento y a la guardia urbana… pero también hay profesionales… arquitectos, trabajadores sociales, sociólogos con poco tirón, algún ingeniero vago… pon tú los femeninos u otras profesiones.

De la agitación suele salir trabajo, si tienes la paciencia de ver el vídeo de cómo fue el coloquio de MAD

te darás cuenta de quiénes son.

Antes cuando las asociaciones de vecinos tenían algo que decir –la sociedad 2.0 mató a la estrella de la radio- los conflictos se saldaban con un parque infantil o una biblioteca que solían proyectar, junto con un espacio de dinamización cultural, este tipo de gente.

Ahora la cosa está más difícil pero siguen existiendo. Estos mismos de la red de huertos urbanos que eran quienes dinamizaban la reunión de TED, están bien conectados con el Ayuntamiento de Madrid e incluso con ONL’s bien asentadas como CRE, si cae algo por ese lado lo pillarán seguro.

Y eso más o menos es lo que quería decir, mi huerto sigue en barbecho, los ajos del principio y unas patatas brotadas en el fondo del cesto. Suerte con los vuestros pero recordad que esto da para poco más que dos frascos de tomate, un par de tortillas de patatas y unos pimientos asados.

Somos… en fin, mejor me callo

no hagan fotosDesde hace algún tiempo cada vez leo más cosas sobre cocina que la equiparan con el arte de provocar en el comensal, que ha tenido la paciencia y el dinero suficientes, una experiencia lo más agradable/sorprendente/sensorial… no sé qué más cosas se podrían decir.

Todavía me acuerdo de las conversaciones aburridas en clase… Movimientos artísticos contemporáneos se llamaba la asignatura de marras… sobre si el arte era o no una experiencia –ya la propia palabra experiencia lo parece indicar- que se disfrutaba sólo en el recuerdo.

Parece que la música es un ejemplo claro de una expresión artística de la que sólo se puede disfrutar en el recuerdo. Salvo que estés muy ciego en concierto de Roxy Music a la vez que miras como bailan las chicas del coro, escuchas a Brian Ferry y le metes mano a tu novia –o novio- y te meneas con tus colegas o le miras el cuerpazo a una espléndida –o espléndido- violinista checoslovaco… que sí, que ambas podrían considerarse experiencias completas, gratificantes e instantáneas… en el resto de los casos necesitas recordar lo que has escuchado para poder disfrutarlo; en el límite hasta que el intérprete termine un compás. Prueba, veras como la Sinfonía del Nuevo Mundo escuchada en fragmentos de cinco segundos no te gusta nada… a mí personalmente, escuchados así, no me gustan ni los discos de Joe Jackson.

Es al llegar a casa cuando haces un balance de la sala, de cómo sonaba, de lo bien que interpretaba el conjunto y de lo bonitos que son algunos de los ambientes de la Sinfonía, de lo bien que marcaba tipo la checa, de que después del concierto coincidisteis –como me pasó a mí una vez con Marisa Monte, pero sin polvo- en casa de unos colegas, de que se montó una juerga de pm, de que vino la policía y de que terminaste encamado con la violinista y con su novia –en este caso voy a omitir la posibilidad de que fuera novio… es entonces cuando piensas: joder el concierto de anoche estuvo de puta madre, me voy a comprar el disco! o sea que lo disfrutas recordándolo y si lo puedes contar, pues entonces ya ni te cuento ja, ja, ja, ja!!

La literatura, la poesía, el cine y el teatro –con algunas reservas- todas son experiencias artísticas que requieren de la memoria para poderlas apreciar… solo lo plástico y con muchas reservas podría tener un consideración de disfrute digital del arte –si me ofrecen veinte años a cambio de tener que volver a aquella clase a discutir otra vez esa vaina, los rechazaría, veintiuno no :)) Una composición de una escena, la iluminación instantánea de un escenario, el gesto de un actor, la foto de un niño, la Joven de la Perla, las formas que recorta una escultura podrían ser experiencias que funcionan tanto en el instante como en el recuerdo. Bueno lo dejamos aquí.

Si lo trasladamos a la cocina y a los restaurantes, los dos párrafos anteriores también tienen su sentido y los cocineros modernos lo buscan, si bien es cierto que mucho de lo de que a comer se empieza por los ojos está en la cocina clásica francesa y muchas muestras, en restos arqueológicos de todos los pelajes.

Vaya por delante que para mí una experiencia gastronómica memorable pasa por la compañía de mis amigos y de mi hijo, una o varias buenas botellas de vino, comida rica –no me importa que no sea mucha- y una partida de cartas después… a poder ser que gane yo. Otra gente –aunque yo no he usado nunca esos servicios ni antes ni después de comer- para hacerlo, no memorable sino: inigualable… se van de putas –o putos- para terminar o para hacer boca ¿?

Hacía ese inciso para decir que no me llama mucho –lo que yo considero- la artificiosidad en la cocina, lo más chic que hago es comer en La Máquina de La Moraleja o en Viridiana que, estacazos en la cuenta te meten como el que más –me río yo del menú de doscientos euros de DiverXO- pero no tienen una cocina que podamos calificar como, no sé, revolucionaria ni en el fondo ni en la forma.

Y no critico, conste, que la gente busque la distinción de su cocina a través de cosas que no son estrictamente platos rebosantes de garbanzos y chuletas gordas.

Soy muy seguidor de Blumenthal a pesar de que le cierren los restaurantes por sucio y aunque he hecho platos suyos, nunca he tenido la suerte de ir a uno de sus restaurantes o por dinero o por tiempo o por falta de la compañía adecuada o por las tres cosas a la vez. Pues por muy fan que seas no puede dejar de parecerte una gilipollez un plato titulado sonido de mar compuesto por algas y mariscos y que te tienes que comer con unos auriculares… no sé exactamente si porque suena algo especial o porque se oyen tronchar las algas. Pero sin embargo eso existe y hay peña que lo pide.

Escribía aquí hace tiempo que llegará el día en que vayas a comer caracoles o setas y a la entrada del local te den una cesta y te manden a buscarte la comida o a comprar el pan todo ello en aras de hacer la experiencia gastronómica más completa.

La verdad es que en líneas generales, los cocineros de alto copete no suelen ser especialistas en Schopenhauer o ávidos lectores de Hannah Arendt. Las cosas que dice Adrià sobre el paradigma de la cocina son, epistemológicamente, gilipoyeces y por mucho que hagan sobremesa con Fuster o Barenboim no dejan de ser buenos mozos y mozas de cocina, forrados de pasta, con buenas ideas sobre los negocios y magníficas relaciones con los medios de comunicación, cuando se levantan de la sobremesa siguen siendo cocineros. La pose, como las alubias, se cultiva. Y yo no me dejaba hacer una foto como la del tío de abajo que es el dueño de DSTAgE, ni de coña.

Pero nos hemos vuelto locos, el otro día decían en El Mundo que la primera mesa en sábado por la noche en DiverXO la daban para primeros de diciembre.

Quise, hace tiempo, más de un año, celebrar mi cumpleaños allí y no podían darme mesa para ningún día ni para ninguna noche –pero bueno señora, deme usted la primera mesa que tenga libre aunque sea para el cumpleaños de Adolfo Hitler, no es posible que tenga usted todo el local reservado hasta el final de los tiempos… –lo siento señor sólo tengo agenda para un mes si quiere le pongo en lista de espera para el día que me diga –ya, somos tres, entonces usted lo que me sugiere es que saque seiscientos euros del banco y me ponga a esperar a ver si a usted se le ocurre y no tiene otro compromiso mejor y me llama ese día y yo localizo a mi hijo y a mi amiga y si pueden nos vamos a cenar ¿es eso lo que quiere decir? pues mire sabe qué, que la lista de reservas es suya pero las cien mil pesetas, por cenar tres, son mías así que me voy a cenar un centollo al pijerío de La Máquina.

Según dice el árticulillo que te cito más arriba, ahora te cobran sesenta euros por reservar, al dueño le parece [sic, sic, sic] «DiverXO es una experiencia y como ocurre en teatros, cines, espectáculos deportivos o culturales, pagar por adelantado por reservar tu silla me parece algo lógico y progresista» Sin palabras.

Pero sí que hay que reconocerles a todos estos, te caigan mejor o peor –los más prudentes, que suelen ser vascos, no abren la boca- es que sí le han dado al concepto artístico de las preparaciones.

Quizá no original e importado de la cocina japonesa, con un toque gabachilandia, pero los platos son muy bonitos si lo llevamos al terreno de la experiencia artística es, no cabe duda, un esfuerzo por la visualidad que cuando lo ves en fotos –en la realidad te toca esperar hasta diciembre :)) es de boina. Terminará como la reducción de vinagre de Módena pero hay que reconocerle esfuerzo estético a los sujetos y bien que lo cobran.

Además hay juegos de texturas, de temperaturas, de contraste de sabores o de todo revuelto que magnifican la experiencia –no me atrevo ya a decir culinaria- artística. Ahí soy más escéptico porque tengo mis gustos, que me enseño mi vieja y no creo que ninguno de estos gualdraposos –y gualdraposas- sepa más que mi madre.

Pero fíjate si ellos le dan importancia al asunto, que HB ha prohibido hacer fotos en sus restaurantes porque los camatas se rebotan si la peña pierde tiempo haciendo fotos… y se rebotan por que los platos pierden sazón.

Eso es un jefe y lo demás tonterías. No me lo invento yo, lee el suelto de El País que te pongo más arriba. Y viniendo de un tío al que le han cerrado dos veces –sí dos veces- el restaurante por sucio, joder da qué pensar y sobre todo porque para lo único que quieres la foto es para decir que has estado allí.

Somos, conmigo a la cabeza, tontos del culo.