Alboronía con bonito en escabeche casero

Ah! qué guais son las vacaciones y el dolce far niente!!

Ayer, por ejemplo, me levanté prontito, cosecha, pensar qué comer, hacerlo, comer, siesta, baloncesto, voltio por la calle a fumar un trujas, pegar la hebra un rato con las vecinas –en mi barrio no se va a la playa nadie… aprietan las hipotecas :( peli con cubata, al sobre… eso sí esta mañana a las siete y media me he tenido que planchar dos lavadoras… jó_dé!! la gota gorda, chorreando y no había, como quien dice, ni amanecido.

En fin que para qué queremos pasta y playa, si en casa se está tan ricamente ;) Estoy tan contento que me voy a poner a hacer jabón… la semana que viene!

Pues eso que saqué unas berenjenas –blancas, de semillas que me intercambio con mis amigos de TFN- una cebollita de Amposta que no tenía que picar pero ésta, en concreto, ha debido de ser un error genético y algunos tomates cœur de bœuf bío, de maceta, que este año están de coña de buenos.

Como no tenía muchas ganas ni de guisar ni de fritangas, me decidí por una alboronía que es una especie de pisto con berenjenas, lo que en gabachilandia llaman una ratatouille ;) que buena está un puñao pero que, además, no me negarás que tiene un nombre preciosísimo: alboronía.

Y resulta que es nombre de mujer, concretamente de la mujer del Califa al-Ma’mūn, que se llamaba Būrān… la palabra quedaría así: al-būrāniyya. Vaya ni idea, el DRAE dixit, no sé si a la doña le gustaba mucho el plato pero en cualquier caso, y visto que el sr. Mamún y su señora, vivieron allá por el siglo octavo, supongo que se lo comerían sin tomate y sin calabaza.
Actualización: y sin pimiento.

Es un plato sin mucha complicación: berenjenas —no necesariamente tan exóticas como las mías- tomate, cebolla, pimiento verde y calabaza. Lo picas todo bien y lo pones una sartén grande. Lo fríes y cuando vaya estando le pones sal, azúcar, una pizca de pimienta blanca y una cucharada pequeña de pimentón. Al final ten cuidado de que no se te pegue, si ves que va escaso de líquido le añades un poco de agua para que termine de hacerse.

Me lo comí con un picho de conserva casera de bonito en escabeche de vinagre de cerveza –Mahou cinco estrellas, cojonudo- que hice para celebrar el 1º de agosto.

Nos hablamos, Au!

About these ads

9 Respuestas a “Alboronía con bonito en escabeche casero

  1. la verdad que tiene una pinta increible,algun dia podrias explicar eso del “vinagre de cerveza” pues es la primera vez que oigo esto…..madre mia lo que me queda por aprender!!!!!!

    • hola alfonso: lo del vinagre de cerveza tiene poco misterio, a una madre de vinagre de vino la crías en una botella o en un frasco, tapada o tapado con una gasa y guardado o guardada a oscuras en un sitio no tórrido, echándole los culos de cerveza que te vayan quedando de las latas o directamente una mediana si la notas con sed, en +/- veinte días tienes el vinagre y después vas gastando y reponiendo… fácil; si no tienes madre compra un vinagre “no pasteurizado” -esto es importante- en una tienda de hippies macrobióticos y pones medio vaso con tipo el doble de cerveza y listo, abrazos

  2. PUES YO LE DI A LA CAPONATA, QUE ES OTRA MODALIDAD DE PISTO ITALIANO QUE ADEMÁS DE BERENJENAS TIENE ALCAPARRAS Y ACEITUNAS, TOMATE Y VARIAS COSAS MAS. LA HIZO MI SANTO MIENTRAS YO ESTABA METIDA EN EL SOTANO……

  3. Alboronía, si señor, preciosa palabra y comestible resultado. Me gusta.

    beremjehas, por si no has visto el resultado de tus deliciosas berenjenas blancas.

    ¿Qué vas a hacer jabón?… Igual te sobra alguno… jijijiji…

  4. Berenjenas, quería escribir berenjenas… ya me vale